Letras Completas de Bob Dylan

LETRAS COMPLETAS

BOB DYLAN

MALPASO EDICIONES

1295 PÁGINAS

Por Juliano Ortiz

Si como decía el recordado pianista y compositor Alfredo Casella, “La música es el arte de coordinar los sonidos de acuerdo con el egoísmo creador del artista y su completa indiferencia a toda ley extraña a su propia sensibilidad”, entonces es claro que Bob Dylan es un fiel exponente de esta máxima.

La editorial Malpaso nos trae una edición de lujo de casi 1300 páginas, para conocer todas las canciones de este artista que fue galardonado con el Premio nobel de Literatura. En castellano y en inglés, la obra repasa todo el cancionero de este emblema de la música popular que supo llevar hasta los límites de la imaginación y el desapego por las normas de lo que podría llamarse “canon” artístico.

Dylan es dueño de un estilo característico y que tiene seguidores en muchas partes del planeta, conjugando la habilidad de mezclar el mensaje profundo de una letra que nos hace pensar, en una estructura musical muy simple, nos introduce en mundos donde los peces ríen, los sueños se pueden perseguir a través de una gitana, recorrer la costa de California alejándose de un amor, dejarse llevar por la tierra de los leñadores, insultar a los vendedores de refugios antiatómicos, y decenas de nombres de mujer fascinándose en medio de una ciudad o un pueblo, o en la oscuridad de una habitación. Dylan nos enseña que todo es posible, que nada es posible, que los paraísos pueden ser reales al mismo tiempo que los infiernos más crueles, que la soledad es un vicio y que en una canción se puede llamar a padres, políticos, críticos y escritores a abrazar el cambio propuesto por las nuevas generaciones.

¿Cuantos caminos una persona debe de caminar

Antes de que lo llames un hombre?

¿Cuántos mares una paloma blanca debe de navegar

Antes de que duerma en la arena?

¿Cuánto tiempo tienen que volar las balas de cañón

Antes de que sean prohibidas para siempre?

La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,

La respuesta esta soplando en el viento

 

¿Cuántos años puede existir una montaña

Antes de que este descolorida por el mar?

¿Cuántos años puede la gente existir

Antes de que se les sea permitida la libertad?

¿Cuántas veces un hombre puede voltear la cabeza

Pretendiendo que él no ve?

La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,

La respuesta esta soplando en el viento

 

¿Cuántas veces un hombre debe de alzar la vista

Antes de que pueda ver el cielo?

¿Cuántos oídos debe tener un hombre

Antes de que pueda escuchar a la gente llorar?

¿Cuántas muertes tendrán que pasar hasta que el sepa

Que mucha gente ha muerto?

La respuesta, mi amigo, esta soplando en el viento,

La respuesta esta soplando en el viento”.

Poeta de melodías extraordinarias, Bob Dylan tiene el arte mágico de crear letras insuperables de versos impresionantes. Juegos artificiales que iluminan el vacío de una sociedad que camina sin mirar a quién pisa. Con un baúl repleto de soledad que recobra lo específico de la cotidianidad, y que a su vez es salvada de la socialización banal gracias a su memoria tribal, a su mensaje popular y sencillo. Su decir está emparentado con Ezra Pound, pero también con Walt Whitman, con la palabra que se desprende del hombre para mostrar todas las desigualdades de un planeta corrosivo y deshumanizante, pero en el que hay tiempo para lo más bello, para los brazos de una chica, para el consuelo de un amigo.

Con todo eso y los desbordes propios de un autor prolífico y extravagante, la música de Dylan es una perfecta luz de Luna que envuelve metáforas desconcertantes, sintaxis complicadas, evocaciones misteriosas, dobles sentidos, argots sospechados de equívocos, ambigüedades, presunciones e intentos que parecen sacados de los recuerdos de una pesadilla con los ojos en blanco.

Un libro fundamental para apreciar completamente aun artista esencial, genial y único.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.