Grandes escritores y lo que escribieron de sus mascotas

Parece que siempre las mascotas se unen a los artistas, o al menos casi todos los artistas que conocemos necesitan un amigo peludo con quien hablar. Tal vez sea la atracción de un oyente constante y silencioso contra el que rebotar ideas, tal vez sea por el alma ilimitada del escritor, tal vez sea una coincidencia.

Según Santiago Hernández, portavoz de GUIADEMASCOTAS, convivir con una mascota disminuye el estrés, la tensión arterial y la frecuencia cardiaca. ‘’Muchos estudios han constatado que la compañía de un animal mejora los niveles de las hormonas que se asocian al bienestar, además, influyen en el autoestima de las persona. De esta forma, establecer un vínculo afectivo con un can o gato es un proceso natural’’, afirma.

De cualquier manera, creemos que algunos fragmentos ponen en evidencia su relación incondicional. Aquí te mostramos algunas de ellas.

 

 

Charles Bukowski

“Si te sientes mal, miras a los gatos y te sientes mejor porque ellos saben que todo es tal como es. (…) Son salvadores. Cuantos más gatos tengas, más vivirás. Si tienes cien gatos, vivirás diez veces más que si tienes diez. Algún día, esto se sabrá y la gente tendrá miles de gatos. Es ridículo”.

Julio Cortázar

“Querer a las personas como se quiere a un gato, con su carácter y su independencia, sin intentar domarlo, sin intentar cambiarlo. Dejarlo que se acerque cuando quiera, siendo feliz con su felicidad”.

Jorge Luis Borges

“No son más silenciosos los espejos, ni más furtiva el alba aventurera; eres, bajo la luna, esa pantera que nos es dado divisar de lejos. Por obra indescifrable de un decreto divino, te buscamos vanamente; más remoto que el Ganges y el poniente, tuya es la soledad, tuyo el secreto”.

Pablo Neruda

“Y yo, materialista que no cree en el celeste cielo prometido para ningún humano, para este perro o para todo perro creo en el cielo, sí, creo en un cielo donde yo no entraré, pero él me espera ondulando su cola de abanico para que yo al llegar tenga amistades”.

Lord Byron

“Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin insolencia, valiente sin ferocidad, y tuvo todas las virtudes del hombre y ninguno de sus defectos”.

Truman Capote

“Querido Charlie, aquí todos los perros tienen miedo y pulgas, no te gustarían nada. Te echo de menos. ¿Quién te quiere?  (Quién si no)”.

Virginia Woolf

“Flush no era un perro cualquiera: animoso y, al mismo tiempo, reflexivo; canino, sí, pero a la vez extremadamente sensible a las emociones humanas (…) Nos une la simpatía.  Nos une el odio. Nos une la prevención contra la tiranía morena y corpulenta. Nos une el amor”.

Es interesante reconocer que pese a la admiración que despiertan los grandes autores, la cual los eleva a un nivel lejano al nuestro, también como el resto de los mortales son amantes de los animales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.