Déjame salir (2017), de Jordan Peele

Categoría: Cine,Críticas Cartelera,top2 | y tagged con | | |

 

Por Jaime Fa de Lucas.

Jordan Peele presenta su ópera prima, Déjame salir, donde un chaval negro visita a los padres de su novia blanca sin que estos, aparentemente, sepan nada de su raza. Lo que empieza como un encuentro amistoso y cálido se acaba convirtiendo en una pesadilla, pues la familia de la novia y sus allegados dan un trato “especial” a los negros. Es una película que ha recibido buenas críticas y que ha causado bastante revuelo entre el público, pero no es nada del otro mundo. Funciona bien como thriller, pero carece del discurso social que muchos le quieren atribuir.

Déjame salir arranca bien, con una atmósfera misteriosa bien elaborada y una fase inicial que recuerda mucho a The Invitation –hay una escena clavada–. La relación es creíble, especialmente gracias a los dos actores principales. Sabia elección por parte de Jordan Peele, ya que Daniel Kaluuya, al que seguramente recordaréis de Black Mirror, se come la pantalla, además de potenciar esa imagen distópica que quiere proyectar la película. Allison Williams tampoco lo hace nada mal y los secundarios acompañan. Hay algunas escenas muy logradas y detalles notables.

Los problemas de la película empiezan a surgir cuando el chaval descubre la situación y su vida empieza a peligrar. Hablar de “caída en picado” es poco. Inevitable spoiler desde aquí… Al chaval le atan a un sillón y le ponen una tele que le va explicando lo que ha pasado y lo que le van a hacer. Aquí se presenta una sucesión de flashbacks y explicaciones que dan vergüenza ajena, ya que no son otra cosa que concesiones al espectador, todo tiene que estar bien explicadito y masticadito, no vaya a ser que alguien se pierda. Este gesto, a nivel narrativo, resta mucha calidad y sutileza a la película, empañando todo lo que se había conseguido anteriormente. Se evita lo ambiguo y oscuro en favor de lo evidente y accesible, algo que suele suceder en productos comerciales y no en películas serias.

Siguiendo con las incongruencias: el doctor empieza a operar al ciego sin que el chaval negro esté en la misma sala. Claro, el guion dicta que nuestro protagonista tiene que escaparse antes de la operación, pero no nos vamos a privar de causar efecto con un buen cráneo abierto, así que abrimos la cabeza del ciego sin que el otro paciente ni siquiera esté al lado en camilla, lo cual resulta harto inverosímil. Aquí, además de ver un cerebro por dentro, le vemos las tripas al guion y localizamos el artificio.

Todo el tramo final es un despropósito. El amigo del protagonista va a la policía y cómo no, siguiendo el cliché de las películas estadounidenses, la policía es incompetente y no se cree la historia, incluso se ríen en su cara, a pesar de que en internet hay varias noticias con la desaparición del otro chico negro. Luego el protagonista se da a la fuga, empieza a matar a todo el mundo y la que era su novia, que ahora parece un robot sin corazón –mala caracterización por parte de Peele– le persigue. Es decir, su casa está ardiendo, sus padres y su hermano están muertos, y lo que se le ocurre es perseguir al protagonista por la calle escopeta en mano. Se podría escribir una tesis sobre las películas estadounidenses, los clichés relacionados con la policía y los finales con armas.

Lo más indignante de Déjame salir es que es inofensiva. Da la sensación de que Peele pone sobre la mesa una serie de cuestiones raciales y sociales interesantes, pero no reflexiona nada sobre ellas. Estas cuestiones no son más que un trasfondo. Si sustituimos a los negros por asiáticos, cambia poco la cosa, porque no se reflexiona en ninguna dirección. Hay cierta crítica, pero es una crítica domada, dócil, nada punzante, que más bien sirve para seguir esa línea de documentos verdaderamente escalofriantes como son Enmienda XIII o I Am Not Your Negro, subiéndose al carro sin molestar a nadie. Porque, pese a quien le pese, a día de hoy el tema de los negros vende mucho.

Related Posts with Thumbnails

3 respuestas a Déjame salir (2017), de Jordan Peele

  1. Estoy de acuerdo con todo, salvo que el contenido sea “inofensivo”. Creo que la película invierte el racismo a veces de forma muy obvia. Primero, son elegidos por su superioridad física sobre los blancos. Incluso pone en juego el viejo cliché de los tamaños (habrá pelicula dirigida por un negro que no haga el chistecillo de los penes grandes?). Los abuelos en su cuerpo de negro siguen siendo sirvientes de los blancos, aunque el abuelo es quien, en teoría, inicia todo este plan maquiavélico. Para finalizar asesina a toda la familia y se pone a charlar a escasos metros de donde yacía su ex semimuerta.
    Bottomline: los negros somos fisicamente superiores, pero recuerda que los blancos son engañosos, quieren esclavizarnos y algún día los mataremos a todos y tendrán su merecido.
    Dejando de lado eso, por momentos se puso muy aburrida. Se alargó mucho tratando de dejar en claro cosas que ya eran obvias y el toque gore del cráneo del comerciante de arte ciego fue sólo útil para preparar al público para la matanza que vendría.
    La película no es para odiarla (gracias al trabajo de los actores principales), pero hace sentir que uno perdió el tiempo viéndola.

    WicKeD!
    29 enero 2018 at 8:48 am

  2. La pelicula es racista, genera odio entre razas, y no es para nada original. Es la verción racista de Las esposas de Stepdford. Tiene muchas nominaciones porque sino, Hollywood es tachada de racista. Solo las actuaciones son excelentes, expecialmente de los actores de reparto. Lo demas es 100% desechable.

    Gian
    1 marzo 2018 at 22:18 pm

  3. How do you feel to be the only s-called critic to have negatively reviewed this film?
    Have you the impression that you missed the mark?
    The only think more incredible than you review is the comment of this Gian below according which the film is racist.
    Unbelievable

    Andrea
    30 mayo 2018 at 23:25 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.