Starcraft 2: Alas de Libertad

Categoría: Análisis,Videojuegos | y tagged con | | | | | | |

Por Daniel García.

Solamente de Blizzard me podría esperar que perfeccionaran lo perfecto. Han tardado más de una década pero ya está aquí, la secuela del más grande videojuego de estrategia en tiempo real y máximo exponente de la competición electrónica. Terran, Protoss y Zerg se vuelven a ver las caras por el dominio absoluto de la galaxia.

La primera parte de lo que se dijo iba a ser una trilogía ya está en las tiendas desde el pasado 27 de julio, Starcraft 2: Wings of Liberty, esperando a los pocos que a día de hoy no disponen ya de una copia y que deben vivir en una cueva sin agua corriente. Esta división en tres entregas desconcertó y decepcionó a fans y asiduos jugadores que consideraban que Blizzard pretendía cobrar tres veces por un único juego, sin embargo, fuera para demostrar lo contrario o no, la compañía norteamericana ha apostado muy fuerte por la faceta “monojugador” del título, y en concreto por la campaña que posee ahora considerables mejoras, cambios y dulces para todos, hasta el punto de que hace sombra al modo multijugador, obvio pilar central del juego desde hace años.

La campaña, además de narrar la historia principal, nos permite gestionar nuestras tropas y ejército entre misión y misión, dándole ligeros toques RPG, con los que podremos ir investigando o comprando mejoras para ir personalizando nuestro tipo de juego, además de que entre misión y misión volveremos a nuestra base de operaciones donde podremos charlar con los miembros de nuestra tripulación. El resultado: 26 misiones en total que podremos ir completando en cualquier orden, además de ciertas ocasiones en las que tendremos que elegir entre dos posibilidades para la misión lo que cambiará drásticamente el resultado. Lógico entonces que tras experimentar la magnitud de la campaña básica del juego nos sintamos algo desnudos en multijugador sin nuestras mejoras, puestas a punto o unidades especiales. Sin embargo, retomando el tema de la trilogía, la trama principal sí que muestra signos de haber sido dividida en tres ya que el 50% de las misiones, aunque relevantes para la trama, quedan algo alejadas de la historia central planteada, y sólo vemos la auténtica historia avanzar en las partes finales del juego.

Sin meterme todavía en la parte multijugador, Starcraft 2 dispone de algo más de contenido para disfrutar uno sólo, además de los clásicos logros que podremos desbloquear de infinidad de maneras, el juego dispone de una serie de desafíos para el jugador que ponen a prueba sus capacidades superiores como comandante que le irán enseñando hasta al jugador más novato las claves básicas del juego mediante retos concretos. Por otro lado tenemos a nuestra disposición el recurrente editor de mapas que se incluyó hace casi veinte años con el segundo Warcraft y que se ha ido perfeccionando desde entonces. Lo que tenemos entre manos es una herramienta increíblemente potente que nos permite la creación de todo tipo de mapas usando el motor básico de Starcraft 2; cabe decir que a día de hoy ya existen juegos de diversos géneros creados con ese editor y un ejemplo es el minijuego Lost Viking que se incluye en la campaña.

En resumen Starcraft vuelve más y mejor, más grande, con más contenido, más batallas, más sangre, más competición, más posibilidades, más contenido. Si no aprovecháis la oportunidad de subiros al que seguramente sea el menos juego del año, os arrepentiréis.

Lo mejor:
– El mejor RTS del mundo y de la historia vuelve con más de todo lo que ya le hizo grande.
– Una campaña sublime que reimagina la jugabilidad para una persona de los RTS y le da un toque cinematográfico.
– Un editor de mapas que permite la creación de cualquier juego y que nos dará interminables horas de juego.
-Un multijugador enorme y genial perfeccionado a lo largo de dos décadas.
Lo peor:
– La historia central se queda un poco coja.
– El multijugador y desafíos no son para jugadores noveles.
– Se echan en falta un par de innovaciones más en los tres ejércitos.

Nota: 9.5/10 Personalmente, lo mejor de este año, el regreso del más grande no decepciona y ofrece una renovación o dos al género. Resucita a tu Pc con este juego que no te puedes perder.

Related Posts with Thumbnails

3 respuestas a Starcraft 2: Alas de Libertad

  1. Vale yo soy uno de estos tíos que vive en una cueva sin agua… maldita sea, al final voy a tener que probarlo aunque me tira para atrás lo que comentas de que la historia es floja…

    Néstor
    9 agosto 2010 at 4:34 am

  2. No hombre, la historia mola, la campaña es toda una experiencia super molona y cinematográfica. Peeeeeero sigue dando la sensación de que es un tercio de la historia global. Y la ultima pantalla es descerebrantemente cabrona.

    Daniel García Nebrera
    9 agosto 2010 at 11:39 am

  3. Yo he podido jugar hasta la mitad de la campaña y la verdad es que está genial. Nunca he sido demasiado fan de los RTS y no creo que me merezca la pena jugar al online, pero como historia merece mucho la pena.

    La otra mitad no he podido jugarla porque el juego fundió (literalmente) mi fuente de alimentación. Hay un bug gráfico muy curioso por ahí que calienta el hardware del PC a más no poder…

    David Tejera Expósito
    9 agosto 2010 at 13:04 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *