Mérida 2019 recibe a “La corte del faraón” transformada en una brillante revista musical

Por Horacio Otheguy Riveira

Lo clásico bajo mirada contemporánea es un ejercicio habitual en los festivales de Mérida bajo la admirable dirección general de Jesús Cimarro, de manera que temporada tras temporada espectadores apasionados aplauden novedades bien nutridas de un teatro que mira el pasado sin nostalgia, como compañero de fatigas, de profundos lazos poéticos… y  en ese devenir siempre hay lugar para un “juguete cómico”, una diversión que cumpla con la tradición popular de la picaresca y el humor más directo, que esta vez viene acompañado de buena música, actores-cantantes y bailarines de gran profesionalidad que expanden una irresistible alegría de vivir.

El mismo equipo de creadores musicales que ya ha despertado entusiasmo en el Teatro Romano de Mérida en dos ocasiones, trae esta vez La corte del faraón, la célebre “opereta bíblica” de 1910 con eficaces cambios: sus letras más celebradas se ven acompañadas por otras nuevas con una serie de hallazgos que, de entrada, tienen protagonistas insólitas. Un gran show con dirección y composición musical de Ferrán González y letras de Xénia Reguant (creadores de éxitos como Pegados, Mierda de artista, Tarzán), dirigida por Ricard Reguant, un todoterreno que actualmente trabaja duro en España, Italia y Rumanía (responsable del primer West Side Story, y de Hércules y La Bella Helena en Mérida, entre muchos otros).

Ellos forjaron las raíces de este esplendoroso mosaico de bailes y canciones en torno a una picaresca de comienzos del siglo XX adaptada a ráfagas históricas con guiños actualizados de todo tipo. Un carrusel de sorpresas al que he tenido ocasión de asistir en un ensayo general en Madrid, en vísperas del viaje de toda la Compañía al 65 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida 2019, donde estrenaron el miércoles 14 de agosto, y estarán hasta el domingo 18 inclusive. La espectacularidad del escenario, los formidables trajes y el esplendor del propio género lucen  maravillosamente, tal y como se adivinaba en los ensayos.

Una hora y media de momentos ingeniosos y divertidos con golpes de efecto muy logrados y un notable reparto encabezado por dos mujeres de rompe y rasga, hermosas en su peculiar dimensión, con el talento irresistible de una cantante cómica, vedette excepcional con un dominio escénico sorprendente (Itziar Castro) y la exquisita, delicada sensualidad de una actriz-cantante de gran elegancia (Celia Freijeiro): una pareja-despareja fantástica que da soberbia e inesperada vida a una Corte de faraón que cuando quiere es faraona, unión de contrarios, avanzadilla de una libertad sexual que atrae, divierte y conquista al público con inmejorables armas.

Espléndidos los varones en Putifar, el héroe de guerra con herida fatal en sus partes (Javier Enguix) y el Casto José, obligado a satisfacer a la bella esposa (Paco Arrojo) con la comicidad muy revisteril de Joan Carles Bestard en tres histriónicos personajes, y el encanto a que nos tiene acostumbrados Inés León.

Gracias a la creatividad del joven maestro Ferrán González, partituras muy conocidas suenan como nuevas. Perfectamente incorporadas al cancionero popular, tienen ribetes musicales diferentes, y en lugar de perder vuelo ante nuevas letras, refuerzan su tradición en lo mejor: la feliz reconquista del arte de disfrutar del sexo con la mayor libertad posible. Tras el hallazgo de un faraón-faraona, un juego cabaretero de festejo del poliamor en un contexto de conseguidas travesuras de aquí y ahora con notable coreografía de Cuca Pont.

El desfile de temas no puede ser más acertado, y de sorpresa en sorpresa no se olvidan del célebre “Ay Ba, Ay Ba… Son las mujeres de Babilonia las más ardientes que el amor crea…”, pero en el camino se produce un insólito encuentro con un cuplé compuesto por el mismo músico Vicente Lleó en 1907, tres años antes de esta zarzuela, El vals de la regadera:

Inés León y las bailarinas dispuestas a regar lo más posible…

TODAS

TENGO UN JARDÍN EN MI CASA

QUE ES LA MAR DE REBONITO;

PERO NO HAY QUIEN ME LO RIEGUE

Y LO TENGO MUY SEQUITO.

EL GRAN FARAÓN

COMO NO SOY JARDINERA

NI ME GUSTA TRABAJAR,

POR LA NOCHE, AUNQUE NO QUIERA,

ME LO TENGO QUE REGAR.

LOTA

AL ACOSTARME Y AL LEVANTARME,

LLENO DE AGUA LA REGADERA

Y CON LAS FALDAS MUY RECOGIDAS

YO VOY REGANDO DE ESTA MANERA (…).

Celia Freijeiro, Itziar Castro y Javier Enguix.

 

Desde su estreno, La corte del faraón no ha dejado nunca de representarse, algunas veces de manera oculta (ya que las representaciones fueron prohibidas durante la dictadura franquista, por su tono erótico e irreverente), y ya una vez en plena democracia, en múltiples salas tanto profesionales como amateurs. Es sin duda, junto a La verbena de la paloma, la zarzuela más conocida por el público en general, incluso para los que no conocen prácticamente nada de este género musical.

Proponemos una nueva versión, basada naturalmente en el tan conocido original, en donde la representación de la trama se ve alterada por distintos accidentes y acontecimientos ajenos al argumento del libreto, y llevándolo a un terreno algo más actual.

Una nueva orquestación de los temas más populares con guiños musicales incluidos puede ser un buen método para hacer que el público salga entonando esas canciones inolvidables. Un giro hacia el musical y la revista más moderna, con vestuario y coreografía afines a nuestras intenciones y una adaptación que intentara sacar el polvo a una obra, ya de por si inmortal, para reconvertirla en un nuevo hit, si es posible, siempre que el tiempo y las autoridades no lo impidan. (Ricard Reguant)

Paco Arrojo, el Casto José.

Los druidas aconsejan a la bella casadera.

Descollante diversión en manos de Itziar Castro, valiosa revelación en el género musical.

LA CORTE DEL FARAÓN

Adaptación de Juana Escabias, Xénia Reguant, Juan Carlos Parejo, Ferrán González y Ricard Reguant

(De la Opereta bíblica a partir del libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios. Y música de Vicente Lleó, que se estrenó en el Teatro Eslava de Madrid, la noche del 21 de enero de 1910).

Reparto: Itziar Castro, Celia Freijeiro, Paco Arrojo, Inés León, Joan Carles Bestard, Javier Enguix, Noelia Marló, Basem Nahnouh, Antonio Maña, Cristina Esteban, Guillermo Pareja, Marta Castell, Pascual Ortí, Patricia Arizmendi, Tamia Denis, Rocio Martín

Dirección y composición Musical: Ferrán González
Letrista: Xènia Reguant
Coreografias: Cuca Pont
Ayudante de dirección: Juana Escabias
Diseño de iluminación: Luis Perdiguero
Diseño de escenografía: Pablo Almeida
Diseño de vestuario: Maite Álvarez
Director de producción: Juan Carlos Parejo
Caracterización y maquillaje: Pepa Casado

Toda la información y venta de entradas en la web del Festival

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.