Aristófanes: el ingenio hecho diálogo

Categoría: Historia,top1 | y tagged con |

por Kika Sureda

Aristófanes (Atenas, 450 a.C. – id., 385 a.C.) fue un dramaturgo y comediógrafo de la antigua Grecia muy prolífico y aclamado, a veces llamado por algunos “el Padre de la Comedia”. De su vida prácticamente no se sabe nada, solo algunos detalles que nos han llegado a través de sus obras. Las obras de Aristófanes recrean la vida de la antigua Atenas, tal vez más convincente que la de cualquier otro autor, aunque su mordaz sátira y el ridículo de sus contemporáneos a menudo se acercaron a la calumnia. Muy implicado en la política ateniense participó en la instauración del Partido Aristocrático.

En su obra Lisístrata, denunció la guerra del Peloponeso, estaba escribiendo en un momento después de la euforia de las victorias militares de Grecia sobre los persas, cuando la Guerra del Peloponeso había restringido en gran medida las ambiciones de Atenas como una potencia imperial. Este hecho pudo ser el detonante para Lisístrata. Defendió los mitos religiosos y se mostró muy reacio a cualquier atisbo de una nueva doctrina filosófica, sobre todo dejó patente su animadversión hacia Sócrates, que lo incluyó en una de sus caricaturizaciones como figura principal de la filosofía y religión en su obra Las nubes, como un demagogo que intenta inculcar a los jóvenes discípulos todo tipo de incoherencias e insensateces. Casi nadie escapó a sus opiniones, también cargó contra Eurípides y su teatro, considerándolo un acto de degradación.

El uso de un lenguaje ingenioso, sarcástico e incisivo le hace original y único. Combina escenas cotidianas con exposiciones líricas que interrumpen la escena con un carácter muy personal y diferente. No tenía miedo de correr riesgos.  Su primera obra, Los Convidados, ganó el segundo premio en el concurso anual de drama de las fiestas en honor a Dionisio en 427, y su siguiente obra, Los Babilonios, ganó el primer premio.  Sus sátiras causaron cierta vergüenza a las autoridades atenienses, y algunos ciudadanos influyentes como Cleón, buscaron enjuiciar al dramaturgo por un cargo de calumnia a la polis ateniense.  Lo que no impidió que Aristófanes atacara y caricaturizara a Cleón en sus últimas obras.

Aristófanes logró sobrevivir a la Guerra del Peloponeso, dos revoluciones oligárquicas y dos restauraciones democráticas, por lo que se puede suponer que no estuvo involucrado activamente en la política.  La genial caracterización de Aristófanes en “El Simposio” de Platón ha sido interpretada como evidencia de la propia amistad de Platón con él, a pesar de la caricatura cruel de Aristófanes de Sócrates, el maestro de Platón, en Las Nubes.

 Las obras de Aristófanes, en orden cronológico son: “Los Convidados”, “Los Babilonios”, “Los acarnienses”, “Los Caballeros”, “Las Nubes”, “Las Avispas”, “Paz”, “Las aves”, “Lisístrata”, “Las tesmoforiantes”, “Las ranas”, “Asambleístas” y “Pluto”. Las más conocidas son: “Lisístrata”, “Las ranas” y “Las aves”.

Aristófanes ejerció su mayor arraigo entre escritores latinos de la Comedia Nueva. Dramaturgo cómico, que nos deja sus obras con una mezcla de coro, mimo y burlesque, que al día de hoy tan importante papel desempeñan en el teatro moderno. Se caracterizaba por una invasión despiadada, una audaz fantasía y una sátira indignante, con ese humor descaradamente licencioso y su marcada libertad de crítica política. Un Aristófanes muy antiguo y muy moderno a la vez.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.