San Agustín de Hipona: “¿Qué es el tiempo?”

 ¿A dónde va el presente cuando se convierte en pasado? ¿Dónde está el pasado?– Wittgenstein

20100306-San Agustin de Hipona

San Agustín de Hipona (354-430)

-“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé. Lo que sí digo sin vacilación es que sé que si nada pasase no habría tiempo pasado; y si nada sucediese, no habría tiempo futuro; y si nada existiese, no habría tiempo presente. Pero aquellos dos tiempos, pretérito y futuro, ¿cómo pueden ser, si el pretérito ya no es y el futuro todavía no es? Y en cuanto al presente, si fuese siempre presente y no pasase a ser pretérito, ya no sería tiempo, sino eternidad. Si, pues, el presente, para ser tiempo es necesario que pase a ser pretérito, ¿cómo deciros que existe éste, cuya causa o razón de ser está en dejar de ser, de tal modo que no podemos decir con verdad que existe el tiempo sino en cuanto tiende a no ser?”. (Confesiones, XI, XIV, 17).

– “De aquí me pareció que el tiempo no es otra cosa que una extensión; pero ¿de qué? No lo sé, y maravilla será si no es de la misma alma. Porque ¿qué es, te suplico, Dios mío, lo que mido cuando digo, bien de modo indefinido, como: “Este tiempo es más largo que aquel otro”; o bien de modo definido, como: “Este es doble que aquél”?. Mido el tiempo, lo sé; pero ni mido el futuro, que aún no es; ni mido el presente, que no se extiende por ningún espacio; ni mido el pretérito, que ya no existe. ¿Qué es, pues, lo que mido?”. (XI, XXVI, 33).

– “En ti, alma mía, mido los tiempos. No quieras perturbarme, que así es; ni quieras perturbarte a ti con el tropel de tus impresiones. En ti —repito— mido los tiempos. La afección que en ti producen las cosas que pasan —y que, aun cuando hayan pasado, permanece— es la que yo mido de presente, no las cosas que pasaron para producirla: ésta es la que mido cuando mido los tiempos. Luego o ésta es el tiempo o yo no mido el tiempo”. (XI, XXVII, 36).

– “Lo que es cierto, y que clara y patentemente se conoce, es que ni lo pasado es o existe, ni lo futuro tampoco. Ni con propiedad se dice: “tres son los tiempos: pasado, presente y futuro”. Y más propiamente acaso se diría: “Tres son los tiempos, presente de las cosas pasadas, presente de las presentes y presente de las futuras”. Porque estas tres presencias tienen algún ser en mi alma, y solamente las veo y percibo en ella. Lo presente de las cosas pasadas, es la actual memoria o recuerdo de ellas; lo presente de las cosas presentes, es la actual consideración de alguna cosa presente; y lo presente de las cosas futuras, es la actual expectación de ellas. Si me es permitido hablar así, veo ya los tres tiempos y confieso que los tres existen. Puede decirse también que son tres los tiempos: presente, pasado y futuro, como abusivamente dice la costumbre; dígase así, que yo no curo de ello, ni me opongo, ni lo reprendo; con tal que se entienda lo que se dice y no se tome por ya existente lo que está por venir ni lo que es ya pasado. Porque pocas son las cosas que hablamos con propiedad, muchas las que decimos de modo impropio, pero que se sabe lo que queremos decir con ellas” .(XI, XX, 26).

– “La edad de mi infancia, que ya no existe, está en el tiempo pasado, que ya no existe ni lo hay; pero cuando recuerdo cosas de aquella edad y las refiero, estoy viendo y mirando de presente la imagen de aquella edad. / Todo esto lo ejecuto dentro del gran salón de mi memoria. Allí se me presentan el cielo, la tierra, el mar y todas las cosas que mis sentidos han podido percibir en ellos, excepto las que ya se me hayan olvidado. Allí también me encuentro yo a mí mismo, me acuerdo de mí y de lo que hice […] a todas estas imágenes añado yo mismo una innumerable multitud de otras que formo sobre las cosas que he experimentado […] Además de esto se han de añadir las ilaciones que hago de todas estas especies, como las acciones futuras, los sucesos venideros y las esperanzas”. (XI, XVIII, 23)/ (X, VIII, 14).

 

Related Posts with Thumbnails

6 respuestas a San Agustín de Hipona: “¿Qué es el tiempo?”

  1. Interesante digresión de Agustín de Hipona. La idea de la memoria y las expectativas como presente del pretérito y del futuro me parece una buena reflexión, sencilla pero concreta. Creo que el mismo concepto está en T.S.Eliot y sus maravillosos versos que nos dicen (“East Coker”) que “el tiempo presente siempre contiene el tiempo pasado y el tiempo futuro” y que el pretérito y el porvenir contienen, a su vez, el presente.

    Emilio Porta
    27 julio 2014 at 13:34 pm

  2. Pingback: Habitar el presente: desafiando el miedo – Centro de Psicología Psique

  3. estoy aca para hacer una tarea de historia hola ineptos vengo a copiar y pegar todo juas

    no t interesa
    30 junio 2017 at 4:16 am

  4. Muy interesante, aunque me da la sensación de que San Agustín iguala memoria y tiempo pues parece ser que concibe el tiempo como la afección que en el alma producen las cosas que pasan… Entonces para él el tiempo sería un afecto o pasión no?

    Mablasve
    30 diciembre 2017 at 16:31 pm

  5. El tiempo no se puede apresar, dice San Agustin. El tiempo queda impreso en el alma, en el recuerdo. Sí, el tiempo existe porque mi alma lo fija y lo mide, cual notario que levanta acta.
    Luego el universo físico, que tiene solo tres dimensiones, lleva una cuarta que esta en el alma.
    El alma, que nos la da Dios, corresponde a esa otra dimensión; luego, el tiempo es la cuarta dimensión, como se deduce por la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein.
    Conclusión : Hay otras dimensiones, después de la materia, ligadas a la espiritualidad.

    JORDI CAUPENA NOGUÉ
    31 diciembre 2017 at 15:35 pm

  6. Entonces, ¿el tiempo es una dimensión ligada a la espiritualidad? ¿por qué se percibe mediante el alma? ¿o por qué está en el alma? ¿está en el alma, en las cosas o en ambas?

    Mablasve
    3 enero 2018 at 15:24 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *