No estoy limpia

Categoría: Críticas,Poesía |

No estoy limpia

Inma Luna

Por Alberto García-Teresa

 

Pocos títulos más explícitivos y representativos podemos encontrar como el de este poemario. Con un verso de dicción clara, lenguaje sencillo y referentes cotidianos, la cuentista y poeta Inma Luna saca a la luz las impurezas de un acontecer que abandona lo impoluto, que busca en lo turbio el contacto y la intensidad de la vida, intentando ofrecerse plenamente, sin mediaciones.

 

Su segundo poemario, que mejora, partiendo de un mismo centro, la propuesta de El círculo de Newton, pues presenta versos más pulidos (es llamativo cómo controla el desbordamiento, cómo trabaja con la contención a pesar de explorar lo desatado) y esa precisión característica de la autora. La obra pone de manifiesto una expresión intimista, que trata de expresar la suciedad que guarda en su interior. La escritora busca desnudez con cierta agresividad, empujada por la rabia que nace en el dolor. De ahí la relevancia en los textos de lo carnal en ese sentido, que potencia el contacto pleno entre los seres humanos y que deja constancia de la materialidad de la existencia. No en vano, la relación amorosa comporta cierta violencia, impulsada por el deseo extremado en ansia.

 

De esta manera, su poesía expresa la dicotomía de anhelar el contacto pleno, por un lado, y, por el otro, evitar la exposición por temor al daño que pudiera ocasionarle su fragilidad.

 

Palpita, en todo caso, un deseo vitalista muy fuerte, a pesar de que «vivir escuece».

 

Los poemas están escritos desde un «yo lírico» muy singularizado que se dirige a una segunda persona, quien se convierte en objetivo de esa pulsión comunicativa (en forma de receptor o amante) que vertebra sus piezas. Sus textos (el libro contiene igualmente algunos poemas en prosa), así, se entregan al lector de manera generosa y abierta.

 

Además, se debe remarcar la utilización de referentes cercanos, urbanos y caseros, que permiten acotar el espacio para consolidar la intimidad que expresan los versos.

 

Aun así, a pesar de todo, Luna no renuncia a la mirada crítica del mundo, que se despliega desde la ternura pero sin complaciencia.

 

De esta manera, la poeta continúa creciendo con una escritura que, desde el intimismo, sabe hallar una voz propia, alejada del sentimentalismo y la condescendencia.

 

No estoy limpia

Inma Luna

82 páginas

Baile del Sol

2011

ISBN: 978-84-15019-47-3
http://www.bailedelsol.org/

http://www.inmalunatica.blogspot.com/

http://www.lacomunidad.elpais.com/inma66

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *