Entrevista a Florencia Bonelli por “Caballo de fuego. París”

 

Por Benito Garrido.

 

A propósito de su última novela titulada Caballo de fuego. París (Editorial Suma de Letras, 2012), hemos entrevistado a la escritora argentina Florencia Bonelli, uno de los buques insignia de la actual novela romántica.

 

Florencia Bonelli (Córdoba, Argentina) inició su exitosa carrera de escritora en 1999. Con títulos como Bodas de odio, Indias Blancas, El cuarto arcano y Me llaman Artemio Furia, todas ellas enmarcadas en los acontecimientos históricos del siglo XIX argentino, se convirtió en la referente actual de la novela histórico romántica de Argentina. Otras novelas como Marlene, que transcurre en el barrio de La Boca a principios del siglo XX, o Lo que dicen tus ojos, en la exótica Arabia Saudí, han terminado de confirmar su éxito entre miles de lectores en todo el mundo. Sus libros se han publicado en América Latina, España, Portugal y Alemania. Su nueva novela, Caballo de fuego. París, forma parte de una trilogía que continuará con Caballo de fuego. Congo y Caballo de fuego. Gaza.

 

Caballo de fuego. París.  Florencia Bonelli.  Editorial Suma de Letras, 2012.  Novela.  535 páginas.  21,00 €

 

Las historias de amor nunca pasan de moda. Al contrario de lo que pueda parecer visto el panorama social y económico que vivimos, cada vez tienen más adeptos y seguidoras, sobre todo si se trata de relatos estudiados, perfectamente documentados y bien escritos como este. En el marco del siempre latente conflicto palestino-israelí y con una amenaza atómica como telón de fondo, Matilde y Eliah vivirán una historia que los llevará a recorrer el mundo y los enfrentará a los peligros que acechan a quienes se atreven a desafiar a los imperios dominantes.

 

Él es un señor de la guerra, ella, una luchadora por la paz. Eliah Al-Saud es un hombre excéntrico y poderoso, emparentado con la familia reinante de Arabia Saudí, vive en París y dirige una empresa de seguridad que, en realidad, oculta actividades de defensa y de espionaje ofrecidas al mejor postor. Matilde Martínez es una joven pediatra argentina que sueña con curar a los niños más desfavorecidos y trabajar para una ONG en el África. El destino la pondrá en el camino de Eliah, y será en París donde la atracción que se inspiran los unirá. Sin embargo, los secretos que ambos guardan celosamente pondrán en riesgo no sólo su amor, sino sus vidas.

 

Entrevista:

 

P.- ¿Qué va a encontrar en Caballo de fuego el lector novel de Bonelli?

Va a encontrar todos los ingredientes necesarios para componer una novela de entretenimiento, de esas que a veces uno se puede leer en tres noches (durmiendo poco obviamente). Va a encontrar mucha pasión, mucho romance, intriga internacional, espionaje, robo de fórmulas, creación de bombas atómicas, localizaciones por todo el mundo (París, Buenos Aires, Gaza, Bagdad)… como decía, elementos que enganchan al lector página tras página.

 

P.- ¿Cuál fue la idea principal que sirvió de detonante a la novela?

Yo quería escribir la historia de una chica que trabajase en una ONG médica. Matilde es una chica cordobesa (de Argentina, como yo), cirujana pediátrica, de apariencia angelical pero valiente como para usar un bisturí. Hablé mucho con gente de Médicos sin fronteras para informarme del tema, y de las experiencias que esas personas habían vivido en diferentes países. Básicamente esa era mi idea, y a partir de ahí, el libro fue cogiendo un volumen tan importante como para crear un personaje totalmente antagónico como es Eliah que es un mercenario. Una mujer altruista y un hombre que es un soldado profesional. El desafío por tanto, era hacer que estos dos personajes llegaran a enamorarse. Ese fue el detonante clave de la novela.

 

P.- ¿Es el género romántico-histórico (reciente este caso) el principal abrigo de tus historias?

Sí, sin duda. El meollo de mis relatos es una trama romántica con un trasfondo histórico sólido y bien ensamblado, y creo que eso es lo que atrae a la mayoría de mis lectores, incluso a los hombres. En Argentina cuento con gran cantidad de seguidores masculinos, que en muchas ocasiones son los esposos de las lectoras primeras, que al ver la atención de ellas, sienten curiosidad por el libro y también quedan enganchados a la historia, y comparten la vivencia de la lectura.

 

P.- Aventura, acción, intriga, pero principalmente romance. ¿Novela de personajes?

Sí, el desarrollo psicológico de los personajes está muy cuidado. Me esmeré en crear todo tipo de personajes, que adecuadamente desarrollados (incluso los secundarios) puedan llegar a producir empatía con el lector.

 

P.- Eliah mercenario, Matilde pediatra en ONG… Los caracteres no pueden estar más enfrentados. Pero ¿es ahí precisamente donde reside el atractivo de estos personajes?

Puede ser. Me sale sin darme cuenta, pero en mis libros siempre es así, personajes totalmente enfrentados y diferentes que llegan a enamorarse: el indio y la cristiana, o  la cantante de ópera y el bailarín de tango. Inconscientemente quiero demostrar que el amor lo iguala todo: cuando hay amor las diferencias personales desaparecen. En el caso que nos ocupa, la tarea no fue fácil pues ambos vienen de mundos totalmente opuestos.

 

P.- Gran profusión de personajes en tu novela. Todos adecuadamente definidos y justificados dentro de la trama. ¿Buscas referentes reales para dibujar personajes?

No, lo que siempre digo es que a mí me gustaría ser como la protagonista, como Matilde, tener ese tipo de bondad. Pero no, no hay referentes reales que me sirvan de ejemplo. Y en el caso de Eliah, tomé la identidad (características) del caballo de fuego del zodiaco chino. En mi país cada vez hay más psicólogos que al mismo tiempo son astrólogos, y que se basan en la combinación de ambos métodos para ver la personalidad de la gente.

 

P.- ¿Has tenido que documentarte mucho para poder escribir esta novela?

Sí, el trabajo de documentación y estudio ha sido arduo. Pero no solo a nivel geográfico sino también histórico y político. No es cuestión de reflejar lo que ocurre y puedes ver por televisión, sino también de analizar los antecedentes que han desembocado en las situaciones actuales. En los volúmenes de Gaza y Congo que son continuación de esta serie entro en muchos detalles históricos que son decisivos para seguir la trama. También, como te decía, tuve que entrevistarme con mucha gente, desde un soldado israelí hasta un médico destinado en Liberia. Y como no, empaparme del trabajo periodístico de todos los profesionales que realmente han vivido las situaciones políticas y humanas que yo relato.

 

P.- ¿Caballo de fuego ya nació como trilogía o eso vino al finalizar la parte de París?

Cuando yo empecé a crear el libro, no tenía previsto que se convirtiese en una serie, pero conforme iba escribiendo el mismo, vi en lo que se iba convirtiendo, y entonces fue cuando llamé a mi editora para comentarle que iban a ser tres libros en lugar de uno. Ella se echó las manos a la cabeza pues sabe que mis libros son muy extensos, y que éste se convertiría en un proyecto importante. Dada la magnitud en páginas del resultado, decidimos configurarlo como una trilogía asociada a cada una de las localizaciones donde se desarrolla la acción.

 

P.- ¿Cómo definirías tu estilo de escritura?

Creo que soy una escritora popular, que escribe para el pueblo, para todo tipo de público, para que todo el mundo me entienda. No pertenezco a ninguna élite literaria ni escribo historias difíciles de comprender. Escribo sobre la vida de la gente, puedo llegar a relatar historias muy profundas pero que espero sean accesibles a cualquier lector.

 

P.- ¿Crees que al leer novela romántica uno termina involucrando sus propios sentimientos?

Sí, incluso hay gente que cambia su vida a partir de estos libros. Ha habido alguna lectora que me escribió para decirme que dejó su relación después de leer una de mis novelas, la cual le había abierto los ojos. Son libros tan intensos que involucran al lector hasta el punto de no poder dejar de leerlos o buscar siempre el momento para retomarlos. Un libro puede llegar a cambiar la vida. A mí misma en concreto fue un libro el que me llevó a hacerme escritora. Entiendo lo que un libro puede llegar a hacer en las personas.

 

P.- ¿Por qué la novela romántica normalmente está muy bien respaldada por público y no tanto por la crítica?

Habría que preguntarles a los críticos qué es lo que no les gusta, y por qué eso que quizás a ellos no les gusta, puede agradar a un volumen muy importante de gente que sigue este tipo de historias. Estos libros que son más fáciles de digerir, pueden llegar a hacer que gente que hasta ahora no leía, se lance al mundo de la lectura. Y eso es fantástico, pues a partir de ahí, quizás alguno de esos nuevos lectores se enfrente luego a lecturas más complejas de escritores reconocidos. Es cuestión de provocar el amor a la lectura, y si empieza por libros fáciles pues es un buen camino.

 

P.- ¿Escribes más sobre la realidad o sobre como te gustaría a ti que fuera?

Hago las dos cosas. En este libro por ejemplo, creo a Matilde que es como a mí me gustaría ser, esa generosidad absoluta, su entrega. Pero sin embargo, está inmersa en una realidad absoluta como es la violencia en el Congo o los conflictos atómicos. Hago las dos cosas: armo la ficción que me gustaría vivir y lo meto todo en la realidad del mundo actual.

 

P.- ¿Cuándo y cómo se planteó Florencia Bonelli comenzar a escribir? ¿Le resultó difícil?

Todo empezó un día que visitaba la biblioteca de casa de mis suegros. Encontré un libro titulado El árabe de Edith Hull, una escritora inglesa de la época victoriana. Una narración erótica muy censurada, aunque sin nada explícito, que cuenta la relación entre una inglesa de esa época y un árabe, y que me conmovió hasta el punto de decir: yo también quiero escribir historias como esta. Y aquí estoy. Lo difícil realmente fue hacer de la escritura mi oficio, algo que no es nada asequible hoy día, y mucho menos en Argentina. Después de diez años puedo decir que consigo vivir de esto. La paciencia y la testarudez fueron decisivas en esos momentos duros en que parece que no vas a conseguir ocupar tu lugar.

 

P.- ¿Qué influencias literarias podrías destacarnos?

Emily Bronte, Jane Austen, George Sand. Ahora estoy leyendo Jane Eyre de Charlotte Bronte, un libro que releo cada cierto tiempo y del que incluso he visto todas las versiones cinematográficas que se han hecho. La mayoría son autoras inglesas aunque en el fondo leo de todo, soy muy ecléctica en ese sentido.

 

P.-  ¿Podrías hablarnos de tus intenciones literarias a corto plazo?

La trilogía ya está finalizada, y ahora estoy terminando mi primera novela para adolescentes, todo un desafío. También estoy investigando para mi próximo proyecto que es una novela histórica ambientada en los momentos previos a la creación del virreinato argentino del Río de la Plata, algo que me está resultando realmente interesante.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *