“Minuto 200” de Frank Benítez, Mejor Corto Iberoamericano en el FICG 2012

 

Por Alexander Acosta Osorio

 

 

 

Frank Benítez Peña, graduado de la Universidad Nacional de Colombia Escuela de Cine y  ex alumnus de Berlinale Talent Campus en el 2005 es el director del galardonado como el mejor corto ilberomaericano en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara 2012.

Benitez trabajó como ayudante de dirección en Karen llora en un bus (2011) dirigida por Gabriel Rojas, estreno mundial en la Berlinale 61.

¿Quién es Frank Benitez? ¿Qué lo inspira? 

Despues del estreno  mundial de Minuto 200 en IN THE PALACE film festival en Bulgaria, y su reciente triunfo en Guadalajara, Minuto 200 fue seleccionado para participar en la septima edicion de ECU The European Independent Film Festival ( Festival Europeo de Cine Independiente) que se ha celebrado en París del  30 de marzo al 1 de abril.

 

– ¿De donde viene la inspiracion de su cortometraje?

– Usualmente mi inspiración viene de los lugares que visito o simplemente de una imagen que se ha quedado grabada en mi memoria. En este caso fue la de una casa en el pueblo donde nací, una casa casi en ruinas que tenía en su fachada un letrero que ofrecía minutos para llamadas a móvil, enseguida me intrigó porque parecía que la casa o sus habitantes estuvieran vendiendo el tiempo que les quedaba de vida. De ahí surgió la historia de Minuto 200.

 

– ¿En el proceso de hacer un corto, cuáles son las cosas más importantes que se deben considerar?

– La idea y las ganas de querer hacerlo, pero sobretodo una determinación que raya en la terquedad.

 

– ¿Para usted, qué hace una película exitosa o un fracaso?

– Es dificil, tiene que ver con muchas cosas y no existe una formula para el éxito garantizado. Pero sé que tiene que ver con identificarse con el público, que sea algo que toque sus sentimientos, ya sean de tristeza, nostalgia, alegría…  Que produzca una reacción en el espectador. Las historias que no hacen contacto a ningún nivel seguro que no tendrán éxito. Los temas universales como el amor tienen grandes posibilidades, aun así creo que el autor debe hacer lo que quiera expresar en ese momento.

 

 

– ¿Cual es el aspecto mas retador en el proceso de producir una cinta?

– Dos básicamente, primero lo fue el conseguir la localización ideal para rodar y afortunadamente una vez la tuvimos esto trajo lo segundo, ya que los protagonistas de la historia vivían allí, y fue algo maravilloso porque aunque se trataba de personas que nunca en su vida habían estado frente a una cámara, se entregaron con toda su humildad y nobleza al proyecto.

 

– ¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo de hacer sus propias películas? ¿Hay algo que haría diferente?

– Lo bueno: la gente, siempre o casi siempre es así. Con quien trabajas, a quien conoces, los que te ayudan en el proceso. Es una colaboración y eso es muy bueno.

Lo malo: la búsqueda de presupuesto. No es fácil  hacerlo pero tampoco imposible.

Lo feo: bueno, en este caso concreto es la falta de difusión, sobretodo los cortometrajes en Colombia pasan desapercibidos, a los canales no les interesan y no hay salas para proyectarlos, solo algunos festivales.

En cuanto al proceso, casi siempre es el mismo, lo que cambia es la idea y el deseo de superarse.

 

– ¿Cuál es su formato  favorito para rodar un cinta? ¿El formato es parte de la historia?

– El digital. Me otorga más libertad y tranquilidad a la hora de rodar. Pienso que rodar en 35mm o en 16 es cada vez algo más romántico que otra cosa.

 

– ¿Cree en los festivals de cine? ¿Cuál es su experiencia en el circuito de festivals?

– Totalmente. Es donde se vive el cine verdaderamente.

A decir verdad no tengo mucha experiencia, hasta ahora es mi segundo cortometraje y estoy muy contento con la aceptación internacional, hasta la fecha está seleccionado en 12 festivales. En Colombia aún no se ha estrenado.

 

– ¿Secretos del oficio que le gustaría compartir? Sea generoso.

– Lo que ya he dicho, perseverancia hasta la terquedad. No es ningún secreto, pero mucha gente se queda en el camino.

 

– ¿Cómo empezó su interés por el cine? ¿Y hoy a dónde lo ve ir?

– Desde que me acuerdo siempre me ha gustado el cine, tenía una lista de todas la películas que había visto, buenas y malas. Solo que el gusto por hacerlo sí se dio más tarde y continúa, ahora más que nunca.

 

– ¿Proyectos futuros? ¿Qué sigue?

– El largo.  Está en desarrollo, en la etapa dura de la consecución de recursos.

– ¿Qué significa este reconocimiento para usted y su equipo? ¿Cómo se siente al estar tambien en la sección oficial en ECU?

– Siempre va a ser bueno que reconozcan tu trabajo, que lo valoren, sobretodo cuando has hecho lo que más te gusta. El premio de Guadalajara es un logro tanto personal como del equipo. Una confirmación de que las cosas se han hecho bien. La selección en ECU forma parte también de ese reconocimiento, algo que empezó con nuestro estreno mundial en Bulgaria!, y que lo hace aun más especial. Para nosotros es importante no solo mostrar este trabajo en Latinoamérica, sino también en el resto del mundo y el hecho de que ECU sea uno de los principales festivales de cine europe nos hace sentir orgullosos. Si hablo en plural es justamente porque ha sido un trabajo en el que muchos colaboraron y el mérito es también colectivo

.

Trailer de 200 Minutos

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *