Viaje por Europa. Correspondencia (1925-1930)

Categoría: Viajes y libros | y tagged con | | |

Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Viaje por Europa

Correspondencia (1925-1930)

TRADUCCIÓN DE JUAN ANTONIO MÉNDEZ

Acantilado

Entre los años 1925 y 1930 Lampedusa mantuvo una nutrida y jocosa correspondencia con sus primos, Casimiro y Lucio Piccolo, en la que describió sus viajes por Europa: descubrió la «belleza mítica» de París, la sutil «bondad» de la «admirada» Londres y la enigmática y «perversa fascinación» de Berlín. Publicada por primera vez en Italia en 2006, y ampliada en 2011, la correspondencia contenida en Viaje por Europa se transforma en ensayo y revela el inconfundible estilo del autor: su gran capacidad de observación, así como su travieso sentido del humor y la perspicacia con la que tan bien supo describir la comedia humana.

Extracto del libro

Comentarios de la prensa

“Las cartas de Viaje por Europa nos revelan la anglofilia de Lampedusa y, al mostrarlo como autor epistolar, lo alejan un poco de la parquedad que suele ir asociada a su figura”.
Julian Barnes

«Esta correspondencia es importante porque arroja luz sobre la década de la vida de Lampedusa de la que menos se sabía hasta ahora».
The Times Literary Supplement

“Este es el epistolario de una brillante generación de jóvenes con Lampedusa a la cabeza”.
Mercedes Monmany, ABC

“Un buen autorretrato del futuro escritor, de su formación cultural y sentimental”.
Ignasi Aragay, Ara

En estas cartas, como en sus lecciones literarias, hay un tono feliz, caprichoso y -lo que más le gustaba de los Ensayos de Montaigne- un cierto desorden, como en todo lo que es fruto del placer”.
Alfred Mondria, Levante

Luis Antonio de Villena en EL MUNDO:

Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957) fue un aristócrata decadente y culto en la vieja Sicilia llena de príncipes y viejos palacios, que viajó por buena parte de Europa en su juventud -a veces con su madre- participó en dos guerras, vio destruido su principal palacio de Palermo, y se casó con una dama letona, mujer de carácter, Licy Wolff Stomersee, que era psicoanalista y devota de Freud. Aunque pasó largas temporadas en la isla, a Licy les gustaba poco aquel sur lleno de historia, caluroso y soberbio. Tampoco los amigos y parientes de Lampedusa se llevaban en exceso bien con ella.

Para todos Giuseppe Tomasi (que en vida sólo publicó algunos artículos literarios siendo joven) es el autor de una gran novela, El Gatopardo publicada póstuma en 1958, rechazada por varias editoriales, hasta que el gran novelista Giorgio Bassaniinteresó a Feltrinelli por ella. Una primera edición breve, se vio muy pronto superada con el premio Strega y muy pronto por más de un millón de ejemplares vendidos. Luego vendría la hermosa y fiel película de Visconti.

Giuseppe Tomasi no vio nada de eso, ni la edición de sus pocos y muy notables cuentos ni sus amenísimos ensayos sobre literatura inglesa y francesa. Todo había sido escrito en los años últimos de su vida y llegó tarde, pese a que le había querido ayudar su extravagante primo Lucio Piccolo, cuyos poemas habían gustado a Montale.

Todo en el entorno y el vivir de Lampedusa es vieja Europa. Sus viajes con eje en Londres y Austria, sus claros pinitos literarios, su sensación -creciente- de pertenecer a un mundo tocado de muerte e incluso (en un hombre básicamente liberal) su lejana simpatía por el fascismo, antes del horror, no tanto por estricta ideología sino por un deseo de mantener algo que pudiera llamarse orden. Para los afectos al príncipe de Lampedusa serán muy gratas las cartas suyas que se conservan, Viaje por Europa, la mayoría escritas a sus primos (él se firma el Monstruo) entre 1925 y 1930 mientras recorre el continente y hace gala en su estilo de mucha ironía, una obvia vocación literaria, y de ese mencionado sentimiento de fin de raza, que se verá tan espléndidamente plasmado en El Gatopardo.

Publicadas en español por Acantilado, traducen la muy cuidada y anotada edición de Gioacchino Lanza Tomasi -alumno y ahijado final del príncipe- y de Salvatore Silvano Nigro. Es una correspondencia incompleta pero llena de encanto, donde el Monstruo se queja o bromea entre cultura con sus peculiares primos de Capo d’Orlando, los Piccolo, diletantes de la poesía y la pintura.

Es cierto que si alguien no sabe quién fue Giuseppe Tomasi di Lampedusa, el conjunto tiene un sentido menor, pero para quienes hemos amado El Gatopardo todo está lleno de la premonición de una escritura y la verdad honda de un mundo. Con estas cartas se cierra la obra conservada de Lampedusa, y queda el sabor (en estos momentos de profundas crisis agónicas) de lo que fue el final, el inicio del fin, de una Europa notable. Otros verán más que atisbos de clasismo, pero la alta cultura europea los tuvo, aunque intentara corregirlos. Hoy, cualquiera puede leer El Gatopardo con deleite hondo, sabiendo que los gatopardos se han extinguido o casi… Tempora!

 

 

A favor de la luz

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.