La biblia de la mítica serie ‘Sailor Moon’

Por Aashta Martínez.

Pocas series animadas aglutinan a tantos seguidores como Sailor Moon (1992-1997), el anime japonés ambientado en el legendario Milenio de Plata. En nombre de luna te castigaré. El universo mágico de Sailor Moon (Diábolo Ediciones) rinde homenaje, a través de dos tomos y en su veinticinco aniversario, a la mítica serie anime, que hace poco celebró su veinticinco aniversario. El libro, con páginas a todo color y elaborado por un auténtico devoto de la ficción, se centra en la adaptación televisiva del manga original de Naoko Takeuchi. Una serie protagonizada por la joven de catorce años Bunny Tsukino, que se convertirá en Sailor Moon por obra de una gata llamada Luna, con la misión de salvar al planeta Tierra de las garras de fuerzas malignas. Una compilación de anécdotas, información sobre los personajes y episodios, fotos y mundo merchandising. Y un libro que cuenta con un prólogo escrito por Adelaida López, la actriz de doblaje que interpretó al personaje de Bunny Tsukino en España, en las temporadas dos, tres y cuatro. Culturamas ha charlado con su autor, Andrés Argal Sotés.

¿Cómo surge su pasión por el universo Sailor Moon?

Yo descubrí Sailor Moon cuando tenía diez años y la emitían en Antena 3. Me marcaron bastante las historias, por su combinación de drama, comedia, acción, romance y fantasía. Cuando fui creciendo un poco, la cadena dejó de emitirla y me fui olvidando de la serie. Cuando tenía unos dieciséis años, a finales de los noventa, Glenat publicó el manga en España. Ahí me vinieron a la cabeza los recuerdos de la serie, me compré los dieciocho tomos que salieron y volví a sentir esa pasión por ella. El manga me encantó, pero lo que más me gustó fue el anime. A raíz del manga, decidí volver a ver la serie. Ya no la emitían por televisón pero, contactando con gente por Internet, conseguí volver a ver las temporadas antiguas. Por esa época, descubrí que la serie tenía realmente cinco temporadas, y no tres. Y que la última temporada se había emitido solo en Canal 2 Andalucía. La primera vez que vi la serie completa fue en japonés, subtitulada en español. Con todo eso, amé locamente Sailor Moon.

Qué curioso…

Sí, así nació mi pasión por el manga en general, pues empecé a comprarme otros mangas y a ver otras series de anime. Pero Sailor Moon siempre ha sido mi serie favorita. Es mágica. Me parece una serie carismática y diferente al resto, y toca mucho el corazón.  Además, refleja muy bien la cultura japonesa de ese Tokyo de los noventa. Y el doblaje usado en España, aún con sus pequeños errores, fue muy bueno.

¿Y qué le parece la nueva versión de la serie, Sailor Moon Crystal?

Creo que mucha gente prefiere la versión original, porque aunque esta esté realizada de una forma más moderna, o sea más fiel al manga, le falta esa parte del carisma que tenía la serie original.

¿Cómo se le ocurre hacer un libro sobre este anime?

Más que escribirlo yo, lo que quería era que existiera un libro sobre la serie en España, con calidad y escrito por un fan. En los años noventa se publicaron un par de libros sobre Sailor Moon, uno en blanco y negro y otro en color. Pero no estaban hechos por fans, sino por gente que recopilaba datos básicos a través de Internet. Y a mí me faltaba un libro en condiciones que hablara en profundidad de toda la serie. Cuando empezaron a surgir editoriales más especializadas en cine y televisión como Dolmen o Diábolo, que son con las que he trabajado, pensé en escribir ese libro.

Yo trabajaba entonces en El Corte Inglés, aquí en Pamplona, y un día vino una chica a presentar un libro sobre un viaje que ella y su pareja habían hecho a Tokyo y donde habían tomado fotos de imágenes emblemáticas que habían salido en series de anime (tiendas, edificios, figuras o parques). Le comenté sobre la idea del libro de Sailor Moon y me animó a contactar con ellos. Le propuse la idea a la editorial, enviándoles un índice y un poco de texto para que vieran cómo escribía. Yo había escrito algunas novelas y relatos en casa, de forma amateur. Me comentó Dolmen que ya tenían pensado publicar un libro sobre la serie, porque es muy famosa, pero que el chico que lo iba a escribir dejó de responderles. Y tuve esa suerte de que me ofrecieran a mí hacerlo. Primero publiqué Sailor Moon: La Biblia hace siete años, coincidiendo con el veinte aniversario de la serie. Salió en blanco y negro y tapa blanda. Fue un momento mágico pero siempre me quedé con la espinita de que se publicara un libro así en color. Y fui yo el que contacté con Diábolo. En principio, iba a ser solo un libro, pero como la serie es muy larga, me enrollé un poco y me daba para tres. Al final me dijeron que podían llegar a publicarlo en dos tomos, así que algunos textos y fotos se han quedado fuera.

¿Cómo fue el proceso de elaboración del libro y cuánto tiempo le llevó acabarlo?

Un año es lo que tardé en escribirlo. He procurado sacar lo menos posible de Internet. Para lo que es la explicación de la serie, me revisé todos los episodios para poder ofrecer una explicación detallada. Lo mismo hice con las curiosidades, cualquier detalle sobre openings o endings, la banda sonora… En lo que más me he documentado a través de Internet ha sido en el tema de los nombres japoneses, los orígenes del manga, o las traducciones japonesas.

Las fotos las elegí todas yo. De cada episodio hice una captura de pantalla de aquellas escenas que consideraba que eran las más importantes para mí o para los fans que lo fueran a leer. Para el capítulo sobre merchandising sí que he tenido que recurrir a Internet. Pero todo lo que se basa en el contenido de la serie lo he hecho revisando yo toda la serie.

¿Por qué cree que la serie ha trascendido al paso del tiempo de una forma tan significativa?

Para mí, Sailor Moon tiene muchos elementos que hacen que la serie siga en auge veinticinco años después. Tiene una base mitológica, es decir, se basa en personajes que existen, y eso la hace muy atractiva. Quizás no es la serie mejor animada, pero tiene muchísimo colorido. Todos los personajes están muy bien definidos. La banda sonora es magnífica y emblemática. Los villanos son muy carismáticos. Tiene muchísima comedia. Me gustan mucho las series que saben mezclar de forma ágil la comedia y el drama. Es una serie que, aunque en un principio se concibe para chicas de catorce años, a medida que avanza e incluye a otros personajes mayores a partir de la tercera temporada, comienza a atraer a un público adulto masculino. Hacia el final, la serie no tenía ya un argumento tan infantil. Las tramas se fueron oscureciendo y los personajes se hicieron más adultos y complejos conforme las temporadas iban avanzando. Tú pones el episodio uno del anime clásico y el doscientos, y parecen dos series completamente opuestas.

Ahora se está fabricando muchísimo más merchandising de la serie que antes, sobre todo desde 2012, cuando se celebró su veinte aniversario. Y ahora tenemos también la edición del manga que Norma Editorial publicó hace varios años, con algunas páginas en color. Eso también ha podido servir para que gente aficionada al manga, más joven y que no conocía la serie, pudiera descubrirla.

Y Selecta Vision, la distribuidora de anime más importante del país, anunció en 2015 que había comprado los derechos de lanzamiento de la serie en DVD y BluRay en España. La pena es que ha quedado en el aire porque, según dicen ellos, hay problemas con la autora, que dice que hasta que no se finalice la emisión de Sailor Moon Crystal, no quiere centrarse en temas de permitir licencias de la serie original a otros países.

¿Cómo vivió el público japonés el fenómeno de la serie?

La serie se ha emitido en muchos países del mundo pero es obvio que donde ha tenido más éxito es en Japón. Por eso decidieron hacer varios musicales, así como la serie con personas reales, cosa que otras series de Toei Animation como Bola de Dragón o Los caballeros del zodiaco no tuvieron. Uno de los últimos musicales que hicieron estuvo protagonizado solo por mujeres. Incluso el personaje del Señor del Antifaz fue interpretado por una mujer. Se han hecho exposiciones y conciertos de música clásica basados en Sailor Moon. Y es una de las series más homenajeadas con muchos guiños en series, como Los Simpsons o Futurama, y en otros programas, películas o vídeos de Internet. Incluso en Al salir de clase se mostró un poster de la serie en el piso donde vivía el personaje de Elsa Pataky.

Acaban de abrir ahora la primera tienda oficial de merchandising de Salir Moon en Japón. Cuando se emitió el último episodio de la primera temporada, en el que mueren unos personajes principales, aquello provocó un drama en los niños, y estuvieron como una semana con una depresión terrible. Los padres estaban muy preocupados. Aquello causó un impacto en Japón que pocas series han causado.

¿Y los seguidores de otros países?

En otros países está el tema de la censura. En Estados Unidos, por ejemplo, se censuraron muchos episodios de la serie por cosas como que las chicas salieran desnudas un segundo durante alguna transformación, o que a Bunny se le viera algo del escote mientras estaba en la bañera. En esos casos, lo que hacían era retocar la escena por ordenador, metiendo más agua a la bañera para tapar el escote.

Y la última temporada, ‘Sailor Stars’, nunca se llegó a emitir en Estados Unidos, por el tema de los personajes nuevos que jugaban un poco con el tema de su sexualidad. Eran chicas que se transformaban en chicos cuando eran personas civiles y que cuando eran guerreros, se mostraban como chicas. Y también por sus atuendos, que incluían minifaldas, ropa de cuero negro… Como era muy complicado de mostrar, optaron directamente por no emitir la temporada. Así que creo que los estadounidenses, a no ser que hayan visto la serie original en japonés, nunca han visto la serie completa.

¡Con la censura hemos topado!

Tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica, todos los personajes que eran LGTB, eran convertidos. En USA, las dos lesbianas eran convertidas en primas. Y en Latinoamérica, a los personajes femeninos con un aspecto algo más masculino, les hacían pasar directamente por chicos. En España, solo se dio la censura en un caso de la primera temporada en la que hubo dos villanos que eran homosexuales y pareja. Les hicieron pasar por tío y sobrino. Aunque las imágenes lo decían todo y ya se veía que había una relación de amor.

Leí en una revista que en Francia hubo un caso de una profesora que, después de haber visto algo sobre Sailor Moon, consideraba que la serie fomentaba la homosexualidad. Y habló con los padres de los alumnos para convencerlos de que la serie no era apta para los menores, según ella.

Y en Latinoamérica hubo una activista por los derechos de los niños que manifestó en televisión que la serie fomentaba la homosexualidad y que las chicas salían todas medio desnudas. Decía que era una serie muy sexual. Y, como tenía contactos en las emisoras televisivas, logró que la serie dejara de emitirse en México hace ya muchos años.

Además de censura, también hay que hablar de los ramalazos machistas en la serie…

Los creadores de Sailor Moon son todos hombres y, aunque la serie está contada con mucha tolerancia y respeto, tiene detalles machistas. Por ejemplo, se ve en el hecho de que las chicas vayan siempre en minifalda, que se le vean las bragas o que en ciertos episodios haya alusiones sensuales y eróticas. Cuando las guerreros lesbianas hablan de sus deseos más íntimos, estos se quedan un poco en el aire. Y cuando las guerreros hablan sobre el tema de la homosexualidad, se ponen coloradas. Estos temas se muestran de forma sutil y poco explícita, y esto es proveniente de la mentalidad machista.

¿Cómo se vivió el boom de la serie aquí en España?

En España, la serie tuvo su gran auge en los años noventa. Se emitieron las tres primeras temporadas en Antena 3 con bastante éxito. Aquí llegó bastante merchandising de esas temporadas. Cuando dejó de emitirse en esa cadena, desapareció bastante.

¿Qué anécdotas sobre la serie le llamaron especialmente la atención?

Viendo la serie he descubierto muchas curiosidades. Por ejemplo, errores en los dibujos, con personajes de que pronto aparecen con seis dedos. O accesorios que faltan en el atuendo de las guerreros, de una escena a otra.

Encontré en Youtube algo curioso. Un grupo de seguidores reconstruyó dos episodios completos del anime clásico, uno de la primera temporada y otro de la segunda, dibujando cada uno de los fans, a su estilo, cada pequeña escena. Cada movimiento de escena está dibujado por un fan diferente. Cada capítulo está dibujado por trescientos fans amateurs. Algunos son muy bonitos, otros son más grotescos y otros más cómicos. Pero es interesante ver este homenaje a la serie.

Aparte de a escribir, ¿a qué se dedica?

Ahora mismo estoy en paro. Soy Técnico en Integración Social y me gustaría trabajar con niños con retraso mental. Antes trabajaba en una tienda de películas, ya que mi pasión es el cine, y el tema de escribir libros surgió de forma casual, como una afición. Aunque siempre me ha gustado escribir. Solía coleccionar fichas con guías de episodios de series que me gustan, actores, etc.

¿Está trabajando en algún otro proyecto literario?

De momento solo he publicado estos dos libros sobre Sailor Moon. Espero poder hacer un libro sobre la serie de televisión estadounidense Érase una vez (Once upon a time). También tengo otros sueños como hacer un libro sobre la serie Buffy, cazavampiros, o sobre personajes femeninos de series míticas de televisión desde los años noventa, como Sexo en Nueva York, Mujeres Desesperadas, Ally McBeal, Xena o La Doctora Quinn. Si no lo consigo, me quedaré más que satisfecho por haber publicado el que, humildemente, para mí es el libro más completo sobre Sailor Moon, hecho por un verdadero fan. Estoy muy agradecido a la vida, o al destino, por haberme dado la oportunidad de hacer este homenaje a la serie que ha marcado mi vida.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.