Entrevista a César Fernández García

“La literatura procura esculpir la realidad deforme

Por Miguel Luis Sancho.

 

Hemos charlado esta mañana con el escritor César Fernández García que, durante el 2010 nos ha ofrecido novelas como El desafío de la leyenda (editorial Brief) y El hijo del ladrón (editorial Bruño). Hoy hablamos con él de su novela Ellos con la que ha ganado el XXV Premio Jaén de Narrativa Juvenil publicada por la editorial Montena. Ya en 2007 quedó finalista de dicho premio con El e–mail del mal  (editorial Alfaguara). César Fernández García es autor de cerca de una treintena de obras, traducidas a varios idiomas. Ha sido galardonado también con el premio La Galera por La última bruja de Trasmoz. En junio del 2010, su novela No digas que estás solo ha sido incluida en la Lista de Honor del XLIX Premio CCEI.

Ellos resulta una historia impactante y sensible sobre el eterno tema de la identidad, la apariencia y el misterio de la vida humana. La protagonista es Paloma, una joven de 20 años. Cuando el cardiólogo le recomienda descansar, tiene muy claro que la casa de su tía Teresa, en Formentera, será el lugar ideal. Allí podrá relajarse, contemplar la naturaleza y dedicarse a su gran pasión: escribir. Sin embargo, los isleños creen que personas como Paloma pueden convertir la isla en un auténtico infierno.

P. ¿Qué has pretendido con la novela Ellos?

R. Contar una historia que emocione y que explore algunos aspectos de nuestra vida. La literatura pretende esculpir la realidad deforme. No es poco, ¿no? 

P. ¿Cuál fue el origen de Ellos?

R. Una pesadilla, en la que yo me encontraba solo en una isla desierta. Estaba solo, pero cientos de ojos me espiaban. Al despertar, supe que tenía una historia donde sólo debía esforzarme por buscarle el sentido. Muchas novelas surgen así. Sospecho que, en ese sentido, los hombres y las ficciones compartimos un mismo origen. Todos somos hijos de un sueño lleno de sentido.  

P. En Ellos conviven temas muy diversos. Van desde la metaficción y el amor hasta el problema de la identidad, los miedos atávicos y la muerte. ¿No te has arriesgado demasiado manejando tantos contenidos?

R. ¡Qué va! Al final, todo se reduce a presentar la razón frente a lo inexplicable. Esta oposición sostiene todos los grandes temas del arte: desde el amor hasta la muerte. Nuestra vida es así y Ellos lo refleja.

P. ¿Consideras que Ellos aporta soluciones al tema de la identidad?

R. ¿Soluciones? ¡Por favor! Una ficción no tiene que salvar el mundo. Basta con que intente otorgarle un sentido. Me he parado a imaginar qué pasaría si enfocáramos el tema de identidad desde otra perspectiva. Nada más. Sólo he procurado hacerme preguntas. No he hallado respuestas contundentes. Pero el ejercicio intelectual ha merecido la pena.

P. Uno de los personajes que más me ha llamado la atención es la alcaldesa Amparo. No vamos a desvelar el desenlace de la novela, pero podemos decir que Amparo va conociendo el sentido y el peso de algunas miradas. ¿Qué has querido contar a través de este personaje?

R. Amparo, como el resto de los personajes, representa una faceta del ser humano. Aprenderá a dirigir sus miradas. Hacia el exterior y hacia el interior de ella misma. Pero con eso no le bastará. Le hará falta soportar los ojos de los demás. Sobre todo, de su amiga Paloma. No la vida, sino la forma de mirarla, es la que hiere o da la felicidad. ¿No te parece?

P. En Ellos, como en otras novelas tuyas, encontramos a alguien que se enfrenta al  proceso de creación de una novela. ¿Por qué ese elemento recurrente? ¿Se trata de un símbolo?

R. Escribir es mi forma de vivir. Para mí, ambas actividades son caras de la misma moneda. Cuando la protagonista de Ellos cree escribir una novela de ficción, en realidad está escribiendo su propia vida real. Constituye su razón de existir. Paloma es autora y personaje de sí misma. En ese sentido, la vida de cualquiera de nosotros es una novela donde nos creamos.

P. ¿Qué ha de tener un relato para que enganche a los jóvenes del siglo XXI?

R. Pues lo mismo que siempre: una historia que los remueva. Si les damos sólo entretenimiento, pues bueno, podrán pasar un buen rato. Pero cualquier videojuego les puede proporcionar eso. Se engancharán a la lectura sólo si ésta les abre los sentidos ante la complejidad y magia de la realidad. El auténtico relato nos sitúa ante la profundidad del ser humano. Si el libro es capaz de llevarse en volandas al lector hacia esas aventuras, vencerá a cualquier videojuego.

P. ¿Qué cambios en los libros del siglo XXI crees que son más llamativos? ¿El formato digital quizás?

R. ¡Bah!, los cambios son puramente formales. Lo sustancial es la comunicación entre autor y lector. Eso no ha cambiado. Eso ha sido, es y será el auténtico reto de la literatura.

P.  Has escrito novelas de terror, de aventuras, de intriga, cuento infantil, poesía… ¿en qué género te sientes más a gusto?

R. Soy un autor todoterreno. Lo que me importa es tener una idea y conseguir darle forma. A veces, la forma son los versos. Otras, un diálogo o una escena de miedo.

P. Lo intentaré de otra forma. Has escribo muchos libros… ¿Con cuál te sientes más satisfecho?

R. ¡Qué pregunta! Los libros son los hijos de un escritor. Han nacido de circunstancias concretas de nuestra vida, crecieron junto con nuestras vivencias… El autor no puede querer a un hijo más que a otro. Ellos surgió de la necesidad de reflexionar sobre mi propia identidad como creador y como persona. No digas que estás solo nació de mi deseo de plasmar la empatía entre seres humanos que no han coincidido en la misma época. El hijo del ladrón creció en mi cabeza durante un periodo de mi vida en que no cesaba de preguntarme sobre la niebla que envuelve al amor. Y así te podría estar hablando de cada uno de mis libros.

P. ¿Qué receta manejas para conseguir libros de éxito?

R. Yo no persigo el éxito. Persigo el disfrute, el misterio de la vida y la belleza. Persigo las historias capaces de conmover, de hacernos sentir que estamos vivos y de que merece la pena seguir. Afortunadamente resulta que hay muchos lectores que les interesa lo mismo. ¡Y nos entendemos!

P. Me consta que mantienes un contacto cercano con tus lectores. ¿Qué te dicen? ¿Cómo influyen sus opiniones en tus novelas?

R. Gracias a los encuentros de autor que las distintas editoriales organizan en los colegios e institutos, puedo charlar con mis lectores. Se aprende muchísimo de ellos. A menudo me marcho de los centros con el germen de una nueva novela en la cabeza. Sus preguntas, sus comentarios, sus miradas y sus risas abonan mi mundo interior. Ese contacto tan directo con nuestros lectores es una de las grandes ventajas que tenemos los autores de literatura infantil y juvenil. Sí, somos afortunados.

Related Posts with Thumbnails

4 respuestas a Entrevista a César Fernández García

  1. Muy interesante la entrevista al escritor César Fernández García. Ya conocía algunas novelas suyas como No digas que estás solo. Ojalá que os sigáis haciendo eco de las aportaciones de los buenos autores de literatura infantil y juvenil. De esta forma contribuís a que existan lectores entre las nuevas generaciones.

    Anabel Vázquez
    24 noviembre 2010 at 16:03 pm

  2. Me ha encantado la entrevista a César Fernández García. Acertadas preguntas y sugerentes respuestas. Da gusto leer entrevistas de este nivel.

    Luis Eduardo
    24 noviembre 2010 at 16:08 pm

  3. La novela Ellos me pareció muy muy original. Bien escrita, inteligentemente urdida y sorprendente en su resolución. La recomiendo.

    Teresa Olmos
    24 noviembre 2010 at 20:17 pm

  4. Excelentes las respuestas y al mismo nivel las preguntas. Esta entrevista nos descubre no sólo los entresijos de un gran autor, sino también los de la propia literatra juvenil. Es un verdadero programa digno de seguir.

    Julo César Romano
    25 noviembre 2010 at 13:44 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>