‘Lemmings’, de Jordi Dausà

Categoría: Viajes y libros | y tagged con | | |

Lemmings

Jordi Dausà

Delito

Barcelona, 2019

235 páginas

 

Por Ricardo Martínez Llorca / @rimllorca

Existe una analgesia peor que la física, aunque esta tenga por origen una patología neurológica crónica, que es la analgesia de la memoria. Peor que no sentir dolor es no sentir quién eres. La memoria es un regalo cargado de veneno, pero no deja de ser un regalo. Nos dificulta reinventarnos, hasta el punto de ser necesario, con frecuencia, poner mucha distancia de por medio para volver a flotar entre los líquidos de la vida cuando ésta no nos va bien. Pero es, al mismo tiempo, el depósito donde, por ejemplo, guardamos las alertas que hemos ido acumulando a través de la experiencia. Sin memoria nada nos avisaría de que es el momento de volver a nacer, de ir a algún lugar donde seremos otro personaje, donde nadie nos conoce ni sabe nada acerca de nuestro pasado. Porque al pasado le debemos una suerte de fidelidad: cuando nos encontramos frente a quienes compartieron parte de él, nuestra actitud responde a un criterio ya establecido, nuestro temperamento es el previamente cultivado. No podemos huir de él, pero sí podríamos volver a nacer, si tenemos el coraje suficiente como para hacerlo. El problema es volver a nacer solo, porque nacer duele.

Pero también duele haber sido, que es lo que le sucede al personaje de esta novela. Atrapado en un cuerpo con una enfermedad congénita que le libra del dolor físico, se descubre en una situación insólita, rodeado de muertos y con dinero manchado de sangre. Su objetivo será recuperar la memoria, tras encontrar a unas personas que representan a las capas sociales más bajas, esas a las que nuestra civilización cataloga como feas, que le ayudarán a sobrevivir como ayudan algunos seres a los niños que protagonizan los cuentos de hadas, esos que se han lanzado al camino sin saber qué les espera. En este caso, ese camino nace en un polígono industrial, escenario que se está convirtiendo en símbolo de la estupidez social, del vacío y las formas jurásicas  mercantiles, rendida a la economía.

El peso narrativo de la novela se centra en descubrir a este personaje, que irá recuperando la memoria con el rigor de una biografía: desde su primera etapa como ser vivo hasta la actualidad. Se trata de una vida marginal, de alguien con pocos, por no decir ninguno, privilegios. Un superviviente de las capas bajas sociales que ha luchado, física y espiritualmente, por salir adelante. La narración avanza con solidez, sobre cimientos que nos resultan familiares, con una voz que se dirige a nosotros en segunda persona del singular, es decir, como si fuéramos el protagonista, y que nos lleva a pensar que es el propio protagonista el que habla, eso sí, desde un extrañamiento de sí mismo. A la carga más o menos emocional que supone la búsqueda de identidad, se añadirá la resolución de la intriga sobre la situación inicial. La gente, como es propia en el género negro, no irá siendo la misma a medida que nos acerquemos a la resolución, excepto aquellos cuyo contenido es la bondad innata.

Con esta novela debuta la editorial Delito, a la que deseamos la mejor de las suertes en un proyecto que merece la pena: poner a la literatura más próxima en la órbita de un género que contiene la imagen de una civilización distorsionada, que necesitaría renacer cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.