Planes diabólicos, de Hugh Macleod

Por Javier Marjalizo.

Todos tenemos planes, todos tenemos metas, sueños y objetivos que nos gustaría cumplir. ¿Y por qué no nos ponemos a ello y lo intentamos? Hay mil razones, en la mayoría de los casos económicas pero muchas otras veces se debe a la falta de decisión, por pensar que nuestros sueños no se pueden hacer realidad… pero no es así, porque al menos nos queda siempre el  intento.

 

Con esta premisa arranca Planes diabólicos, de Hugh Macleod, un libro fácil de leer que, con palabras claras y directas nos dirá que no todo es imposible, que hay que empezar creyendo en nuestro proyecto por encima de lo que los demás puedan opinar. Libro que, durante su lectura en muchos momentos nos parecerá sentir esa palmada en la espalda como diciendo, ¿ves como sí que puedes?

 

A lo largo de las páginas del libro iremos conociendo la amplia experiencia del autor en este tema y nos hará ver con muchas anécdotas y casos reales como para conseguir nuestro sueño el primer paso es intentarlo, tener una idea y, sobre todo, creer en ella.

 

 

Hugh Macleod

Hugh Macleod ha trabajado en grandes agencias de publicidad. En sus ratos libres dibujaba viñetas e historietas sobre el reverso de tarjetas y que actualmente vende en series limitadas. Tiene uno de los blogs más visitados de Internet (gapingvoid.com) y su pequeño ensayo “Cómo ser creativo” ya ha sido descargado más de un millón de veces. Es además CEO en Estados Unidos de Stormhoek, una pequeña bodega sudafricana a la cual está ayudando a convertir en todo un clásico.

 

Más información:

Planes diabólicos (Evil Plans)

Hugh Macleod (Trad. Daniel Menezo García)

ISBN: 978-84-92452-76-7

192 páginas, 13€, (7,50€ libro digital)

Editorial Empresa Activa, Colección: Gestión del conocimiento

Amabook

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.