Jon Juaristi publica ‘Los árboles portátiles’, su último ensayo

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con

«La policía estaba obligada a entregar a la Gestapo todos los fugitivos que ésta reclamara, lo que hacía de mil amores. La deportación a la Francia ocupada de extranjeros buscados por los nazis no requería la intervención de los tribunales franceses porque los términos del armisticio establecían que Vichy debía colaborar en la persecución de los enemigos del Reich».

Actualidad editorial:

Llega a las librerías Los árboles portátiles (Editorial Taurus), nuevo trabajo de Jon Juaristi que es al mismo tiempo un libro de historia, de arte, de literatura, de aventuras y de viajes y una colección de biografías apasionantes. Juaristi vuelve con todo su talento para el ensayo con un tema que nadie había tocado con tanta documentación y rigor como él: la travesía que vivió en 1941 un nutrido grupo de intelectuales y artistas, de Marsella a Martinica, a bordo del Capitaine Paul Lemerle. No era un crucero de placer, sino una huida del horror de los totalitarismos. Un apasionante ensayo que se puede leer como un homenaje a los hombres y mujeres que tuvieron que cortar sus raíces en seco para, como árboles portátiles, refundar sus vidas en otros destinos. La imagen que su autor emplea para el título, Los árboles portátiles, procede de unos versos de Lope de Vega con el que el dramaturgo quería referirse al material empleado para los barcos de la Armada Invencible. Una manera de decir «yo estuve allí», porque, como dice el propio Juaristi en el prólogo, “ni las naves o costas ven, ni oyen, ni sienten”.

«El de Serge fue un caso extremo de desposesión. Nunca tuvo nada propio. Ni siquiera una patria. Las leyes belgas no lo reconocían como ciudadano, a pesar de haber nacido en Bruselas. Fue siempre un extranjero, un apátrida, salvo en su destino final, México, donde halló por fin una identidad nacional que le satisfizo y que nadie iba a disputarle».

Víctimas de un exilio forzoso que marcó el siglo XX –como marcaría las trayectorias personales de quienes viajaban en aquel Capitaine Paul Lemerle– cuyas vicisitudes narra Juaristi con su habitual fuerza narrativa. A bordo de la nave, viajaban en torno a 300 personas anónimas y no tan anónimas en un único y casi desesperado pasaje hacia la libertad, como el Sinaia en el que escaparon casi 1600 pasajeros y un grupo de exiliados republicanos españoles, entre los que se encontraba el pintor y escritor Ramón Gaya, y que Andrés Trapiello recreó en Días y noches. Los árboles portátiles da un paso más allá, al contextualizar y confrontar las biografías de los personajes relevantes que viajaban en el buque, como André Breton o Claude Lévi-Strauss y, sobre todo, al mostrar sus contradicciones, que son también las contradicciones del siglo pasado. El barco partiría de Marsella un 24 de marzo de 1941 rumbo a Martinica, donde atracaría un 20 de abril. En él, intelectuales y artistas perseguidos por su tiempo, como el político Victor Serge o el periodista, escritor, humanista y empresario Toribio Echevarría que dejaron constancia de la peripecia en sus respectivos diarios. De ellos se vale Juaristi para recrear ese viaje, cuyo relato nadie antes había contado con rigor y profundidad.

El autor ofrece números detalles sobre las impresiones que se causaban unos y otros, en lo que supone también un análisis histórico del zeitgeist concreto, y las percepciones que cada uno de los tripulantes de ese barco a la fuga. Y cómo afloran las distintas posturas políticas de cada uno o, mejor dicho, las determinadas visiones del mundo de aquellos exiliados en tránsito, como el pesimismo geográfico de Lévi-Strauss sobre el destino de Sudamérica, que contrastaba con el marxismo revolucionario —burdamente simplista, apostilla Juaristi— de los «bolcheviques integérrimos» del tipo que representaba entonces Victor Serge y que todo lo reducían a relaciones de producción. Un barco «prestigioso», sí, pero que también portaba en su interior una tripulación en situación de emergencia vital que llegaba a un destino incierto que los recibiría de diversas maneras.

Jon Juaristi (Bilbao, 1951) es profesor de Literatura en la Universidad de Alcalá de Henares. En su trabajo narrativo destacan: El linaje de Aitor. La invención de la tradición vasca (1987), El bosque originario. Genealogías míticas de los pueblos de Europa (2000) y Miguel de Unamuno (2012). Sus últimos títulos publicados son Espaciosa y triste. Ensayos sobre España (2013), A cuerpo de rey. Monarquía accidental y melancolía republicana (2014) e Historia mínima del País Vasco (2014).

.

Los árboles portátiles.  Jon Juaristi.  Editorial Taurus, 2017.  432 páginas.  20,90 €

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.