CRÍTICA// ‘La plenitud de la señorita Brodie’, de Muriel Spark

IRENE MUÑOZ SERRULLA.

Vamos a empezar la casa por el tejado diciendo que esta novela de Muriel Spark (cuyo nombre real era Muriel Sarah Camberg) ha sido llevada al cine dos veces; la primera en 1969; señorita Brodie cobra vida en la actriz Maggie Smith (actriz británica de cine, teatro y televisión; nominada seis veces al Óscar, de los que ha conseguido dos, uno de ellos por esta película; doce veces nominada a los globos de Oro, de los que ha conseguido tres; veinte veces nominada a los BAFTA, de los que ha ganado siete, dos de ellos honoríficos; y si tenemos en cuenta que debutó en 1952, podríamos no parar de hablar de su carrera). La segunda vez en 2003, donde era Julia Roberts quien daba vida a la protagonista de la novela en una adaptación que conocemos como La sonrisa de Mona Lisa (cuatro nominaciones al Óscar, con un galardón conseguido; ocho nominaciones al globo de Oro, con tres de ellos ganados; y como Smith una larga lista de premios y actuaciones). En 1978, fue llevada a la televisión en forma de serial, y la protagonista fue Geraldine McEwan (protagonista de la serie Marple para la televisión británica ITV)

La trama nos lleva al Edimburgo de 1930. Jean Brodie es una profesora de primaria que se hace cargo de un grupo en el que “amadrinará” a seis niñas en una edad de la que ella misma dice que puede influir en su educación, crecimiento y forma de pensar para conseguir así aliadas perfectas para el resto de su vida. Brodie se define como una mujer en la plenitud de su vida que tiene una manera especial de entender la educación: no se ciñe a las normas establecidas, sino que educa transmitiendo sus experiencias amorosas (adaptadas a la edad de sus oyentes), sus viajes, historia del arte, estudios clásicos y las bases del fascismo. Con saltos temporales, iremos conociendo cómo se han desarrollado las vidas de estas seis niñas y la de la propia profesora. Además, sabremos que la directora de la escuela quiere “jubilar” a Brodie por sus métodos educativos, pero no es capaz de que ninguna de las pupilas de la profesora le cuente algo que la lleve a tomar las medidas que desea. Hasta que descubrimos qué cambia en la percepción de una de sus estudiantes de élite para recibir la sanción definitiva en forma de retiro anticipado.

La temática de la novela es variada. El papel de la mujer en la sociedad, con sus limitaciones impuestas por la sociedad patriarcal y las necesidades de romper dichas limitaciones; la reivindicación de la mujer como ser individual, no dependiente; la importancia de los grupos y la destrucción de la individualidad que suponen; el papel de cada individuo dentro de un grupo; cuestiones religiosas; la importancia de los temas de humanidades; confidencias y traiciones; anhelos; frustraciones…

Como he comentado el uso de los saltos temporales facilita que el lector conozca el crecimiento y desarrollo de las niñas; sin embargo, los personajes adultos, especialmente el de Brodie, solo se presenta en el momento de su actuación como profesora de este grupo de seis niñas; las alusiones que se hacen a Brodie se refieren a esos años o a su muerte; nada después de su retiro más que alguna carta escrita a sus alumnas o algún té con alguna de ellas, pero sin entrar en detalles de su vida en esos años posteriores.

Además de Brodie, el personaje de Sandy Stranger se convierte en principal y en muchas ocasiones narradora. Su apellido, Stranger, en español significa ‘desconocida’, y quizá es la mejor descripción que se puede hacer de este personaje. Sandy, queriendo o sin querer da sentido al personaje de Brodie, más allá de las experiencias personales de la profesora; le otorga una importancia considerable al carácter confiado de Brodie (si bien puede parecer lo contrario en muchas ocasiones), a su debilidad oculta tras la necesidad de mostrarse independiente y reivindicar dicha cualidad en la mujer, a su influencia sobre su grupo de niñas…

Por mucho que te guste leer y leas siempre habrá autores y obras que no conozcas o no llegues a leer. Yo conocí esta novela de casualidad, porque se citaba en otra novela (mi mala memoria no me permite recordar cuál era) haciendo alusión a la serie televisiva. De ahí llegué a la versión cinematográfica interpretada por Maggie Smith (lástima que el dvd que hay a la venta solo ofrezca la versión en español neutro) y de ahí al libro. Recomiendo la lectura de este libro con todos los sentidos puestos en él porque no hay una palabra de más en todas sus páginas.

Una respuesta a CRÍTICA// ‘La plenitud de la señorita Brodie’, de Muriel Spark

  1. Pingback: La plenitud de la señorita Brodie, de Muriel Spark – IMS Corrección de Estilos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.