Cómo escribir diálogos correctamente. 7 consejos para que lo consigas

Soy Amalia Sánchez, creadora de Hera Ediciones, y llevo más de 10 años ayudando a escritores noveles a ver cumplido su sueño de estar en las librerías.

Hoy me gustaría hablarte de 7 ideas para escribir diálogos correctamente, que no solo te sirvan para definir a tus personajes, sino que además le aporten agilidad a la historia que narras.

Pero antes de nada, quiero hacerte un regalito.

Haz clic en este enlace y llévate gratis mi informe “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo)”, donde vas a descubrir unas claves básicas para saber qué es lo que debes decirle al editor en ese primer contacto vía mail que mantendrás con él. Una lista de 10 ideas para que el editor te tome en serio desde el primer momento y apueste por ti,  sin necesidad de ser un escritor reconocido aún.

Volviendo al tema de este artículo, escribir un diálogo no consiste en que copies al pie de la letra una conversación real. Una narración tiene que ser verosímil, pero no por ello tienes que copiarla como si sucediera realmente.

Tienes que tener muy presente que todo lo que digan tus personajes tendrá un motivo.

Y por supuesto no debes usar los diálogos como recurso para rellenar los espacios.

Y es que este elemento es esa parte donde tienes que ofrecer información a tu lector, que ansía recibir y que leerá con avidez.

¿Cuáles son esos errores que todos cometemos?

Seguramente tú cometas determinados errores que son normales en todos aquellos que nos iniciamos en la escritura creativa, y que conviene que conozcas para que comiences a evitarlos desde ahora mismo.

¿Cuáles son los errores, y cómo escribir diálogos correctamente?

1- Los diálogos vacíos, esos en los que no dices nada.

Por ejemplo:
– Hola Juan, ¿has traido paraguas? Parece que va a llover. Esta mañana lo he escuchado en la radio.
– Sí, lo cogí antes de salir de casa -dijo Juan mirando por la ventana-. Yo también escuché la radio.
– Qué bien -replicó Cristina antes de cerrar la puerta.

¿Puede haber un diálogo más vacío que este, en el que solo sabemos que dos de los personajes se llaman Juan y Cristina, y que ambos han escuchado la radio? No nos dan pistas de cómo son, o de qué les gusta, así que se trata de un diálogo prescindible.
Recuerda, todos los diálogos tienen que tener una razón.

2- La falta de adecuación del lenguaje. Tenemos un ejemplo claro cuando tratamos de dar un todo culto a un chico de 15 años, por ejemplo, y un tono más desenfadado y jovial a un anciano de 80.

Cada uno de ellos tiene que hablar según su edad.

Y lo mismo sucede si estás escribiendo una novela ambientada en la Edad Media y uno de los caballeros saluda a la dama con un “Ey, colega, ¿cómo te va la vida?”. No encaja.

3- Hacer monólogos en lugar de diálogos. Seguro que en un montón de ocasiones te has encontrado con diálogos que, en un determinado momento, se convierten en una sucesión de pensamientos de un único personaje, ¿verdad?

Se trata de esos diálogos larguísimos en los que uno de los personajes que intervienen cuenta su vida, su experiencia, y lo que se suponía que era un diálogo, termina siendo un larguísimo monólogo de tres páginas. Evítalos siempre.

Por ejemplo:

“Aquel día en que me encontré con Carmen, toda mi vida cambió. Era hermosa, y nada me hacía pensar en es momento que nada de lo que tenía planeado en ese momento se llevaría a cabo. Comenzamos a salir a los pocos meses, nos enamoramos, y antes del año, decidimos casarnos. Al principio nuestra vida era casi perfecta, compramos un pequeño piso en el centro e hicimos de esas cuatro paredes nuestro pequeño paraíso. Hasta que ese paraíso se convirtió en un infierno (…)”

4- Que interfieras en la voz del personaje. No introduzcas incisos en los diálogos, que sean los mismos personajes los que hablen de ellos.

5- Huye de la falta de naturalidad o de los diálogos muy forzados. Cada uno de los diálogos que escribas tiene que ser natural, con palabras normales de las que todos usamos en nuestras conversaciones. Lo que tienes que buscar es que esos personajes que hablan sean normales para que tus lectores los perciban como tales. Por eso es tan importante el lenguaje y lo que dicen.

6- Nunca hagas diálogos repetitivos. Y sobre todo no abuses de los verbos decir, pensar, señalar… para enfatizar lo que tus personajes dicen. Busca alternativas: manifestar, declarar, expresar, indicar, anunciar, etc.

Por ejemplo:
– ¿Vienes? -dijo Esteban.
– No, lo dejaré para más tarde, cuando acabe los deberes- dijo Eva.
– ¿Te espero entonces? -dijo Esteban.
– No, nos vemos en el parque- dijo Eva.

Es un diálogo un tanto vacío y repetitivo, como claro ejemplo de lo que no tienes que hacer.

7- No abuses de los signos de exclamación. Le restarás credibilidad a tus diálogos y despistarás al lector. Utiliza solo los signos cuando sea necesario.

¿Qué tienes que hacer para que personajes y diálogos confluyan?

Para adecuar el lenguaje a tus personajes, conoce muy bien a cada uno de ellos y también la forma en que éstos deben expresarse. Pero eso no quiere decir que tengas que dejar de lado la claridad y la precisión, al contrario.

Además de evitar la confusión, evita ser inexacto, por eso tienes que conocer muy bien la razón por la que haces hablar a cada uno de tus personajes.

Por supuesto, no puedes olvidar la originalidad, pero eso sí, no ha de ir nunca en detrimento de la historia. Es mejor que seas menos original pero que narres bien y digas siempre lo que pretendes decir.

Si tu lector pierde el interés en lo que le estás contando será porque no consigue enterarse de quién habla o de lo que dicen tus personajes, así que de poco te servirá la originalidad.

Espero que este artículo para saber cómo crear diálogos correctamente. Pero por supuesto, si tienes alguna pregunta sobre alguna de las cuestiones que te he planteado, contáctame.

Y recuerda que puedes descargar mi informe gratuito para conquistar a las editoriales haciendo clic aquí.

Gracias.

 

Soy Amalia Sánchez, soy periodista y desde hace más de una década, ayudo a publicar y a llegar a librerías autores exigentes que están dispuestos a aprender, que tienen en cuenta los detalles y la calidad, que quieren saber qué hacen bien y qué deben mejorar al escribir, que buscan crecer como escritores, que han invertido tiempo y esfuerzo en su libro y desean continuar trabajando para ser reconocidos y estar en las librerías. ¿Tú quieres esto? Te ayudo a conseguirlo.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.