Beñat Arginzoniz a propósito de “Pasión y muerte de Iosu Expósito”

 

«Les dije que estaban usando a un pueblo, que estaban engañando a los jóvenes, pero hicieron oídos sordos a mis palabras. Nosotros fuimos honestos y mandamos al infierno a toda esa basura, rechazamos los conciertos que nos ofrecían, las posibilidades de grabación. El rock no tiene patria, ni siquiera la vasca

Pasión y muerte de Iosu Expósito, de Beñat Arginzoniz.

Pasión y muerte de Iosu Expósito, de Beñat Arginzoniz.

Beñat Arginzoniz (Bilbao, 1973) estudió psicología y psicoanálisis. Actualmente, además de novelista es librero. En los años noventa dedicó parte de su esfuerzo profesional a la difusión de la poesía. Sus libros, recorridos por símbolos y metáforas, están desarrollados en un lenguaje poético que da como resultado una fusión de géneros. Su obra ensayística ha tratado, entre otros, motivos tan diversos como el flamenco, la pintura, el psicoanálisis o el juego vasco de pelota.

Pasión y muerte de Iosu Expósito.  Beñat Arginzoniz.  Ediciones El Gallo de Oro, 2014.  170 páginas.

Pasión y muerte de Iosu Expósito narra los últimos días del guitarrista de la ya mítica banda Eskorbuto. El autor retoma con esta novela, como ya hiciera en su libro Agua para los muertos, la temática lumpen y marginal. Un texto por donde transitan personajes como Roberto Moso, Ladys Ramone, o Jabi Arroyo,  que acompañan a un Iosu enfermo pero que no se resigna a morir. Situados en la margen izquierda del gran Bilbao, una juventud sin futuro atrapada en un ambiente deteriorado por el paro y la droga, quema sus días en las calles. Anécdotas, vivencias reales, y recuerdos del propio autor donde, después de veinte años, se entremezclan la ficción y la realidad. Arginzoniz revive a un Iosu tocado por la lucidez de la agonía, radiografiado por la muerte. Se trata de una carrera contra el olvido. Este libro nos sumerge en el corazón de un hombre que, enfrentado a su final, nos da su verdadera medida.

 

P.- ¿Por qué ahora escribir este libro? ¿Quizás una deuda pendiente con Eskorbuto y con Iosu Expósito?

Siempre he dicho que se escribe por necesidad o para pagar una deuda de reconocimiento, en este caso ambas coinciden.  Muchas veces creo que gran parte de lo que yo soy lo soy gracias a Eskorbuto, y esto es verdad de la misma manera en la que yo soy yo gracias a las miles de horas que he pasado escuchando flamenco, al pueblo en el que me crié o a la gente que me ha querido. Lo mejor de uno mismo viene siempre de los demás.

 

P.- A caballo entre la biografía y la ficción, tu novela rezuma complicidad. ¿Resulta complicado escribir una historia protagonizada por personajes reales? ¿Cuánto hay en ella de realidad y cuánto de ficción?

En última instancia toda la literatura es ficción, incluso las biografías son pura ficción. Nadie sabrá nunca cómo y por qué ocurrieron realmente las cosas. He retratado a un Iosu íntimo, en lucha consigo mismo, y he querido hacer de su padecimiento  algo sagrado, pues el sufrimiento es, al fin y al cabo, lo que nos hermana y nos constituye a todos. Creo haber  conseguido hacer un relato totalmente verosímil y reflejar a un Iosu verídico, muy real, tal como él era, con su miseria y su grandeza, pero también con su aura sagrada, pues creo que no hay mayor humanismo que el que nos invita a ver el misterio en el prójimo.

 

Beñat Arginzoniz.

Beñat Arginzoniz.

P.- ¿Sigue latente el espíritu crítico de Eskorbuto?

El espíritu crítico de Eskorbuto es imperecedero, igual que la voz de Camarón o muchos poemas de Lorca o de Leopoldo Mª Panero, o así debiera serlo de existir cierta justicia poética. Pero por responder sin grandilocuencias te digo que lo mismo que hizo Eskorbuto, de una u otra manera, mejor o peor, lo siguen y lo seguirán haciendo cientos de personas, a esa gente debe la humanidad todo lo bueno que tiene.

 

P.- ¿Por qué no han vuelto a resonar voces tan esenciales y coherentes como la de Iosu, como la del grupo vasco?

Es cierto que en los años 80 hubo una explosión de creatividad y que ahora vivimos en un momento extraño, incierto, con una juventud sin vida. Pero creo que todo vuelve, volverá la lucha porque el espíritu del ser humano es en última instancia y por definición algo irreductible.

 

P.- Radicales, los miembros del grupo con sus canciones se enfrentaban al sistema. ¿Crees que hoy día Iosu su hubiese unido a algún movimiento reivindicativo?

No lo creo, Iosu era un artista y como tal le gustaba hacer las cosas a su manera.  Por otra parte, como cualquier persona sensible, pasó de confiar en el prójimo tratando de construir con él un mundo más justo a despreciarlo profundamente, no toleraba el egoísmo, el pequeño mundo de mezquindades en el que vive la mayoría le ponía enfermo. Además él era muy particular, una persona difícil de llevar. De seguir vivo sería una persona triste y solitaria y viviría en la decepción.

 

P.- La heroína como elemento liberador y de lucha… Cómo han cambiado los tiempos en poco más de veinte años.

La heroína acabó con el espíritu rebelde de miles de jóvenes. Ahí murieron gran parte de los mejores jóvenes, los más inquietos, los más osados, y en muchos casos los más inocentes. Quién metió la droga de esa manera tan brutal y por qué, creo que cualquiera puede verlo.

 

P.- Con independencia del título, repasas en el tiempo capítulos de la vida de Iosu Expósito. ¿Qué destacarías de ella?

Destacaría los recuerdos constantes que tenía  de su infancia. Iosu hablaba mucho de cuando era niño, fue feliz. Y creo que quien no ha vivido una infancia intensa, libre, pierde el espíritu de lucha.  Esto lo han sabido desde siempre los profesores, los educadores, a la hora de aplicar los controles sociales. No hay poesía sin una infancia en plenitud.

 

08A pk - copia

Ilustración de Detritus.

Los jóvenes tienen que repetir los mismos errores que nosotros, es la única forma de crecer. Para ellos nuestra experiencia no vale para nada como es natural.  Además toda experiencia es experiencia del fracaso, un aprendizaje de amargura.  A mí me parece muy bien que los jóvenes estén desencantados, siempre y cuando comprendan que en última instancia ellos deben ser  los protagonistas de su vida. 

 

P.- La prosa de tu novela es profundamente poética, denotando una gran implicación en la historia y en la recuperación de la memoria del músico.

La poesía es un método de conocimiento, de incursión en la realidad. Quiero decir que una metáfora nunca es gratuita sino que da una definición más exacta de algo o permite un acercamiento más íntimo. También he usado un lenguaje poético para dignificar una situación terrible, injusta,  una situación sin espíritu en un mundo sin corazón.

 

P.- Las ilustraciones de Detritus acompañan de manera atinada el background poético de la novela. ¿Colaboración paralela?

Personalmente me une a Detritus una amistad larga, de muchos años, y en lo artístico una admiración que yo creo que es mutua. Sus ilustraciones son de una fuerza desgarradora, sin concesiones. Me recuerdan al Greco sus figuras espiritualizadas, estilizadas por el dolor, o al último Goya, trágico y grotesco. Es un artista singular y creo que sus dibujos más que añadir o complementar el texto tienen una entidad propia.

 

P.- ¿Nuevos proyectos narrativos?

Desgraciadamente sí. Si hubiera conseguido una obra maestra no tendría ya necesidad de intentar volver a decir las cosas de otro modo o mejor.  Qué más quisiera que poder olvidarme de la literatura y dedicar mi tiempo libre a ver pasar las nubes o a dar de comer a los patos sin un maldito verso rondándome siempre la cabeza.

 

Por Benito Garrido.

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Beñat Arginzoniz a propósito de “Pasión y muerte de Iosu Expósito”

  1. Es muy interesante y los contenidos propuesto en esta página web son muy completes, y no dejan de ser entretenidos y divertidos por ser educativos o complejos. Muchas Gracias

    Daniel
    4 abril 2014 at 22:02 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *