The Beatles: Please Please me… 50 años complaciéndonos

 

beatlespleasegrabacion

 

Por Jorge Gil Zulueta.

Imaginemos que nadie conoce a The Beatles… es fácil si lo intentas(It’s easy if you try) sobre todo si le preguntamos a los adolescentes de hoy,  la mayoría, a quienes, a pesar de aparecer el famoso grupo musical en sus libros de texto de Música (si los hay), The Beatles les parece algo lejano como poco y desconocido como mucho para sorpresa de un par de generaciones anteriores. Y es que el tiempo pasa inexorablemente y nos va marcando a modo de recordatorio diversos hitos – históricos, sociales… y musicales como el que nos ocupa. Si no conociéramos a The Beatles o su discografía posterior a Please Please me – su primer álbum grabado el 11 de febrero de 1963 y editado el 22 de marzo- quizás su sonido y canciones en una escucha actual no nos sorprendiera en demasía. Ello podríamos corroborarlo al constatar el hecho de que entre toda la discografía oficial del grupo de Liverpool, críticos, músicos y fans eligen como mejores discos de la banda el gran Sgto.Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967), Revolver (1966), Rubber Soul (1965) o Abbey Road (1969). Pero estos grandes trabajos discográficos fueron fruto de una evolución, quizás el mayor mérito de The Beatles que en tan sólo 8 años grabaron álbumes con su sello distintivo pero evolucionando musical y socialmente, adelantándose a su propio tiempo. Sin embargo ello no es motivo para restarle importancia a su primera grabación que cumple estos días 50 años, pues Please Please me tiene un valor musical mucho más grande en su conjunto y en cada una de sus 14 canciones (enfocadas como si fueran un single, como buscando el éxito de cada una de ellas de forma independiente) y sin hacer canciones de relleno como se suele hacer actualmente.

Hay muchos valores encerrados en esta grabación. Quizás sea la única que llega a poder reflejar como sonaban realmente The Beatles en directo sin ser un disco de directo. Precisamente fue la primera intención del productor George Martin: grabar en directo al grupo en The Cavern, el templo musical que se impregnó de la fuerza que arrojaban The Beatles en el escenario, y Martin quería recoger esa sensación, pero finalmente la vio inviable. Existen grabaciones del grupo antes de que fuera famoso cuando tocaban en locales en Hamburgo, época en la que confeccionaron un repertorio extenso (en ocasiones llegaban a tocar 8 horas en diversas sesiones) y que incluían tanto versiones de sus artistas más idolatrados como composiciones propias. Curiosamente es considerada por los propios Beatles la mejor época del grupo, cuando aún no eran famosos. Sin embargo estas grabaciones tienen una mala calidad sonora aunque sí un gran valor histórico.

please_please_meEl hecho de que Please Please me se grabara en una sesión maratoniana de un solo día (9 horas y 45 minutos exactamente) le otorga una frescura que bien podemos comparar con la ejecución en directo. Sumándole la presión del tiempo, el resultado fue un disco no hecho con prisas pero sí con la necesidad de grabar un buen disco en ese tiempo récord, por imperativos económicos, pues era la primera apuesta por el grupo de la compañía EMI a la cual destinó 400 Libras esterlinas en la sesión de grabación y los estudios 2 con grabadoras de tan sólo dos pistas. Los temas que necesitaron más tomas fueron precisamente los compuestos por Lennon – McCartney (que curiosamente y de forma exclusiva el tándem aparece invertido en los créditos – McCartney – Lennon -, llevándose las de ganar posteriormente John Lennon en el orden de los créditos).

Precisamente en aquel tiempo que un grupo presentara su primer trabajo discográfico con temas propios junto a una diversidad de versiones, ya fue de por sí una novedad, más si sus componentes se repartían en los temas la voz cantante o sonaban al unísono haciendo coros. De principio The Beatles mostraban en las versiones del disco sus más claras influencias pero canalizadas a través de su sello de identidad sonora que curiosamente en muchas ocasiones fue fruto de no poder imitar exactamente a sus ídolos pero como contrapartida surgían sus propias versiones. Así nos encontramos con referencias al doo wop, country y al Rhythm & Blues a través de temas como “Anna” mostrando su devoción por Arthur Alexander o por el grupo vocal femenino The Shirelles con temas como Boys (con Ringo en la voz).

Pero en sus composiciones era donde The Beatles mostraban sorprendentemente una gran frescura, un aire de novedad musical que fue lo que les catapultó a la fama, pues el nivel de los temas quedaba igualado o superaban incluso las versiones sin dejar de mostrar esas grandes influencias. A su manera homenajeaban el estilo de Smokey Robinson en “Ask me why”, Lennon se inspiraban en Roy Orbison para componer la enérgica “Please Please me” (canción que George Martin sugirió acelerar de tempo) o aparecía el gran baladista McCartney en el intento de hacer un standard con “P.S. I Love You” o convertía ya en estándar de rock la fantástica “I saw her standing there”. Y también nos encontramos con una joya en ocasiones desapercibida: “There’s a place” es un tema de un Lennon que intenta acercarse a“esa cosa negra, a lo Motown”. Y a pesar de ser “otra canción de amor” en su temática, se percibe al Lennon que escribiría la psicodélica “Tomorrow never Knows” buscando una declaración de independencia de un hombre joven (hay un lugar, donde la propia mente es el único refugio seguro donde lanzarse al asalto de la realidad).

Incluso un “Love me do” que puede parecer algo blues y para los parámetros de la época fue extraordinariamente cruda y sirvió para presentar a los Beatles al público inglés de diferentes formas. La canción permitía el protagonismo de los dos líderes (el toque de armónica de Lennon y la voz de McCartney en una de las frases). El resultado final era una especie de inocencia que complementaba a la perfección la imagen directa del grupo, diferenciándolo del resto de grupos del momento.

Esa larga sesión de grabación terminó con un John Lennon desgañitándose con la voz ronca y desnudo de cintura para arriba cantando Twist and Shout reservada para el final para preservar su voz al número estrella de sus conciertos en directo de la época.

Please Please me fue sin duda la mejor tarjeta de presentación del grupo que se vio lanzado al estrellato en poco tiempo, consiguiendo su primer número uno con el tema homónimo y siendo el inicio de una gran trayectoria de 12 álbumes, cada cual bien distinto y con su propio valor musical, precisamente el ser un disco de The Beatles.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a The Beatles: Please Please me… 50 años complaciéndonos

  1. Una de las cosas que más me han gustado de su artículo es que se nota que se ha molestado en profundizar. A veces se cae en el error de contar lo mismo una y otra vez cuando se habla de los Beatles. Es cierto que lo que se puede leer es algo que un buen fan ya ha tenido oportunidad de leer, pero aquí lo vemos condensado con cantidad de datos interesantes y el aliciente de su punto como musicólogo.

    Personalmente, desconozco si la música evolucionará hacia destinos impredecibles y eso hará que las futuras generaciones se olviden de los Beatles, pero de momento no ocurre así, y siguen generando atención continua. Su historia es bonita de escuchar, así que fantástico.

    Enhorabuena

    Harris
    22 Marzo 2013 at 10:15 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *