Inicio » Entradas etiquetadas con » Marina Carretero Gómez

Poemas de Marina Carretero Gómez

Te dejamos algunos poemas de Marina Carretero Gómez:   Preámbulos   No tu voz no tus manos tus caricias sino saberte mío saberte ayer y mañana. No tu cuerpo ya desnudo ya imperfecto sino adivinarte mientras te quito la ropa. No el orgasmo fugaz como un grito; no un grito.   No el poema ya […]

Por Marina Carretero Gómez. «Todas las lágrimas que no lloré se me concentraron en el cuerpo». Ésta es la explicación que Fritz Zorn, autor del libro autobiográfico Bajo el signo de Marte, hace del cáncer que acaba con su vida. Educado en la burguesía suiza de mediados de los setenta, comienza: «Soy joven, rico y […]

Seguir leyendo …

Os dejamos otra remesa del poemario de Marina Carretero Gómez (cuya primera parte puedes leer aquí). Thanatos Te asustó el mundo desde mis pupilas; la constante carga de la memoria como lápida inscrita a destiempo. No te culpo; conociste la fosa antes que el cuerpo, el crujido incesante de venas y miedos. El estado inorgánico […]

Seguir leyendo …

Por Marina Carretero Gómez. Cuenta atrás El día que Carmen cumplió cuarenta y cinco años, se prometió recuperar el tiempo perdido. Acababa de salir de la ducha, cuando sus ojos dieron con el reflejo de su cuerpo desnudo en el espejo. Se conservaba muy bien para la edad que ese día cumplía, pero la nostalgia […]

Seguir leyendo …

Un relato de Marina Carretero Gómez. El castigo El 1 de septiembre de 1730 comienzan en Lanzarote, en el macizo del Fuego, cerca del Timanfaya, unas de las erupciones volcánicas más importantes de todas cuantas se han registrado en la historia del vulcanismo, tanto por la gran cantidad de materiales arrojados, como por su larga […]

Seguir leyendo …

Marina Carretero Gómez nos envía algunos poemas inéditos de su colección Politeístas terrenales: Escribir es un acto de voluntad, como tragar, como levantarse cada mañana, como entrar a la Iglesia. Escribir es un acto de supervivencia, como comer, como soportar los días, hora por hora; la fe. Conjugando(te) Conjugo tu nombre, verbo de mi deseo, […]

Seguir leyendo …