El irresistible encanto de la delincuencia en “La compañera de piso”, de Jen Silverman

Por Horacio Otheguy Riveira

De momento, sólo dos funciones en Madrid, la segunda hoy, jueves 25 de julio a las 20 horas. Una representación que aspira a ganar el II Certamen de los Teatros Luchana, pero que en cualquier caso tiene suficiente interés como para que se quede entre nosotros larga temporada. Obra de procedencia estadounidense, con un reflejo muy acertado en nuestra cultura mediterránea en la que se rompe con mucha facilidad la frontera entre gente corriente y delito, relacionado especialmente con el consumo y comercio de diversas drogas. Por supervivencia, por ambición económica o por imperioso deseo de entrar en una vida peligrosa que dé color a la cotidiana de creciente falta de valores éticos, así como de estímulos: soledad, crisis laborales, carencias de todo tipo.

Dos mujeres en una cocina le bastan a la prolífica dramaturga estadounidense Jen Silverman para crear una sostenida comedia negra. Y lo hace alimentándose de ingredientes convencionales del género, de tal manera que lo previsible llega a tornarse sorprendente. Se ve venir lo que ocurre entre una solitaria y una desconocida dispuesta a vivir en su casa, y sin embargo, es tanta la carga de humanidad de estas mujeres que todo se torna diáfano, inquietante y a la vez divertido. Ellas rondan los cincuenta, y están unidas por una soledad muy distinta en cada caso, pero igualmente angustiosa, necesitada de cambios lo más bruscos posibles.

El encuentro parte de la mañana en que Robyn llega cargada de cajas como todo equipaje a casa de Sharon. Viene del Bronx, Nueva York. Ha conducido durante dos días para llegar a Iowa, un lugar donde nadie la conoce, un ludar donde perderse de sí misma, de un tiempo pasado que se irá revelando poco a poco…

A base de diálogos breves, resueltos con buen ritmo, las actrices Patricia Vázquez (la dueña de casa) y Rebeca Montero (la inquilina) forman un sólido equipo de aventureras, pues aventura grande la del teatro que indaga en la sed de libertad y revelación de un mundo diferente, no menos arriesgado.

Tienen ambas una disciplina férrea que les permite mirarse a los ojos, complementarse perfectamente, alcanzar momentos de tensión en una línea de suspense e intriga policiacas, y de dominar siempre con buen pulso situaciones de humor que tienen amplia tradición en el teatro mundial. Con estos antecedentes, el misterio, el sutil melodrama, y la comedia desenfadada logran que un éxito del teatro de Broadway llegue a España bien pergeñado de talento.

Izquierda, Patricia Vázquez, la tímida dueña de casa que descubrirá en sí misma a otra mujer. Derecha, Rebeca Montero, la extraña compañera de piso.

 

Una comedia negra sobre la capacidad de reconducir el tren de la vida.

Y lo que sucede cuando este descarrilla

 

Texto original: Jen Silverman

Traducción: Lilian Portela

Intérpretes: Patricia Vázquez, Rebeca Montero. Voz en off: Xose Barato

Dirección: Belén Pichel

Iluminación: Afonso Castro

Escenografía: Carlos Alonso

Vestuario: Belén Pichel

Maquillaje: Rebeca Montero

Música original: Guillermo Fernández

Ilustración: Luis Gándara

Fotografía: Cristina Astorgano

Ayudante de dirección: Lilian Portela

Dirección de producción: Belén Pichel

www.contraproducions.com

_______________________________________

También en CULTURAMAS: II Certamen Nacional de Artes Escénicas de Teatros Luchana

 INFORMACIÓN COMPLETA EN LA WEB DE LOS TEATROS LUCHANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.