Phil Collins: El rockero romántico

 

Phil Collins

 

Por Juan Israel Aldana Núñez @juanisraldana.

Si hay alguien a quien se puede llamar estrella del pop, ese es Phil Collins. Su ascenso hasta convertirse en uno de los artistas más activos y exitosos, debe haber sido tan sorprendente para el medio, como para él mismo. Ha sido y será todo un referente de la música contemporánea, desde el soul al pop rock, pasando por otros estilos.

Sus canciones centradas en amores perdidos, temas personales y el consumo de drogas, han llevado a alcanzar en ventas, según datos de Atlantic Records (de 2002), a 150 millones de discos en todo el mundo. 

En 1970, al final de su adolescencia, Collins respondió a un anuncio donde se buscaba “… un baterista sensible a la música acústica, y un guitarrista de acústica de doce cuerdas”. Fue así como comenzó su carrera musical, entrando a formar parte del grupo Genesis, cuyo líder entonces, era Peter Grabiel.

Phil Collins se encargaría de la batería, la percusión y las voces secundarias, los cinco años siguientes, ayudando a Genesis a convertirse en un icono de la música progresiva. 

Hasta entonces el éxito de Génesis era moderado, aunque se le reconocía el poder musical de sus discos conceptuales; además de la calidad artística de sus presentaciones, en las que Peter Gabriel tenía el rol central.

La notoriedad de Gabriel fue tal que decidió seguir su carrera en solitario en 1974. La banda se tomó un tiempo para encontrar a su nuevo cantante entre más de 400 aspirantes.

 

 

Al final, se decidieron a darle una oportunidad a Phil Collins. El primer álbum de esta nueva etapa fue “A Trick of the Tail” (1976), que alcanzó al tercer puesto en las listas del Reino Unido. 

Sin embargo, la pasión de Phil Collins por la música lo ha llevado siempre por nuevos caminos con el propósito de experimentar. En 1981 sacó su primer disco como solista. “Face Value” se convirtió en un éxito mayor al de cualquier LP que Génesis hubiera sacado, de hecho fue doble platino.

El material se concentraba en la voz de Collins preparándole un contexto adecuado con el piano y la batería. Él interpretaba ambos instrumentos. 

El disco sirvió para que en la industria se lo viera de una manera diferente.

En 1985, su disco “No Jacket Required” se convirtió en Álbum del Año en los Grammys. En 1989 vendría el disco “But Seriously” en el que venía la canción “Another Day In Paradise”, una crítica abierta a la situación de las personas que viven en la calle.

Más allá de críticas gratuitas se puede decir que durante los años 80 Phil Collins reinó en la música. No solo por sus producciones, sino que para donde uno volviera a ver, por ahí había pasado él. Su característica voz se hizo sentir por todas partes en aquella década.

A inicios de los años 90 el fenómeno Collins no parecía tener fin: con él éxito comercial de Génesis junto al suyo; Phill Collins se presentaba por partida doble, como solista y como figura del grupo.

El ritmo de trabajo derivado de este trajín se hizo insostenible y en marzo de 1996, después de 26 exitosos años con Génesis, Collins decide abandonar amistosamente la formación para dedicar más tiempo a su carrera como solista y a su familia. 

Pero años después en 2002, se reuniría con sus ex compañeros de Génesis, Tony Banks y Mike Rutheford, después de 15 años de separación e iniciaría con ellos una gira por Europa y los Estados Unidos. 

 

 

Hay que destacar que si en su día, Phil Collins no se llega a plantear el sustituir en la voz a Peter Gabriel, nadie se hubiera dado cuenta de su magnifica voz y hoy en día seguiría siendo un gran batería.

A raíz de descubrir sus dotes como vocalista, se planteo comenzar su propia carrera en solitario; carrera que le ha llevado a ganar muchos premios, entre los que esta un Oscar a la mejor banda sonora de una película, aparte de haber ganado varios premios Grammy y ser la mayoría de sus discos, discos de oro y platino.

Pero su verdadera vocación siempre ha estado enfocada hacia el jazz, un género en el que se encuentra en toda su salsa. De hecho incluso llegó a crear su propia banda de jazz, con la que grabó un disco y ofreció una gira cargada de éxitos.

Aunque anunció su retiro del panorama musical, argumentando que quiere descansar; el pasado 2010, el vitalismo de Phil y su natural resistencia a las contrariedades le volvieron a poner en movimiento.

En ese año volvería a sacar disco, aunque ya abandonaría la idea de meterse en giras. En éste nuevo álbum, “Going back”, el primero de estudio desde 2004, presentaría versiones de clásicos del soul.

 

 

Aunque hace dos años (2011) nuevamente declaró que abandonaba la música, debido a las más de tres décadas tocando la batería, que le han provocado la pérdida de capacidad auditiva, una vértebra dislocada y daños nerviosos.

Al parecer, esos problemas de salud impiden al británico asentado en Suiza continuar cantando y componiendo, además también ha declarado que incluso llego a jugar con la idea del suicido, idea que desechó gracias al amor que siente por su familia.

Según él mismo explicó en su web oficial, los problemas de salud a los que se aludía en sus entrevistas habían sido sacados de contexto. Niega que esa sea la causa de su retirada y añade que lo que le lleva a dejar la música es su deseo de ser, a partir de ahora, padre a tiempo completo de sus dos hijos pequeños.

Pero todos sabemos el “mono” que sienten todos los artistas por el escenario, y lo de “nunca digas nunca jamás”. Por lo que quizá algún día lo tengamos de nuevo encima de un escenario, haciéndonos vibrar con su característica voz y sus mágicas composiciones musicales. Mientras podremos seguir disfrutando de su innegable y mítico legado musical.

 

Escucha a Phil Collins en Spotify

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *