‘La dama del pozo’, thriller gótico de Daniel Sánchez Pardos

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con

«Iluminada por los resplandores del último incendio activo en los muelles, la gran mole de la catedral se antojaba aquella noche, más que nunca, una imagen llegada de otro tiempo. Una espesa capa de humo y niebla capturaba la luz rojiza del fuego y la esparcía sobre el corazón de la ciudad antigua, revelando gárgolas y torreones y mudando de color las ropas que colgaban ante las ventanas de los edificios más humildes. No eran todavía las diez, pero no se veía un alma en las calles».

Actualidad editorial:

Minotauro publica el thriller gótico La dama del pozo, de Daniel Sánchez Pardos (autor de G, la novela de Gaudí o El gran retorno) El año es 1854. El escenario, Barcelona. Una ciudad asfixiada por sus viejas murallas medievales, infestada de epidemias y supersticiones, en la que la muerte y el prodigio acechan bajo el arco de cualquier callejón. Cuando el cadáver incorrupto de una doncella romana aparece al pie de un pozo cargado de leyendas, el miedo se apodera de la imaginación popular. Octavio Reigosa, descreído inspector del Cuerpo de Vigilancia, será el encargado de investigar la serie de crímenes sangrientos y milagros imposibles que se suceden tras la aparición de la Dama del Pozo. Y para ello contará con la ayuda de Andreu Palafox, un joven cirujano de autómatas que esconde también su propio secreto imposible.

«El carruaje dejó a su derecha las torres de la plaza Nueva y se internó en la trama de callejuelas que ocultaban la fachada inconclusa de la catedral. Remontó luego la calle de los Condes, torció por la bajada de Santa Clara y se detuvo ante la embocadura de la plaza del Rey, donde una carreta militar estaba cruzada en mitad de la calzada. También los severos volúmenes del palacio del Lugarteniente refulgían aquella noche con un brillo particularmente irreal. El brillo del fuego reflejado en la niebla. El brillo de un drama lejano iluminando una escena en la que todo era silencio y aparente placidez».

Imaginar la Barcelona de 1854 es visitar una ciudad muy distinta de la que hoy conocemos. Las viejas murallas seguían todavía en pie, impidiendo la expansión de la ciudad y confinando a los barceloneses en un espacio urbano de trazado medieval. Casi 200.000 personas vivían hacinadas en unas calles que presentaban la densidad de población más alta de Europa. Las nuevas fábricas del Raval cubrían el cielo con una capa de humo de carbón que, mezclado con las nieblas marinas, daba lugar al célebre boirum barcelonés: una neblina húmeda y caliente que emborronaba los perfiles de una ciudad dominada por las iglesias y los conventos, los cuarteles militares y la sombra de la odiada Ciudadela. En el verano de 1854, Barcelona estaba al borde del colapso. La primera huelga obrera había forzado el cierre de las fábricas, y las calles hervían de violencia y agitación. Una nueva epidemia de cólera se había declarado en la ciudad, y los cadáveres empezaban a amontonarse en los barrios más humildes. La situación era insostenible, y las murallas se convirtieron en el blanco de las iras de una población que veía en ellas un símbolo palpable de la opresión y la enfermedad. En medio de grandes tensiones, las autoridades civiles tomaron por fin la iniciativa, y a principios de agosto dieron una orden que iba a cambiar para siempre el destino de Barcelona: iniciar el derribo de las murallas.

«El joven de los anteojos aguardó a que su acompañante descendiera del carruaje en primer lugar. Acto seguido, puso él mismo un pie en la película de paja que cubría el suelo empedrado y experimentó la sensación familiar de que todo cuanto estaba a punto de suceder había sucedido ya infinidad de veces en el pasado, y habría de suceder también infinidad de veces en el futuro, porque todo cuanto alguna vez había sucedido en aquella ciudad suya de fantasmas y de simulacros estaba condenado a no dejar de suceder infinitamente, una y otra vez, sin pausa ni modificación, hasta el final de los tiempos».

Daniel Sánchez Pardos nació en Barcelona en 1979. Es autor de las novelas El jardín de los curiosos (2010), El cuarteto de Whitechapel (2010), El gran retorno (2013) y G, la novela de Gaudí (2015). Este último libro se ha traducido a numerosos idiomas, entre ellos el alemán, el francés, el italiano, el danés, el chino y el portugués, y ha sido distinguido con la Mención de Honor del Premio Roma a la mejor novela extranjera publicada en Italia en 2016.

.

La dama del pozo.  Daniel Sánchez Pardos.  Editorial Minotauro.  448 páginas.  17,95 €

.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.