Crítica de Aquí, de Wistawa Szymborska

Aquí
Wistawa Szymborska

Por Alberto García-Teresa.

La veintena de poemas que constituyen este espléndido poemario nos ofrece una escritura vitalista y esperanzada, radicada en lo cercano. Todo el volumen se vertebra en la reivindicación del «aquí», marcado desde el título y planteado en el poema-pórtico del libro, como espacio maravilloso, a pesar de las limitaciones, colmado de posibilidades. De esta manera, el poemario constata la importancia del espacio, más allá de disquisiciones filosóficas, más allá de la trascendencia metafísica. Szymborska lo inserta en lo concreto, y afirma los límites para señalar la búsqueda de lo sencillo a partir de ellos.

Por eso realiza una lectura ética crítica del mundo («vivimos más / pero más precisos / y con frases cortas»). Nos lleva a una reivindicación de lo mejor del ser humano, de su capacidad para crear y consolidar la vida, dentro del marco de nuestro planeta (no lo separa, sino que lo integra en él) que es la radical diferencia con el resto de «espacios» conocidos. Al mismo tiempo, coherentemente, introduce un discurso antimilitarista («a la voz de firmes se produce devastación»), muy crítico con la violencia, aunque contribuye a desmitificar a los terroristas (puesto que indica que son personas con un día a día corriente, como el resto). Esto también contribuye a mostrar la capacidad y voluntad del ser humano para inclinarse hacia la muerte o hacia la vida.

Se trata de una poesía discursiva, que da pie a desarrollar las ideas y las especulaciones de la autora, con buen control de la estructura del poema. En otros textos se utilizan técnicas narrativas (uno incluso se trata de un monólogo).

En ese sentido, resulta interesante resaltar “Idea”, una pieza donde reflexiona sobre la escritura poética. Aunque afirma que «un poema concentrado y breve / es más difícil de escribir que uno largo», ella no lo lleva a la práctica, aunque sí lleva a cabo un trabajo de concisión conceptual a través de un texto fluido. Además, revela que «nosotros [los poetas] nos envidiamos hasta los malos poemas».

Con casi noventa años, es lógico que el paso del tiempo sea uno de los temas tratados en la escritura de Wistawa Szymborska. Sin embargo, no aparece asumido de manera trágica, ni siquiera cuando se afirman sus peores consecuencias. Así, se muestra muy consciente de sus limitaciones, como puede leerse en “Mi difícil vida con la memoria”; un ilustrativo poema al respecto. La poeta polaca, más bien, se centra en las diferencias que implica, con lo que reafirma su defensa de la diversidad. De hecho, esa constatación de la hermosura de lo diferente lo lleva a un plano biológico, compartiendo su asombro ante la diversidad vegetal o animal en algunos poemas basados casi en la observación de campo.

Precisamente porque «el tiempo apremia», Szymborska se aferra a lo positivo de la vida y a lo que la genera. Así, construye esta premio Nobel un inteligente y hermoso alegato vitalista a favor de la imaginación y del respeto, escrito con precisión y gran frescura.

Aquí
Wistawa Szymborska
Traducción de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano
Edición bilingüe
72 páginas
Bartleby Editores, 2009
ISBN: 978-84-92799-06-0

http://bartlebyeditores.blogspot.com/
http://www.bartlebyeditores.es/

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *