Cuentos de escuelas y maestros

Por Dinorah Polakof.

Donde hay escuelas hay maestros. Donde hay escuelas hay niños. Donde hay escuelas, ¿hay brujerías?

Para Helen Velando, sí. La escritora uruguaya de reconocida trayectoria,  además de titiritera, actriz, música y compositora, afirma que en las escuelas abundan  los hechizos.  De otra manera, resulta difícil explicar cómo los personajes de su libro Esta escuela está embrujada… y otros cuentos que dan miedo, sortean dificultades e interactúan entre sí.

Desde el primer capítulo en que se anuncia que los objetos cobran  vida, nos sumergimos en un espacio de ilimitada imaginación. La historia ocurre en una escuela de barrio y el ánima de los juguetes rememora las creaciones de Christian Andersen o los juguetes de Andy, el de  Toy Story.  A su vez, visualizamos  elementos que muestran sus atributos e intercalan sus condiciones,  ya peleando o simplemente buscando  aliados para sus propósitos,  destacándose los   diálogos a puro humor. Humor del bueno.

Se suceden los cuentos, como el que se centra en el contenido, fabuloso,  de todo lo que cabe en la cartera de la maestra. Adivinarlo puede resultar un juego disfrutable para los niños.

Diversión asegurada nuclea el capítulo Gulember, el gran mago de las dudas. Fascinante de comienzo a fin. Tres maestras se reúnen  para charlar sobre una situación problemática que se repite en cada uno de sus grupos. Cuando una de ellas da con la posible solución… “Las otras dos pusieron cara de pánico, como si se hubiera caído el mástil de la bandera o les dijeran que tenían que trabajar en vacaciones. (Esta frase me causa mucha gracia porque  fui maestra durante un montón de años). El tema es que el mago es muy singular y aunque el retrato escrito parece dar miedo se descubre a un malvado que quizás revierta esa primera impresión.

Los hechizos continúan cuando los niños inventan una pócima de amor para ayudar a un par de compañeros, Angie y Lucas,  a declararse su amor. También de brujerías parece estar dotada una maestra que no necesita gritar ni enojarse con un grupo de alumnos sin límites. Varios antecesores al frente de la clase habían testimoniado su deserción, abandonándolos y argumentando que eso de cumplir con el objetivo de enseñar, era misión imposible.  Sin embargo, Brunilda logrará cambios increíbles aplicando cierta estrategia.

En un libro con  esta temática no podía faltar el homenaje a la escuela rural. En Música encantada se concibe  una de las mejores narraciones del total de doce que lo conforman. Narrado en primera persona por el alumno más pequeño de la escuela, se traduce como un canto a la inocencia. El niño, el único que cursa  1er año propone descubrirnos el mundo de esos espacios de enseñanza tantas veces olvidado a partir de la aparición de un piano de cola en la casa de estudios. La sorpresa da  inicio  a un sinfín de cavilaciones,  que en la voz del pequeño y la  inquieta pluma de Velando,  desborda ternura.

¿Y cómo no incluir la biblioteca dentro de la escuela? En esta parece que hay fantasmas…  La alusión a títulos y escritores de todos los tiempos es inevitable y el disfrute se vuelve una constante. También hay escobas voladoras, una turbonada, y un perro guardián.

Datos: Esta escuela está embrujada…y otros cuentos que dan miedo. Helen Velando. Ilustraciones: Rodrigo Montes. Edición 2014. Sudamericana. PRH. Uruguay. Es posible leer un fragmento del libro citado acá.

Foto y Fragmento Vía|megustaleer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.