Acreedor@s:  un combate psicológico a tres bandas intenso y despiadado

Por Ana Riera

 

Adolf, un joven artista venido a menos, espera ansioso el regreso de su pareja, Tekla, una mujer liberal y espontánea con la que mantiene desde hace años una tormentosa relación. Mientras la espera, conoce a Gustaf, un curioso personaje que le escucha y le ofrece consuelo. Dicho consuelo, no obstante, se irá transformando poco a poco en algo más destructivo para Adolf, que se sentirá cada vez más inseguro, más inestable, más perdido.

Esta interesante propuesta, que llega al Lara de la mano de Calibán Teatro, dirigida por Andrés Rus,  es una versión de una de las obras del maestro Strindberg, Acreedores, una lucha verbal en toda regla que se convierte en un denso duelo psicológico a tres bandas.  El éxito de la propuesta, pues, depende de la brillantez del texto y, sobre todo, del trabajo interpretativo de los tres actores que intervienen en ella.

En esta versión, de Elda García-Posada, el texto ha sido actualizado con un título más integrativo del papel de la mujer, Acreedor@s, pero se ha respetado la estructura básica del mismo. El balneario de la versión original, que se estrenó en 1889 en Copenhage, se ha sustituido por un hotel transformado en un espacio de coworking, concepto muy contemporáneo. Eso hace que algunos diálogos, especialmente machistas y misóginos, puedan chocar un poco al espectador al principio, pero al final acaban encajando con los motivos del personaje que los verbaliza.

En el combate a tres asaltos que se establece entre los tres protagonistas, particularmente intenso y visceral, se analiza de forma despiadada la naturaleza humana. Así encontramos reflexiones sobre uno y otro sexo, y sobre los puntos fuertes y los puntos débiles de cada una de las distintas personalidades que representan los personajes.

Adolf, al que da vida un algo irregular Chema Coloma, se muestra cada vez más inseguro, más carcomido por los celos, más sumido en un pozo sin fondo que le corroe por dentro y por fuera. Tekla, representada por una convincente Elda García, se muestra inicialmente como una mujer liberal e independiente, pero poco a poco vamos viendo que no es más que una fachada tras la cual esconde muchos de sus miedos e inseguridades. Gustaf, ejecutado por un brillante José Emilio Vera, empieza siendo un amable interlocutor y acaba convirtiéndose en un individuo destructor, un acosador psicológico movido exclusivamente por el deseo de venganza. Así puede mostrarse encantador y comprensivo a veces y otras, bordando el cambio de registro, volverse frío y despiadado.

La escenografía de Calibán Teatro, austera y con pocas pretensiones, pretende acertadamente poner el foco en la interpretación actoral, respetando el espíritu intimista de la pieza. Algo que busca también la iluminación de Chema Rodríguez.

Entre los temas que obsesionaban a Strindberg estaban la guerra de sexos, la crítica a la institución del matrimonio, que tan mal se le dio, y el análisis de las relaciones de pareja. No es lo mismo querer a alguien que poseer a alguien. Pero a menudo las fronteras se desdibujan, causando dolor y sufrimiento. Y eso despierta el deseo de venganza. De hecho, esta pieza ejemplifica con pasión e intensidad la máxima de que la venganza es un plato que se sirve frío. Cabría añadir que se alimenta siempre de las debilidades del ser humano, y también de su estupidez. Y que los acreedores, es decir, aquellos que se han sentido heridos o menospreciados por otro, siempre acaban reapareciendo para reclamar lo que consideran que es suyo.

Autoría: August Strindberg

Versión: Elda García-Posada

Dirección: Andrés Rus

Intérpretes: Chema Coloma, Elda García y José Emilio Vera

Asistente a la dirección artística: Diego Quirós

Diseño de iluminación: Chema Rodríguez

Diseño de escenografía: Calibán Teatro

Dramaturgia: Elda García-Posada y Andrés Rus

Producción: CALIBÁN TEATRO

Colabora: NUEVE NORTE

TEATRO LARA. SALA LOLA MEMBRIVES. SÁBADOS, 21,15 HORAS. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.