Malerba de Carmelo Sardo y Giuseppe Grassonelli

Malerba

Carmelo Sardo y Giuseppe Grassonelli

Malpaso ediciones

Memorias

Por Juliano Ortiz

Hay modos y modos de contar una historia. Carmelo Sardo y Giuseppe Grassonelli decidieron contar la vida de este último como si fuera una novela, pero que en realidad es su biografía. Mezcla de estilos y géneros aparte, la historia que acá se relata es la de un hombre que vivió en el margen de la ley, pero que hoy, desde la cárcel, tiene una mirada distinta sobre esos años.

Grassonelli está arrepentido y lo dice. Con dolor, con angustia, pero también con un marcado sesgo de inevitabilidad, es decir, como si desde su nacimiento, es más, desde antes de salir a la luz, todo su destino hubiera estado prefijado con tinta indeleble. Malerba, fue galardonada con el Premio Leonardo Sciascia 2014, más allá, como dijimos, de que sea una historia real y sus muertos hayan derramado sangre totalmente auténtica.

El libro repasa todos los aspectos que convirtieron a un niño revoltoso y rebelde, en el fundador de la Stidda, la organización criminal que se enfrentó con la Cosa Nostra, y cambió el mapa del poder mafioso en Sicilia. En sus páginas se alternan todos los ingredientes del submundo de la mafia, asesinatos, traiciones, terrores, familia, venganzas, sexo, política, honor y lo que es más grotesco, la necesidad de un hombre por explicar que todo eso es pasado, y que ahora su única esperanza es lograr el perdón, ya que es, asegura con énfasis, un ser humano diferente.

Malerba (mala hierba) fue el apodo que se ganó Grassonelli desde niño, y como podemos leer, fue ganado con especial autoridad. Años después, un robo que parecía menor y que no aparentaba llevar grandes consecuencias, signó su vida, convirtiendo el camino de un joven de provincias en un permanente juego de vida y muerte. Este hombre que tuvo que crecer de golpe, ya no pudo torcer su destino.

Algunos que lean la emoción y el arrepentimiento de Grassonelli podrán pensar en una redención, la transformación consumada después de más de veinte años privado de libertad. Difícil misión juzgar si un hombre que fue capaz de asesinar sin ningún tipo de contemplaciones a decenas de personas, hoy es una persona distinta. “Sí, he sido un criminal, un malnacido, pero no tenía alternativa, no conocía ninguna otra salida”, trata de exculparse y, a decir verdad, logra una cierta empatía con el lector, pero nada más que eso.

El reconocido periodista Carmelo Sardo, ayudó para que Grassonelli pudiera contar con minuciosidad y buena labor narrativa los hechos que lo llevaron hasta la cárcel, y para comprender las intrincadas estructuras que mueven los hilos del delito en Italia y para hurgar en un mundo hermético donde valores tan rancios como el honor están a la orden del día.

“Aquí solo se escuchan puertas que se abren y se cierran”, dice sobre su lugar de encierro y reclama una revisión de su condena, “Sé que falta valor para concederme un permiso o la condicional. Las acusaciones y los cargos que pesan sobre mí son duros, lo sé. Yo mismo, tal vez, no tendría ese valor”. Quizás estas palabras digan todo sobre lo que se cuenta en este libro.

Giuseppe Grassonelli – fue detenido en 1992, juzgado por varios asesinatos y condenado a cadena perpetua. Lleva veinte años en régimen de alta seguridad, pero últimamente sus condiciones han mejorado gracias a su buena conducta y a la licenciatura en letras que ha obtenido durante su reclusión.

Carmelo Sardo – Es subdirector de informativos de la cadena TG5 de la televisión italiana. Comenzó a interesarse por la mafia siciliana a principios de los años ochenta, cuando colaboraba en los periódicos Il Giornale di Sicilia y L’Ora. En 2010 publicó la novela Vento di tramontana.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.