Inicio » Entradas etiquetadas con » John Berger
John Berger: “¿Por qué mirar a los animales?”

John Berger: “¿Por qué mirar a los animales?”

Hasta el siglo XIX, (…), el antropomorfismo era un elemento fundamental en la relación entre el hombre y el animal; una expresión de su proximidad. El antropomorfismo era un residuo del continuo uso de la metáfora animal. Poco a poco, durante los dos últimos siglos, los animales han ido desapareciendo. Hoy vivimos sin ellos. Y, […]

“El tamaño de una bolsa”

Cuando aparece un libro de John Berger por casa, el resto es mero decorado. El mundo era más hermoso, a pesar de la denuncia a la que se aplicaba, con John Berger. Berger es a la literatura lo que el aire a nuestro organismo: la posibilidad de aliviar de cierto pesar al ser humano. El tamaño […]

Seguir leyendo …
Pompas fúnebres: Ingmar Bergman

Por Hilario J. Rodríguez Nuestros problemas con la memoria tienen más relación con la manera como recordaremos las cosas que con las cosas que recordaremos. Hace unas semanas Ingmar Bergman murió y hoy, mientras comenzamos a olvidar su rostro, otros rostros van ocupando el lugar que hasta hace poco ocupaba él mismo. Ya no somos capaces de verlo, en su retiro voluntario en la isla de Fårö, pero su fantasma nos acompaña en silencio. Con él, vemos cómo los rostros de Alma (Bibi Andersson) y Elizabeth Vogler (Liv Ullmann) se vuelven uno solo en Persona (Manniskoätarna, 1966), quizás para decirnos que cuando nos paramos ante un retrato y notamos en él algún tipo de sentimiento ese sentimiento no le pertenece por completo. Se trata de algo compartido, algo que pertenece también a otras personas. Entonces comprendemos que el retratado puede ser en realidad el retratista, una excusa de este último para reconocerse a sí mismo en otras personas o para depositar en otros lo que no es capaz de asumir como propio.

Seguir leyendo …

Por Zenón de Citio. Hace muchos años que leo a John Berger. No es que eso me haga ser más original, claro, aunque todavía hay quien no sabe de quién diablos le hablas cuando le dices que debería leerlo. La palabra, por cierto, es precisamente esa: deber. A lo mejor luego les digo por qué. […]

Seguir leyendo …