Navidades tecnológicas

Por José Manuel Pérez.

 

Querido amigo dummie:

 

Otro año más nos acercamos a otras navidades. Estas se caracterizan por la austeridad, por la crisis venidera (pues anda que no viene viniendo esta crisis), y lo que nos queda.

 

Menos luces, menos gasto, menos de todo, pero yo sigo viendo que muchos tiran la casa por la ventana, veo cómo se promueven esos regalos tecnológicos, no precisamente baratos. Teléfonos megachachis, libros electrónicos, consolas, etc… Todo un mundo en el que gastar, ¿y cómo es que la gente sigue gastando? Si el paro se acaba, hay menos ayudas, hay en definitiva menos dinero, ¿cómo es que seguimos manteniendo la caldera del consumismo caliente? Porque aunque este año el invierno no venga muy duro, hace frío, y hay que calentars. ¿De dónde salen tantas necesidades innecesarias?

 

Pues pensando, pensando, la tecnología sí nos hace la vida más cómoda. Pero, ¿realmente es necesaria ¿No estaremos añadiendo una preocupación más? Si un día viene un señor y nos corta la corriente, porque no hemos podido pagar ese recibo de energía, todos esos aparatejos eléctricos y electrónicos que tenemos dejarán de funcionar: ¿qué nos sucederá? ¿No estaremos consumiendo mucha mas energía de la necesaria? ¿No estamos usando aparatos de más que por un lado nos acomodan pero que por otro nos van a crear la mas grande de las incomodidades?

 

Pues sí, una gran incomodidad se nos avecina, y es que un día no vamos a poder respirar, el aire estará tan viciado y contaminado por la falta de árboles, por la falta de zonas naturales, por la falta de ríos, animales, etc.

 

Eso sí, yo podré verlo vía satélite a través de mi supermegaguay teléfono, smartphone decimoctava generación con GPS integrado y medidor Geiger de radioactividad acumulada (realizado de la más ecológica de las maneras) y mi traje antialergias varias, con extractor de humos indeseados totalmente protegido mientras tenga mis buenos fondos monetarios si supero esta crisis venidera.

 

No te digo esto para preocuparte, amigo dummie, es más bien para que este año te felicites las fiestas promoviendo mi nueva campaña “Quite un aparato tecnológico de su vida en vez de regalártelo”, quítatelo, te lo agradecerá tu bolsillo, el medio ambiente y mucho más.

 

Siento que esta campaña será un fracaso, pues hay mucha gente detrás de ese mp3 o ese libro electrónico… léanse los millones de ansiosos por llegar al nivel de crisis que nosotros solitos y con unas cuantas miles de millones de toneladas de contaminación hemos llegado.

 

Una vez más, amigo dummie, te he mezclado las churras con las merinas pero, todas ovejas, que en el fondo hacen falta para el pastor del bonito Belén, afectado por la crisis y mermado de figuritas varias (el caganet hay que ponerle sin zurullito, pues, uno, contamina y dos, con la crisis no se llena la barriga…)

 

Felices Navidades y fiestas a todos los hombres que les quede algo de voluntad (de la buena).

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.