El arte-carnal en Orlan. Hacia una estética del sacrificio

Categoría: Arte,Reseñas de libros | y tagged con | | |

Por Inmaculada Real.

 

El arte-carnal en Orlan. Hacia una estética del sacrificio

José Ignacio Benito Climent

Ed. Devenir, 2013 pp. 326

 

carnalJosé Ignacio Benito presenta en esta reciente publicación el origen de la performance “feminista”, la ubica en el seno de las vanguardias estéticas, y estudia su presencia en diferentes movimientos como el surrealismo, el futurismo italiano, el constructivismo ruso, el dadaísmo, o los movimientos feministas del 68. Adopta como referente la obra de la artista performer Orlan, pues la considera el paradigma de la estética posmoderna. Y para analizar su arte adopta una postura crítica y un método deconstructivo, desmontándose todo el armazón del arte performer a través de las acciones de Orlan.

 

Señala el autor que la performance es una acción artística en la que el/la artista toma su cuerpo como soporte de su acción (acto performativo). La performance feminista tiene como finalidad desligarse de los prejuicios sexistas, y también mostrar la realidad en la que ha vivido, vive y vivirá la mujer de no cambiar más radicalmente el orden de las cosas, pasando del modelo del dios padre al de la diosa blanca como enuncia el psicoanálisis lacaniano.

 

“La performance feminista surgió como una respuesta o reacción a los acontecimientos históricos de la guerra de Vietnam, la radicalización del movimiento feminista, el surgimiento del psicoanálisis, el surrealismo, el movimiento de gais y lesbianas, etc., que configuran un contexto político-histórico propicio para el desarrollo de prácticas artísticas nueva y radicales”.

 

En relación a lo difícil que es tratar en la actualidad la función estético-política, plantea el siguiente ejemplo: “La artista performance Orlan se opera transformando su cara en una composición de diferentes rasgos faciales de mujeres que inspiraron el ideal de belleza en distintas épocas, para convertirse en un monstruo sobre la base de la perfección del ideal”. En la obra Entre-deux, va modificando su cara a nivel infográfico sobreponiendo imágenes de los rasgos de las diosas representadas a través de la Historia de Arte. (Así por ejemplo en Entre-deux nº15 realiza 7 operaciones distintas basándose en 20 rostros del arte). Para Orlan la cara y la mirada son los dos rasgos más importantes de su obra. La artista trata cuestiones como el estereotipo de belleza que se enlaza con la estética feminista, el discurso feminista, o su aproximación a las vanguardias como elemento primordial en estos movimientos de principios del siglo XX. Pero el autor también se detiene en las prácticas artísticas que surgen hasta los años 90, y cómo ha ido evolucionando la performance feminista.

 

“Yo no sufro, quien sufre sois vosotros al ver estas imágenes”(Orlan)

 

El autor antes de centrarse en la obra performativa de Orlán se detiene en las acciones contemporáneas de artistas como Ana Mendieta, A. Piper y C. Schneemann; así como en el grupo de trabajo Woman House Project. También analiza la tortura como género performativo, y hace un repaso por el feminismo francés hasta la actualidad.

 

La obra artística de Orlan se analiza desde diferentes perspectivas: La transmutación del cuerpo; el psicoanálisis de la muerte, el dolor, el goce femenino; y la estética del sacrificio. Siguiendo la fenomenología del dolor, el cuerpo de Orlan utiliza anestesia en las intervenciones quirúrgicas porque no desea sacralizar el dolor como fuente de experimentación del propio cuerpo, sino que más bien lo transmuta. Y en este sentido señala la artista: “Yo he donado mi cuerpo al arte”. 

 

Un libro interesante que recoge diversas actividades performativas como la metamorfosis, lo sublime, la barbarie, lo monstruoso, lo carnal y el sacrificio; y donde se vincula finalmente el contexto histórico-político de la performance con los movimientos sociales como el feminismo. 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a El arte-carnal en Orlan. Hacia una estética del sacrificio

  1. Muchas gracias, por unos comentarios tan acertados.

    Jose Ignacio Benito Climent
    14 diciembre 2015 at 10:10 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *