Las diez novelas más filosóficas de la historia

Categoría: +Medios,top1 | y tagged con | | | | | | |

La filosofía es una disciplina seria, un examen con método específico y definido de problemas que pueden ser indiscutiblemente reales y, en otros casos, coquetear con la frontera de lo ficticio. Aunque con otros propósitos, esa es, por ejemplo, la distinción que Albert Camus realiza al inicio de El mito de Sísifo:

No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio. Juzgar si la vida vale o no vale la pena vivirse es responder a la pregunta fundamental de la filosofía. Las demás, si el mundo tiene tres dimensiones, si el espíritu tiene nueve o doce categorías, vienen a continuación. Se trata de juegos; primeramente hay que responder.

Así, parece propio de la filosofía ese movimiento pendular que va del análisis de la realidad más real (si tal cosa existe) a la especulación ociosa, sin que uno sea mejor que la otra y, por otro lado, sin saber con certeza cuáles serán los frutos que rendirá uno y otro. A veces, la pregunta aparentemente más absurda, menos lógica y menos relacionada con la realidad, descubre una perspectiva que antes no se había considerado, un matiz que había dejado de mirarse.

Quizá por eso la filosofía guarda una relación estrecha con la literatura. Resulta difícil encontrar escritoras y escritores que entre sus lecturas predilectas o decisivas no cuenten alguna obra filosófica. Proust era cercano a Bergson, Joyce recupera las ideas estéticas de Aristóteles y San Agustín en El retrato del artista adolescente, la Comedia de Dante es en cierta forma imposible sin el neoplatonismo renacentista. Para no pocos escritores, la filosofía es otra forma de la literatura, otra forma de ficción que otorga otro tipo de claves para imaginar la realidad.

Recientemente Jason Diamond, en el sitio flavorwire, realizó un recuento de novelas que por distintas razones parecen adecuadas para personas cercanas a la filosofía, sea por un gusto amateur o porque tienen a esta disciplina como oficio.

Compartimos a continuación la lista de Diamond, acompañada además de las versiones digitalizadas correspondientes de los libros que elige.

 

1. Así habló Zaratustra, Friedrich Nietzsche

Aunque proveniente de un filósofo en toda forma, Así habló Zaratustra está escrito como una obra de ficción, según el singular estilo de Nietzsche que, como buen romántico, no renunció nunca a la pulsión poética como elemento fundamental de su escritura.

 

 2. Under the net [Bajo la red], Iris Murdoch

Una novela ligera por su intención lúdica, pero al mismo tiempo de profundas implicaciones filosóficas. Un juego literario dedicado a Raymond Queneau que explora los mecanismos por los cuales el lenguaje construye nuestra realidad.

 

3. Guerra y paz, Tolstoi

Uno de esos libros que aspiran a la totalidad y quizá la consiguen, así sea por un solo instante. La inclusión en esta lista se debe a que, según dijo Tolstói, su novela la escribió bajo la influencia de Arthur Schopenhauer.

 

4. Infinite Jest [La broma infinita], David Foster Wallace

Una de las obras mayores de Wallace, también una de las más ambiciosas por los varios asuntos de la realidad estadounidense, casi todos profundos, que explora: la depresión, la violencia contra los niños, las relaciones familiares, el abuso de drogas y otros, lo cual es de algún modo imposible sin un marco filosófico que permita situarlos bajo el lente del escritor para su examen.

 

5. Do Androids Dream of Electric Sheep? [¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?], Philip K. Dick

En general la obra de Philip K. Dick está atravesada por la filosofía. Este gran escritor de ciencia ficción era un lector siempre atento a títulos filosóficos clásicos y contemporáneos, interés que incluso lo llevó a la teología. En realidad el título elegido es solo ilustrativo, pues prácticamente en cualquiera, aunque sobre todo en sus obras más reconocidas, se encontrarán trazas filosóficas sobre la naturaleza de la realidad y si la aceptamos como tal o como una construcción ficticia.

En este enlace, un post de Biblioteca Pijama Surf con varios títulos digitalizados de Philip K. Dick.

 

6. Ficciones, Jorge Luis Borges

Como en el caso anterior, la obra de Borges es también profundamente filosófica. El argentino contó en alguna ocasión que, cuando niño, su padre le explicaba de manera sencilla las preguntas de filósofos como Hume o el obispo Berkeley, iniciándolo así en la práctica de la investigación metafísica que después caracterizaría su obra. De ahí también que, en vez de un título, recomendemos también nuestra compilación de PDFs de este escritor.

 

7. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad

Probablemente uno de los análisis más refinados de la naturaleza humana y sus transformaciones en medio de una situación crítica. Se dice que Conrad escribió su novela a la luz de las ideas de Schopenhauer y Nietzsche.

 

 

8. After Many a Summer [Viejo muere el cisne], Aldous Huxley

Un antecedente de La isla (para algunos la novela más filosófica de Huxley), After Many a Summer explora el problema de la muerte y los meandros que se derivan, desde el punto de vista de un millonario hollywoodense.

 

9. El juego de los abalorios, Hermann Hesse

Una novela que podría considerarse dentro del género de la ciencia ficción y también de la literatura utópica. En un propósito que recuerda vagamente el Bouvard et Péchuchet de Flaubert, Hesse quiso poner a jugar en su obra todos los conocimientos generados por la humanidad.

 

10. La náusea, Jean-Paul Sartre

Como en el caso de Así habló Zaratustra, La náusea es una obra de ficción escrita por alguien que ante todo se consideraba filósofo. Una novela que podría equipararse a La caída de Camus.

Fuente: Pijama Surf

Related Posts with Thumbnails

15 respuestas a Las diez novelas más filosóficas de la historia

  1. Aún me queda alguna por leer… magnífica selección!

    Taida Betran
    15 Noviembre 2013 at 16:03 pm

  2. Han dejado fuera La montaña mágica, Thomas Mann. Creo que la cambiaría por El juego de los abalorios

    Carlos Cruz
    16 Noviembre 2013 at 11:42 am

  3. Veo que el apologista no creyó necesario, al parecer, definir lo que es novela y lo que es filosofía- Porque si se hubiese tomado ese trabajo, ninguno de sus antologados debería estar ahí. Sartre, por ejemplo, es solo un novelista. Porque la filosofia no le debe nada. Nietzsche es otro. Su eufonía “Also Sprach Zaratustra” mas es un himno que una novela o que un tratado filosófico; en todo caso, mas es poética que filosofía. Nietzsche era filólogo, no filosofo. Filosofía y novela no calzan entre si ni se traban en cualquiera de sus finalidades. Porque mientras la novela es pura fantasía, la filosofía es pura realidad (de Borges, ni hablar; nuestro buen literato sabia tanta filosofía como el buen Kundera que ponía hermosos títulos metafísicos, pero unas novelas tristes y llenas de pornografía).

    ricardo paredes vassallo
    16 Noviembre 2013 at 14:24 pm

  4. “Las diez novelas más filosóficas…” En mi opinión, a Ricardo Paredes le ganó el deseo de la crítica fácil, pues desde el título se hace referencia al contenido que se reseña. El artículo me parece interesante, y me permitiría agregar algunos textos de Baudelaire (Las Flores del Mal), Bataille (Madame Eduarda), Chejov (El arte de la simulación) y Kazantzakis (Zorba el griego o Carta al Greco)…

    José Manuel
    17 Noviembre 2013 at 0:24 am

  5. Estas novelas tienen un común denominador, motivar al espíritu a la análisis y reflexión… Y aunque mis ojos en el ocaso de mi existencia la tecnología también me permite escuchar algunas de ellas… Saludos cordiales.

    Enrique Bueno
    28 Febrero 2014 at 6:12 am

  6. para mi parecer entre esta lista deberia estar “EL BANQUETE” de platon; por su contenido de informacion acerca de muchos temas…..

    krlos amaya
    3 Abril 2014 at 15:45 pm

  7. Todas las que menciona el artículo las he leído, y estoy de acuerdo con la importancia de todas ellas. Me faltan, por ejemplo, “La Caverna” de Platón, “Panta Re”i de Luciano de Crescenco , el mencionado en otro comentario “La Montaña Mágica” de Thomas Mann, o una mucho más reciente y muy poco conocida (en parte por culpa de donde fue publicada, y como se vendió) “El Cementerio de la Alegría” de José Antonio Castro Cebrián.

    Susana Albadanejo
    12 Junio 2014 at 18:49 pm

  8. Estimado:
    Te quería comentar que La montaña mágica de Thomas Mann es obra importante y filosófica, algo quería decirte que Borges no tiene novelas por eso, no fue considerado para el novel.

    Te mando saludos!
    Matias

    Matias
    17 Junio 2014 at 19:28 pm

  9. recomiendo Joseph Conrad Heart of Darkness

    mary granato
    27 Julio 2016 at 0:51 am

  10. La filosofía no es un relato ficticio. En su defecto, es expresión de una limitada expresividad o argumentación que demanda un ejercicio obvio del pensar. La literatura ante situaciones presentes apuesta por lo imaginario y simbólico figurativo. La filosofía es posterior a la literatura, no es un género literario; en ella aparecen controversias del mundo metafísico como físico; pero en todas ellas mas que figuraciones se intenta aclarar aquello que las palabras presentas como incierto.

    Daniel Cárdenas
    29 Julio 2016 at 20:04 pm

  11. Si es por literatura filosófica que creo es a lo que en verdad apunto el autor de esta reseña, colocando a un Borges, es necesario también mencionar a su compatriota Roberto Arlt con cualquiera de sus obras, en especial “7 Locos”, si vamos a mencionar “La náusea” de Sartre sería pertinente explorar la literatura de sus mentores como lo es la del Filósofo Soren Kierkegaard mencionando “Diario de un seductor”, si vamos a mencionar a Hesse esta claro que no se puede obviar “Siddhartha”como aquella otra filosofía necesaria para complementar la de occidente, si vamos a nombrar a Tolstoi como novelista y hablamos de filosofía rusa es imposible dejar de lado a “Los hermanos Karamazov” o casí cualquier novela de Dostoievski, si vamos a hablar de lenguaje y filosofía citando a “Under the net”, es irresistible mantenerse ligado a Humberto Ecco y su obra en general .. creo que el título del artículo es muy desafiante y por eso se hace difícil no expresar opiniones, pero todos los libros que se eligieron son igualmente espectaculares

    Ignacio Reyes
    30 Julio 2016 at 5:46 am

  12. En búsqueda del tiempo perdido de Proust, lejos.

    Rafa
    31 Julio 2016 at 0:07 am

  13. tremenda osadía enumerar ordenadamente sólo 10
    pero a la par, sana iniciativa y muy llamativa
    a ver, Roranna Tepuy, dice:
    dejad de ser ilusos, atender a Foucault y a la
    gran sombra de abajo, la de lo impensado…
    todo un mar (literario) por beber…
    que la filosofía es la ciencia de los enunciados
    entonces, su futuro sólo puede ser literario
    además, si todo fue, es y será Literatura
    tan difícil es entenderlo
    sin olvidar jamás la Poesía
    la más profunda de todas las literaturas 🙂
    un jaleo de besos versos al cósmico Viento

    Ana María Martínez
    31 Julio 2016 at 18:31 pm

  14. Grandes

    Pepe
    13 Mayo 2017 at 11:57 am

  15. Alguien escribió por ahí que a Borges no se le concedió el premio Novel por no haber escrito novelas filosóficas. Esto no es cierto. Al gran escritor se le criticó el haber visitado a Augusto Pinochet y de paso congratularlo por haber salvado a Chile del Comunismo.Tal fue la causa el porqué no se le galardonó con con el premio Novel de literatura.

    Carlos Eduardo Benavides Cuervo
    9 Junio 2017 at 3:23 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *