El experimento azul. Fase 1

Blue Station: Entra en la espiral

 

Por Laura Muñoz.

El 31 de diciembre del año que acabamos de despedir, encontré esta entrada en Facebook:

”Decía el gran autor de novela negra Ross MacDonald que el corazón humano es un martillo azul. Sin su latido, la página blanca del uno de enero carecerá de sentido. No hay futuro sin martillo azul. Y esas ideas -novela negra, futuro, martillo azul- van a determinar la búsqueda que emprendo en este instante: tres escritores de novela negra para una aventura futurista y azul. Sus nombres deben estar escritos en la luz que sostengo. Emprendo la busca. Mientras, sed felices. Bombead sin miedo vuestro martillo azul.”

Lo firma el escritor Fernando Marías, que se queda tan ancho (y largo) después de disparar a bocajarro sus intenciones.

Yo no. He escuchado el silbido de la bala rozando mi oreja y tengo que investigar de qué va todo esto, comprobar si puedo entrar en la bola azul que sostiene en su mano y que tanto me llama la atención.

Espero tres días para saber más y comenzar a pensar en el plan que voy a seguir para aclarar este entuerto, eso sí, sin que pierda su tono celeste… El 4 de enero, Fernando se pregunta públicamente si es posible organizar una serie de mesas redondas, talleres literarios y debates online y yo, en mi intimidad, le respondo un SI gigante y rotundo. La recámara vibra ante el presentimiento de que una nueva bala saldrá pronto, y no se equivoca:

“Decido inaugurar mi experimento azul con un tema sobre el que llevo tiempo meditando: ¿PODRÍAN LOS VIDEOJUEGOS LLEGAR ALGÚN DÍA A CONTENER LITERATURA?

Mi SÍ crece un poco más en ansiedad cuando a esta entrada en “face” añade que emprende la búsqueda… ¡Ay, madre!  Ahora sí que no puedo dejar de seguir los avances de la bola azul,  ya NO.

Han pasado unos días y Fernando nos revela que Carlos Salem (autor que irrumpió en el mundo de la novela negra en 2008 y ahora pasea su Matar y guardar la ropa en Francia y Alemania) y David Torres (ganador del premio Hammett y futuro reestructurador del género negro con su próximo proyecto Punto de fisión), son dos de los tres autores de novela negra que no han tocado una consola de videojuegos y compartirán, a partir del día 14 de enero y a través de sus blogs, la experiencia que les llevará a la respuesta que Marías busca.

Pero son tres.

Me falta uno.

Resta saber el último ingrediente para que la bola azul esté al completo y, supongo, brille en todo su esplendor. Mientras espero y pulso F5 en mi Pc de forma compulsiva, entiendo que no hay nada que hacer para acelerar el proceso, así que no me desconecto -ni de coña – de mi sesión de Facebook a la espera que Fernando lance la bomba. Tarda un par de días en hacerlo, pero al fin tengo todas las fichas para empezar a jugar.

¡Ya estamos todos!

El proyectil tan esperado es Vanessa Montfort (ha reinventado la Gran Manzana mezclando novela negra, superhéroes y cine en su Mitología de Nueva York), que pondrá el tinte femenino e indispensable para que todo esto funcione. Desgarradora en la imagen que nos lanza y con un gesto que atraviesa la pantalla, da un toque sutil  con sus uñas esmaltadas, despertando algo dentro de quién mira. Ella también ha dado el Sí a Fernando y yo… Yo sólo quiero que empiece la pelea.

No ha sido en vano lo que he ido persiguiendo, siempre siguiendo el bucle celeste, y tengo conmigo al CREADOR y, por ahora, para mí solita. Me pregunto si querrá compartir el secreto del Experimento Azul… nada tan simple como trasladarle mi cuestión.

P.: Fernando, hay seguidores de Facebook que se suman a mi curiosidad por la bola de luz y me piden pistas respecto al Experimento Azul. Ya que hemos encajado perfectamente los proyectiles que has ido lanzando durante algo más de una semana (y a los que hemos sobrevivido), ¿nos curarías las heridas con la primicia de una explicación?

R.: Siempre hay que estar inventando cosas. Y atendiendo a las propuestas que nos regala la tecnología. Hace tiempo que pienso en organizar, de alguna forma aún por definir, una especie de mesa redonda virtual entre distintos blogs, y con expertos blogueros como ponentes o tertulianos. Es, como el propio título dice, un experimento, que tendrá lugar a lo largo de cuatro semanas en los blogs de tres reconocidos escritores de novela negra, blogueros y activistas de Facebook. 

P.: Es curiosa la selección de fichas que ya han comenzado a moverse a lo largo y ancho del experimento: una mujer llamativa (teniendo en cuenta todas las connotaciones que supone y en todas sus vertientes), un tipo que hace lo que quiere (y bien) con pañuelo negro en la cabeza y otro más que se declara buscador de la oscuridad. Los tres juegan magistralmente a la novela negra entre muchas otras actividades oscuras ¿Qué hizo que te decidieras por estos tres angelitos?

R.: El criterio esencial es el expuesto antes. En primer lugar, Vanessa, David y Carlos son escritores reconocidos y sólidos. Además, agitan constantemente la red con sus propuestas, y tienen pasión por las ideas nuevas. Hay que reconocer que el trío funciona. Las fotos que nos ha hecho Asís G. Ayerbe, otro gran creador sumado al proyecto, parecen la imagen de una serie nueva de televisión, me encanta. 

P.: A los tres les planteas la misma pregunta, que deben desarrollar mientras juegan a una consola de videojuegos (hay que decir que el trío no ha rozado una antes de esto): ¿SE PUEDE HACER NOVELA NEGRA EN UN VIDEOJUEGO? ¿Con sus respuestas buscas la tuya propia o ya tienes una?

R.: Hace tiempo conocí un videojuego de Nintendo que era una novela negra virtual. Y me fascinaron las posibilidades de fusión de ambos campos. Estoy convencido de que antes o después los escritores se sumarán a la creación en el campo del videojuego. Pensé trasladar mis inquietudes al trío Vanessa-David-Carlos, y ver qué opinaban al respecto. Las reglas del Experimento azul son simples: entregué a cada uno de ellos una consola y un videojuego nuevo, Ghost Trick, también de Nintendo, y les pedí que se dejaran llevar por las propuestas del juego, una historia detectivesca con muchos elementos de novela negra, y relataran sus impresiones.

P.: Dicho esto, sólo nos queda esperar que las tres fichas no paren de lanzar los dados virtuales durante un mes, tiempo durante el cual el martillo azul va a ser el que bombee todo el proyecto. Fernando, tienes que decirnos dónde podemos seguir los avances del Experimento Azul.

R.: En los blogs de los tres protagonistas, y en sus muros de Facebook.

El blog de Vanessa Monfort.

Tropezando con melones   Blog de David Torres.

El huevo izquierdo  Blog de Carlos Salem.

Me siento agradecida de poder saber un poco más y ansiosa por seguir descubriendo. Fernando, ¿puedo lanzar una invitación a todos los lectores de Culturamas para que sigan esta nueva obsesión en la red?

R: Puedes invitar a quien quieras. ¿Cuál es la característica del futuro? Que cada vez parece más abierto a todas las participaciones. Porque tras el Experimento azul vendrán otros…

Y, como Fernando tiene que enviar a uno de sus clones -por miedo- a visitar a sus angelicales fichas, terminamos este encuentro como lo empezamos: vaciando nuestra particular Colt.

Estáis en Facebook y es azul.

Estáis en Culturamas y es azul. Sorry, no hay vuelta atrás, habéis entrado en el EXPERIMENTO AZUL.

Ahora, tratad de salir – o no…-.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.