Verdades que conviene escuchar. Lo último de Nacho Vegas

Categoría: Actualidad,Música,Música Chile | y tagged con | | | | |

Por Paloma Marín

Recortes, desempleo, familias en la calle y negocios en quiebra: el desencanto de este país ya tiene banda sonora. El contexto social amenaza ruina y su sonido destila el eco de  todo lo que se rompe. Algo a estas alturas demasiado familiar.

Escalofrío ciudadano y sensaciones compartidas que se condensan al milímetro en “Cómo hacer Crac”, el último gran paso de Nacho Vegas. Un auténtico ejercicio de canto comprometido con su tiempo que dará nombre al nuevo mini Lp que Marxophone tiene previsto publicar en Noviembre. La actualidad en forma de canción.

Un triste retrato de inercia contemporánea que suena desde hace semanas en la página web de la Fundación Robo: una plataforma colectiva nacida de la convulsión social y liderada por Roberto Herreros (Grande-Marlaska), Karlos Osinaga (Lisabö) y Joseba Irazoki (Atom Rhumba), cuyo leitmotiv es publicar cada semana música inspirada en el 15-M. “La idea surgió hace algunos meses. Me salieron varias canciones sobre el momento en el que empezaba a ocurrir todo. La primera, Ahora que estamos en pie, la empecé a escribir una tarde de abril y la terminé una semana después de las concentraciones”

Herreros define así el germen de una iniciativa que, espoleada por la agitación política, busca promover el posicionamiento del a veces adormecido colectivo artístico, para crear un marco de expresión que implique a músicos de inquietudes similares con el objetivo de escribir nuevas letras. Líneas que trasciendan el yo para centrarse en echar un vistazo a lo que ocurre fuera. Urgencia y rimas contundentes que pretenden convertir la frustración en energía y despojar a los autores del pudor que en ocasiones parecen sentir por tratar conflictos políticos en sus composiciones.

Un horizonte común y una irrepetible manera de interpretar la realidad que, en este caso y como es costumbre, Vegas conduce con maestría jugando a ligar la ironía con el absurdo mientras la sátira se transporta al sinsentido rutinario.

 

Cada mañana te despierta la sensación

de que hay alguien gritando a tu lado,

pero estás solo en la habitación.

Y desayunas leyendo la prensa

para saber lo que hay que pensar.

Lees tu horóscopo; eres Capricornio.

Te entra el pánico y bajas al bar.

 

[…]

 

Te informan de que han desarticulado

a la cúpula de la CEOE,

y de que solo habrá un nuevo principio

una vez consumado el fin.

Y una niña susurra a tu oído

que han desahuciado a la familia Botín

 

y que han cambiado el significado

de algunos verbos como “disfrutar”.

Y en la calle se hace un gran silencio,

pero si escuchas bien oirás un crac.

En toda España solo suena un crac.

En occidente solo se oye un crac.

 

Despidos, especulación, manipulación mediática y cuentas bancarias en rojo… Una composición a la altura de lo más bajo. Una crítica abierta y una imagen muy clara repleta de significado. La multitud se oye de fondo y avanzan los versos. El hartazgo es colectivo, los motivos evidentes. Crac.

Nacho Vegas se embarca así en la oleada de crispación que sacude a Europa sumando su voz a las seis nuevas canciones de “temática mucho más social” que compondrán su séptimo y esperado Ep. Un trabajo que verá la luz en formato vinilo de 7 y 10 pulgadas simultaneándose en las tiendas con la publicación del single “La gran broma final”, que incorpora la inédita “Me lo dijo un ángel” como cara B, hasta ahora sólo disponible en sus conciertos.

Un sendero de sobra conocido en la carrera del ex Manta Ray, habituado a publicar este tipo de mini-álbumes entre discos, con la valiente singularidad que esta vez dota a sus canciones de un trasfondo inconformista que venía siendo necesario.

“Como hacer crac” actúa de bálsamo en la herida, consigue arrancar sonrisas con lo sutil de su sarcasmo y ofrece una visión mucho más afilada de lo que proyecta cualquier telediario.  Manifestaciones, acampadas, enfrentamientos y una misma queja común: la escena habla por sí sola. El descontento está aquí, la credulidad ha muerto. Bailan los números y bullen las ideas: es el momento de gritar, de pensar, de cantar.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *