Julia Prilutzky Farny. Cómo decir de pronto…

Categoría: Argentina,Latinoamérica,Literatura,Poesía |

Por María Elena Sofía

   “Una mujer que como yo puede decir la edad, puede decirlo todo”. Su llama brilló durante 90 años. Admirable persona y poeta, logró transformar libros de poesía en best sellers. Periodista, viajera, políglota. A los nueve años daba conciertos de piano en Europa. Afirmaba que su aspecto juvenil se debía a que nunca había desarrollado la glándula de la envidia. Tuvo una infancia influenciada por Quinquela Martín y Alfredo Palacios. A los 17 años comenzó con el periodismo. Tuvo amigos célebres, como Baldomero F. Moreno. Ocupó tantos cargos y funciones que es difícil encasillarla, pero el oficio de poeta refiere a su mayor realización. “No nací ayer para la poesía. Antes de este boom solía vender unos 3000 ejemplares de cada edición, lo que para cualquier poeta es mucho”. Llevó la alquimia profunda y misteriosa al campo popular sin renuncia a la erudición y el perfeccionismo. “Mi mano que la espera va ahuecando / hoy reposa indolente, blanda y fría. / Un día te querrá… Hoy sólo ansía / encerrarse en la tuya, descansando.” Músicos y guionistas encontraron los remansos de sus poemas, esas estrellas que estallan dulcemente para iluminar las noches y los caminos. Un fulgor difícil de evadir, de ignorar. Sonreír con amargura, llorar con alegría, ella supo quitar la miel al romanticismo y erguirse en una nueva plenitud. “Y nadie sabe cómo brota ahora / mi antiguo corazón bajo la lluvia”. También supo entremezclarse en las discusiones de la época, expresar una ideología y pagar las consecuencias. Respondió con altura y con el fenómeno creado por su “Antología de amor”. Y con su “archivo de la decepción”, donde guardó las declaraciones de grandes figuras políticas, que pasado el tiempo cambiaban de opinión, para recordarles “cómo pensaban” antes… Hizo un culto a la expresividad, no rechazó opciones, trabajos o proyectos que le permitieran seguir degustando la vida. Y al final, cuando debió escribir sus memorias, negándose dijo: “Prefiero seguir viviendo a recordar”.

   Le escribió Juana de Ibarbourou: Esta Walkyria se yergue en el extremo sur del continente americano, como uno de esos árboles sagrados de belleza que en las islas del delta del Río Paraná, cubierto de flores y espinas, puede ser símbolo de la actual hora del mundo.

 

“Soy una voz que vuelve y dice apenas

su perdida palabra de ternura,

una voz nada más: la que murmura

desde un lejano tiempo de cadenas.”

 

Afirmaba que con los grandes muertos sobreviene un umbral de silencio, y luego de un tiempo se los reconoce. Ahora es el tiempo para ella.

 

Vida

 Julia Prilutzky Farny fue una poeta ucraniana naturalizada argentina, nacida en Kiev en 1912 y fallecida en Buenos Aires el 8 de marzo del 2002. Su padre era ingeniero y su madre médica, y entre los amigos de ellos estaban Miguel de Unamuno, Benito Quinquela Martín y Alfredo Palacios (padrino de Julia). Pasó parte de su niñez en Salamanca, España. Estudió piano, siguió la carrera de Derecho, y se dedicó al periodismo.

 En 1936 fundó el grupo “Veinte Poemas Jóvenes”. En 1937 comenzó a trabajar en el diario La Nación. También se desempeñó en las revistas “El hogar”, “El mundo” y “Para ti”. Fue directora de la revista cultural “Vértice”. Entrevistó a importantes personalidades como Lin Yutang, el papa Paulo VI y Franklin D. Roosevelt, entre otros. ​Durante las décadas del 40 y del 50 se acercó al peronismo. Con la instauración de la llamada Revolución Libertadora fue perseguida durante la dictadura de Aramburu junto con otras personalidades de la cultura: poetas, escritores y periodistas como Leopoldo Marechal, Nicolás Olivari, Fermín Chávez, Arturo Jauretche, Zoilo Laguna, María Granata, etc. No pudo trabajar en Argentina hasta el retorno de la democracia.

   En 1972 se publica “Antología del amor”, volumen que contenía seis libros editados entre 1939 y 1967. Recibió por este libro la Faja de Honor de la SADE. Parte de estos poemas son incorporados a la telenovela “Pablo en nuestra piel”, de Alberto Migré. Esto hace que se convierta rápidamente en un best seller, vende 180 mil ejemplares en cuatro años y 80 mil más en la década siguiente. Muchos de sus poemas fueron musicalizados por importantes artistas.

Recibió el Premio Municipal de Poesía (1941). Formó parte de la “Real Academia Sevillana de las Letras” y del “Pen Club”.

Obra

1936 “Títeres imperiales”

1939 “Viaje sin partida”

1940 “Intervalo”

1949 “La patria”

1949 “Comarcas”

1967 “No es el amor”

1968 “Hombre oscuro”

1972 “Antología del amor”

1974 “Quinquela Martín, el hombre que inventó un puerto” (biografía)

1982 “Dulce y extraño amor”

1997 “Como Decir de Pronto… ”

1998 “Nueva Antología del Amor”

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Julia Prilutzky Farny. Cómo decir de pronto…

  1. Great blog here! Additionally your web site rather a lot up very fast!
    What web host are you the usage of? Can I get your affiliate
    link on your host? I desire my web site loaded up as quickly as yours lol

    film en streaming
    24 diciembre 2018 at 3:35 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.