Inicio » Entradas etiquetadas con » Carlos Frühbeck

Cinco relatos cortos apenas esbozados

Por Carlos Frühbeck 1. hablas de esperas        de ceniza que se derrama                 sobre el lienzo de una canción deshabitada en una habitación cerrrada            al mar las persianas cerradas a la voz que no aprendió a llamarnos tan sólo este murmullo a barro seco a vaso que se rompe sobre el recuerdo de tus padres tantas […]

Los nombres

Sin comentarios

Por Carlos Frühbeck. Cuando tenía veinte años creía que había un secreto detrás de cada palabra. Que nuestro idioma era solo la caricatura de la primera lengua. Que la primera lengua es la única realidad posible. Que cada vez que un hombre habla se cubren de vaho los espejos y el mundo envejece. Que las […]

Seguir leyendo …

A veces me gusta sentirme solo. A veces salgo del trabajo y me gusta respirar hondo e ir a pie desde el Centro de Lenguas hasta la Estación de Autobuses. Me gusta quedarme solo cuando son las seis de la tarde en la pantalla de mi móvil e intento que la cabeza se calle, no […]

Seguir leyendo …

Escribir

Sin comentarios

Por Carlos Frühbeck.

Seguir leyendo …

El asedio

Sin comentarios

Por Carlos Fruhbeck. Fortifico con castillos de naipes un pueblo sobre una colina en el centro de Italia. Escondo en los olivares de su falda cañones de papel y trampas con clavos de cartón. Me siento en la tumbona del jardín con los ojos cerrados. Los ojos cerrados. El sol se vuelve denso cuando atraviesa […]

Seguir leyendo …

Por Carlos Fruhbeck. Mi apartamento en Copenhaghen está en medio de un doblez de un mapa turístico. Calle Gunlogsgade. Junto al Gran Canal. Lo abres, lo extiendes, lo pones al trasluz delante de una ventana abierta y sólo ves una línea brillante donde una vez hubo largas mañanas en pijama. La misma historia. Fumaba tabaco […]

Seguir leyendo …

Si un solo adjetivo pudiera resumir el trabajo de Carlos Frühbeck, éste sería «honesto». […] los nueve cuentos de La ceguera de los ciervos proyectan tras la pantallla las sombras alegóricas y psicológicas de sus personajes, y en ese juego de claroscuros se dibujan las visiones, los viajes y los exilios ―interiores, sobre todo― de unos seres desubicados en territorios donde la soledad parece parte del paisaje.

Seguir leyendo …