Dentro del cubo blanco: la ideología del espacio expositivo

Por Alberto Peñalver Menéndez. 

 

Título: Dentro del cubo blanco. La ideología del espacio expositivo. Colección: Materiales de museología. Autor: Brian O´Doherty. Año: 2011. Formato: 23 × 17 cm; 112 p. Encuadernación: Rústica. Idioma: Castellano- ISBN: 978-84-96898-70-7. Precio: 18 €.

 

¿Por qué las paredes de los museos son siempre blancas? ¿Por qué los cuadros cuelgan de los muros y no se disponen en el suelo o el techo? ¿Por qué se nos exige ese silencio sepulcral cada vez que entramos en una galería? ¿Quién colocó el cartel de “No tocar” en el museo?

 

Brian O’Doherty (1928) da respuesta a estas preguntas en Dentro del cubo blanco, una recolección de textos publicados por el artista irlandés en la revista de arte Artforum entre los años 1976 y 1981. Estos ensayos, hoy considerados como clásicos por críticos, historiadores y artistas, abordaron por primera vez en la teoría del arte el estudio de la galería como marco espacial determinante en la concepción de la obra. La galería es, según O’Doherty, un contenedor que, además de influir en la percepción de la pieza, se encarga de perpetuar un sistema ideológico conservador en el que el arte es arrancado de la realidad y situado en un espacio atemporal e infinito. El museo se convierte en un mundo idealizado e idealizante que sacraliza su contenido e impide que la obra se integre en la vida, divorciando el significado del significante.

 

Las reflexiones O’Doherty desvelan una serie de interacciones ocultas entre el plano pictórico, la pared y el marco, y trazan una genealogía oculta del museo que se remonta a las pinturas rupestres y que alcanza los experimentos de Duchamp, Klein, Arman o Christo, entre otros, por deshacerse de las imposiciones ideológicas del museo y crear un nuevo espacio expositivo. Esta revolución, que O ‘Doherty fecha como fracasada, acaba desdoblándose a la lógica del mercado de los años 80.

 

O ‘Doherty aporta en Dentro del cubo blanco una batería de herramientas que sirven tanto al estudioso como al aficionado a la hora de interpretar la obra de arte y el contexto que la contiene. Se trata de un libro cuya lectura cambia irremediablemente la visión del espectador: a partir de ahora el museo pasa a entenderse como un ente constrictivo y profundamente reaccionario. Para bien o para mal, la ingenuidad ha desaparecido.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *