Medicamentos Que Matan Y Crimen Organizado de Gotzsche, Peter C.

MEDICAMENTOS QUE MATAN Y CRIMEN ORGANIZADO

GOTZSCHE, PETER C.

LOS LIBROS DEL LINCE

504 PÁGINAS

Por Juliano Ortiz

“Si las empresas farmacéuticas quisiera publicar estudios negativos, podrían hacerlo, pero la verdad es que no quieren. Resulta divertido ver a tantas personas – científicos y médicos – comentando unos datos que nunca han visto”.

Russel Katz, director del departamento de neurofarmacología de la FDA

Esta afirmación que Peter Gotzsche incluye en su libro es solo una pequeña parte de los innumerables ocultamientos, sobornos, y delitos de toda índole que la industria farmacéutica desarrolla en todo el mundo. Duele y cuesta leer cada capítulo en donde las grandes empresas actúan según los parámetros más crueles y cuestionables de la Mafia.

El negocio de la salud es el tercer sector de la economía mundial por detrás del armamento y el narcotráfico. Y dentro de ese inmenso universo comercial un importante y mayoritario grupo de la industria farmacéutica utiliza toda una gama de acciones tendientes a lograr un único objetivo: dinero. Extorsión, secretismo, fraude, malversación de fondos, violación de leyes, obstrucción a la justicia, manipulación de ensayos, compra de voces autorizadas, divulgación de falsos mitos, sobornos, en resumen infinidad de actos de corrupción que tiene como consecuencia la muerte de millones de seres humanos que ponen su salud y la de sus familiares en manos de ejecutivos a los que no les importa nada esas esperanzas.

Con un lenguaje directo y que cala en lo más hondo de cada lector, el autor no se calza las ropas de un agitador subido a un pedestal público. Con datos precisos, e investigaciones profundas hace un recorrido por la historia de los cientos de arreglos y multas que la industria tuvo que pagar por delitos contra la ley. Los números exorbitantes que grandes empresas como Ciba-Geigy, GlaxoSmithKline, Novartis, Roche, Merck, Eli Lilly, Abbott, Johnson & Johnson, entre otras, tiene que pagar, dan cuenta de un negocio al que no le mueve un pelo el costear estos “desembolsos necesarios”. Junto a la denuncia de estas prácticas ilegales propias de los sectores mafiosos más profundos, Gotzsche denuncia los acuerdos que parte de estas empresas llegaron con la Organización Mundial de la Salud y con cientos de gobiernos para omitir, rechazar u ocultar estudios que no favorecían los productos medicinales que ellos producían.

“Todo el que haya llevado a cabo ensayos clínicos sabe que puedes manipular los resultados de muy diversas maneras, y eso, manipular los resultados, es lo que hace la industria farmacéutica de manera rutinaria cada vez que un tratamiento honesto de los datos no da el resultado exacto que piden los de marketing”.

Resulta indignante la manipulación de periodistas y analistas para que los estudios y análisis de ciertos medicamentos sean publicados con el solo fin de favorecer a los fármacos de las compañías. Cantidades astronómicas de dinero son girados para satisfacer el comentario benévolo de médicos influyentes y directivos de instituciones sanitarias. Con total desapego de las normas legales, la industria farmacéutica desecha productos que serían más baratos para el público en desmedro de los más caros, y no solo eso, el precio de un medicamento es consensuado por las grandes empresas para que resulte en una mayor ganancia.

Página a página los ejemplos de estas aberrantes acciones en contra de la población mundial se suceden, siguiendo el único imperativo de lucro comercial sin cubrir el beneficio social que tanto promulgan los defensores de las leyes de mercado. El autor sostiene diversas ideas y propuestas para que la sociedad se pueda desembarazar de estos gigantes mafiosos y transformar el sistema de salud.

“Las campañas de marketing no deberían existir, ya que la eficacia de los productos debería hablar por sí sola. La promoción farmacéutica es tan perjudicial como la del tabaco, y por lo tanto debería estar también prohibida”.

“Las asociaciones de médicos colegiados tendrían que ponerse en pie y defender que cuando un médico participa en eventos y actos de formación financiados por la industria, acepta en su consulta a un visitador, acepta obsequios, viajes pagados o muestra gratuitas de sus productos (algo que debería estar prohibido por nuestras leyes), todo esto va en contra de los intereses de sus pacientes y tiene consecuencias negativas para ellos”.

Estas son solo dos de las muchas propuestas que Peter Gotzsche formula para acabar con los fallos de todo el sistema, y no corromper el trabajo de miles de científicos y médicos de todo el mundo, que en sus laboratorios buscan el progreso y el avance sobre las enfermedades y los males que afectan a la población mundial.

Un libro escandaloso, durísimo, que no va a dejar indiferente a nadie y que sirve para comprender el alcance de la corrupción en sus diferentes formas.

Peter Gotzsche, fue uno de los fundadores de la Cochrane Collaboration y director de The Nordic Cochrane Center. Actualmente es catedrático de Diseño y Análisis de Investigación Clínica en la Universidad de Copenhague. Ha publicado más de 70 artículos en las cinco grandes revistas médicas. Ha publicado Psicofármacos que matan y denegación organizada (Lince) y en inglés Mammography Screening: Truth, lies and controversy; y Rational Diagnosis and Treatment: Evidence-Based clinical decisión-making.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.