“Las peladas”: teatro documento con el incesante terror del pasado franquista

Por Horacio Otheguy Riveira

Madrid recibe “Las peladas”, dentro de un notable plan de representaciones en gira, un testimonial que debería figurar de manera estable en una sala dedicada exclusivamente a textos relacionados con la guerra civil, abarcando precuelas y las largas secuelas de posguerra. No hay mucho representado y en general bajo el sotto voce típicamente impuesto por las dictaduras fascistas. Aún hoy en España el miedo circula entre los más ancianos, clavados en la frustración de no haber enterrado a sus seres queridos asesinados por el régimen, o vengado tanta crueldad o, sencillamente, la enorme frustración de ver pasar los años, enseñorearse tantos con la palabra Democracia pero nadie mueve pieza y todavía hay que convivir con torturadores de entonces y la complicidad de sus allegados de hoy. Ante esta tremenda fuerza de la naturaleza que no se permite un momento de respiro para obtener la mayor cantidad de justicia posible, el teatro brinda, en su infinita modestia del gran esfuerzo económico que implica cualquier montaje, por sencillo que parezca, para ir más allá de los innumerables artículos periodísticos y libros en circulación. Variadas expresiones teatrales que evitan el mitín fácil y se explayan en historias cuya cercanía crea espectadores nuevos, al tiempo que fortalece a los más maduros: personajes en acción, situaciones límite donde el desprecio al contrario ideológicamente forja sórdidos crímenes amparados por leyes marciales.

Alejada de un directo tono mitinero, Las peladas (Soledad de ausencia) escrita y dirigida por David Roldán-Oru se desarrolla en un contexto de teatro de intriga psicológica. Respeta coordenadas escénicas tradicionales para dar un mensaje de absoluta claridad afianzando hacia el final de la trama el objetivo principal: la denuncia sobre el compromiso de la Iglesia Católica con los crímenes de la dictadura franquista, y la impunidad que aquellos hechos tienen aún en el estado democrático español. Hay además un tema de niños robados que internacionaliza el conflicto en relación con las dictaduras militares hispanoamericanas, e incluso en España en tiempos “normales” donde el abuso de poder se ha convertido además en un buen negocio para religiosos y seglares.

Los personajes se encuadran en el teatro costumbrista y sus tres intérpretes ofrecen composiciones austeras, muy logradas, tanto en la fresca simpatía de la enfermera (Sofía Gano), la estoica disciplina de una monja severísima y una compañera adorable (ambos personajes a cargo de Laura Garmo), y el esfuerzo de envejecer entre tinieblas, alucinado y doliente Benito, a cargo de Alfonso Rodríguez.

El espacio sonoro tiene especial importancia, ya que ofrece una atmósfera histórica clave (estremece la voz estridente de Manuel Fraga). La escenografía y la iluminación conforman la precisa creación de un ambiente lúgubre que va convirtiéndose en ideológicamente radiante.

 

 

Texto y dirección: David Roldán-Oru
Intérpretes: Sofía Cano, Laura Garmo, Alfonso Rodríguez
Escenografía y vestuario: Almudena Bautista
Iluminación: Ángel Hidalgo
Música y espacio sonoro: Mariano Marín y David Roldán – Oru
Gráfica: The Type Tripper
Realización y edición de video: Alberto Gil
Voz en off: Mariano Llorente
Producción ejecutiva/distribución: David Roldán-Oru

TEATRO CUARTA PARED. Del 7 al 16 de marzo 2019, de jueves a sábado a las 21 horas.

SALA MIRADOR. DEL 6 AL 9 DE JUNIO 2019.

________________________________

También en CULTURAMAS:

“Matadero 36/39”: muertas del franquismo buscan justicia

“Terror y ceniza”: memoria histórica de mujeres maltratadas con catequesis de polla y hostias

“El pan y la sal”: actual connivencia del estado español con el franquismo

“Sólo son mujeres”: gran testimonio histórico

_________________________________

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.