‘Cazadores en la noche’, de Lawrence Osborne

Categoría: Viajes y libros | y tagged con | | | | |

Cazadores en la noche

Lawrence Osborne

Traducción de Magdalena Palmer

Gatopardo

Barcelona, 2019

343 páginas

 

Por Ricardo Martínez Llorca / @rimllorca

Los efectos de la colonización no solo atañen, y atañen negativamente, al colonizado, también al colonizador. No es necesario recurrir a los grandes clásicos en África, Asia y América, que incluyen genocidios y, por tanto, asesinos, con toda la carga moral que nos mellará hasta el fin de los días, basta con mirar al entorno más próximo y lamentar el efecto del turismo. No nos atrevemos a mencionar el efecto pernicioso del viaje, dado el respeto al término que tenemos, y en el plural se incluye al mismísimo Lawrence Osborne. Sería inevitable empezar por el impacto medioambiental, pero la deducción que extraemos de esta novela no se refiere tanto a la naturaleza como a la ética, se atañe mucho a lo humano, al individuo, a errar en el doble sentido de la palabra: vagas y cometer errores.

Osborne nos guía al loadísimo mundo de los Backpackers: jóvenes que se resisten a aceptar que forman parte de la masa turista, que viajan durante unas temporadas más o menos largas, con bajo presupuesto y creyendo que la mochila es su casa, cuando su casa no deja de ser el dinero. Lo que para un europeo es un bolsillo casi vacío, en el sudeste asiático es riqueza. Estos vagabundos voluntarios tienen, a su vez, diversos estratos. La mayor parte de ellos elegirían quedarse en Camboya, en Laos, en Tailandia, en Vietnam, en Indonesia. La mayor parte de ellos no se atreven, a no ser que surjan otros lazos. Se limitan a sentirse vagabundos voluntarios y protagonizan unos viajes que empalidecen frente a su opuesto: el de los refugiados que recorren miles de kilómetros desde Asia para darse de bruces con la mala fortuna que les espera en el trastero del mundo desarrollado.

Osborne llena la novela del ambiente que tan bien conoce, al que añade esa sección de los Backpackers que, creyéndose vividores, entran en el mundo de las drogas, la tentación de la villanía y da lugar a algo que, por utilizar un eufemismo, llamaremos malentendidos. Cazadores en la noche esconde fatalismo, como los protagonistas esconden su pasado: es casi imposible que los personajes se estén labrando una buena suerte.

“En la implacable búsqueda de la felicidad no hay culpabilidad que valga, tan sólo búsqueda”, reza el narrador, ofreciendo la ruta a sus criaturas, sobre todo al antihéroe sobre el que ronda la acción, un tipo de veinticinco años, sin ambición y demasiado tranquilo. Alguien que no sabe si ha vivido, pero que con los kilómetros, las drogas, el dinero y el sexo, cree que sabe qué debe hacer para protagonizar su propia vida. Así se nos presenta esta novela que participa de una nueva forma de costumbrismo, todavía no demasiado explotada, en la que el sudeste asiático es ya el destino de nuestro descanso, como antes lo era el fin de semana en la sierra o los diez días en la playa. Hay una trama bien construida y unos seres bien atormentados que, como los viejos colonos, ignoran su tormento. Y luego está el tema del destino, tantas preguntas sin respuesta. El origen, tal vez, de la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.