Sapo todoterreno

Por Dinorah Polakof.

Así es Ruperto y  como dice el título, tiene una fuerza tremenda. Hace mucho que reseño las historias del díptico Berocay-Ruperto, de modo que me sube cierto escozor cuando desde la editorial llega un nuevo envío. ¿Seré capaz de captar el interés de los lectores? Uno podría pensar que leer a Berocay originaría más nostalgia y repetición, en cambio tanto el autor como el personaje, se encuentran más vivos que nunca. En ese sentido, me atrevería a definir una relación de irrefutable crecimiento entre padre e hijo y -a modo de significante- agregaría: el Sapo Ruperto es el incuestionable personaje nacido de Roy Berocay, se aventura en todo tipo de hazañas, rejuvenece desafiando el tiempo.

Aunque “Ruperto campeón”  es la última curiosidad del batracio residente en el arroyo Solís Chico, vinculada con el mundial de Rusia 2018, opto por considerar las cualidades de una novela que apareció en mayo de 2016. Se trata de “Ruperto y el increíble niño rodante”, lectura de lo más entretenida que recomiendo con entusiasmo. El primer capítulo comienza con un raro despertar del detective más pequeño de la comarca, y es tan visual como onomatopéyico. El estridente  monólogo de Ruperto anuncia lo que vendrá, una suerte de catástrofe dada por el insólito hecho de encontrarse atrapado dentro de una pecera en medio de una ciudad.

Como es habitual en el escritor, incorpora estilo y humor propios al principal personaje, dotándolo de una personalidad criticona de sus parientes (el Sapo Pepe y la Rana René),   pero que no duda en confrontar a los “malos” (el Sr.  Siniestro y su asistente Vladimiro). Bastará poner en acción a Tamara, Jeremías, Rana Vieja y Arón para el juego maniqueo y leer hasta el final para saber quién gana. Entremedio, conoceremos a Matu,  un niño en silla de ruedas que tiene sus propias complicaciones familiares y quien aportará una nueva visión a la historia.

 La elección del escenario citadino es brillante, cumple con  una crítica a la sociedad y lo hace de forma sólida. El tenor ácido que caracteriza al autor, se pone de manifiesto cuando tira dardos hacia la cumbia. Sabido es que Roy es rockero  y tiene, ha tenido varias  bandas desde hace tiempo. Asimismo, alude casi sin querer a cantantes centroamericanos aunque no los menciona directamente.

De forma fluida se dan los diálogos entre narrador-personajes-lector. Desopilantes a veces y reflexivos otras, operan como una suerte de efecto pregunta y respuesta: “Listo, acá estamos. Dijo el papá estacionando el auto frente a un shopping. Justo del lado de afuera, había una enorme librería y papelería con nombre de insecto”. (pág. 54) Otro ejemplo, cuando Matu le explica a Ruperto que “una ciudad es un lugar enorme, lleno de casas y edificios y autos, y personas y camiones y más personas y ómnibus y supermercados y shoppings y niños y toda clase de bichos y ruidos y mugre y bocinazos…” Entonces el sapo le pregunta por qué razón viven de esa manera si hay espacio de sobra, y el niño contesta que tal vez les da miedo estar solos… (pág. 27)

En ese continuo diálogo de un yo-autor con el lector, se suceden de igual modo cuestiones ortográficas tales como el uso debido de la coma, licencias poéticas, metáforas y comparaciones. Para mayor aditivo han sido invitados a la fiesta héroes y villanos que luchan por su verdad. Por fortuna, ganará el bien.  Convidados de altura son la amistad, la lealtad y la tolerancia al diferente. Es grato apreciar como en estas páginas,  un niño en silla de ruedas que vive en la ciudad comparte aventuras con un sapo de arroyo.

Para “redondear” la novela y completarla están las ilustraciones de Daniel Soulier que viene acompañando a Berocary desde los primeros trazos, dando forma inequívoca a este, tan nuestro,  sapo uruguayo.

Ruperto y el increíble niño rodante. Roy Berocay. Ilustraciones de Daniel Soulier. Colección Biblioteca Roy Berocay. Loqueleo. 2016. Ediciones Santillana. Uruguay.

 

Foto Vía| loqueleo.com

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Sapo todoterreno

  1. Pingback: Sapo todoterreno – El Sol Revista de Prensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.