Ni de Eva ni de Adán (Amélie Nothomb)

Categoría: Novela,top1 |

Nideevanideadan

Por Manuela en colaboración con Entre mis libros y yo.

Amélie Nothomb se sube en Tokio a la montaña rusa de una hilarante educación sentimental en brazos del muy delgado y muy oriental Rinri, un ávido lector que sueña con entrar en la orden del Temple. Amélie, decidida a aprender japonés enseñando francés a los autóctonos, conoce a Rinri en un bar. Pero, pocos días después, la relación entre maestra y alumno dará paso a una hermosa historia de amor. Distintos episodios nos sitúan, una vez más, ante una rica y peculiar visión de Japón, la de alguien nacido allí pero cuyos orígenes son occidentales, y donde la percepción de la alteridad cobra los más variopintos matices. Nothomb analiza sus experiencias desde una perspectiva casi antropológica, nunca exenta de ironía. La diversión está asegurada, pero también la ternura e incluso la melancolía…, porque cuando Nothomb escribe en primera persona fascina, divierte, hace pensar y hace reír. «Los lectores de Amélie no se quejarán ante tan espléndida cosecha Nothomb» (Marianne Payot, L’Express).

LA AUTORA

Amélie Nothomb nació en Kobe (Japón) en 1967. Proviene de una antigua familia de Bruselas, donde reside actualmente, aunque pasó su infancia y adolescencia en Extremo Oriente, principalmente en China y en Japón, donde su padre fue embajador. Habla japonés y trabajó como intérprete en Tokio. Es una de las autoras francesas más populares y con mayor proyección internacional.

MI OPINIÓN

Hace algún tiempo leí “Una forma de vida” de Amélie Nothomb y me conquistó con un estilo muy particular y una prosa original, muy expresiva e incluso audaz. Desde entonces tenía claro que volvería a leer a esta prolífica autora belga y, aunque he tardado un poco más de lo previsto, hoy os

Amélie Nothomb

Amélie Nothomb

hablo de otra de sus novelas autobiográficas ya que la protagonista vuelve a ser la propia Amélie la cual nos cuenta como con 21 años vuelve a Japón, país en el que nació y vivió hasta los 5 años. En Tokio, Amélie intenta recuperar el dominio del japonés y decide que un buen método para ello es impartir clases de francés y de paso ganar algo de dinero. De este modo conocerá a Rinri, un joven japonés de 20 años, universitario, adinerado y tímido, con el que terminará teniendo una relación amorosa.

Pero “Ni de Eva ni de Adán” no es una novela romántica, la verdad es que ni siquiera la relación que mantienen Amélie y Rinri lo es sino que se trata de una relación un tanto atípica, en la que él ejerce de amante y de cicerone con visitas a lugares tan emblemáticos como Hiroshima (donde leerán “Hiroshima mon amour”) y el monte Fuji donde Amélie realizará una peregrinación llena de simbolismo y magia. Es una historia de amor en la que ella parece que simplemente se deja mimar en una relación de pareja en la que hay mucha ternura y poca pasión, o al menos eso es lo que nos deja ver la autora. Una pareja extraña y poco creíble si no fuera porque uno de los miembros de esa pareja es la autora, esa persona que tan peculiar se nos presenta a través de sus libros.

Realmente la historia de amor entre ambos es la excusa para que la autora nos hable Japón desde el punto de vista occidental. Amélie se mostrará llena de asombro pero siempre respetuosa ante las costumbres y la cultura japonesas y, sobre todo, huirá de los tópicos en los que tan fácil hubiera sido caer. Que la autora es una apasionada del país nipón queda más que patente, su amor por el país es casi reverencial y se siente más cercana e interesada por su cultura y sus costumbres incluso que Rinri, el cual siente más desapego que ella por las tradiciones de su país. Todo ello queda patente muy especialmente en las relaciones que la autora mantiene con la familia de Rinri, que aunque intenta ser amable con ella no pueden aceptar que sea occidental, o con los amigos de él y sus costumbres de ocio que no dejan de sorprenderla.

Amélie logra contagiarnos su pasión por el país nipón a través de su visión de la sociedad y de la cultura japonesas y, a pesar de su amor casi reverencial por el país, ejerce también la crítica hacia algunas leyes como por ejemplo las que obligan a los niños de cinco años a pasar unas duras pruebas de acceso a la escuela primaria, pruebas de las que dependerá que el niño pueda asistir o no a una escuela de prestigio. No quiero ni imaginarme la presión que pueden llegar a sentir estos niños con semejante responsabilidad a sus espaldas a tan tierna edad y la frustración de aquellos que no lo consigan.

Una novela en la que la literatura también está muy presente ya que la autora se nos muestra como una ávida lectora, también Rinri, por lo que las referencias a autores como Marguerite Duras, Stendhal o Mishima están muy presentes a lo largo de la novela.

Un libro lleno de reflexiones, especialmente en el final del mismo. Y llegado este punto tengo que hablar del final, no lo voy a destripar pero tengo que hacer mención, como ya lo hice en “Una forma de vida” a lo bien que cierra Amélie Nothomb sus libros, al menos los dos que he leído. No deja de ser curioso ya que son historias difíciles de cerrar, con esa mezcla de cotidianidad y absurdo, esa mezcla de lo rocambolesco y lo natural, que me hace temer siempre un cierre precipitado y de los que me dejan con cara de ¿y ahora? Pero no, Amélie cierra sus historias, incluso cuando sus finales dejan siempre abierto el camino a un paso más.

En definitiva una historia divertida, llena del sarcasmo y de la fina ironía de la autora, menos ácida que en “Una forma de vida” pero tan cautivadora como aquella y con su dosis justa de reflexión sin descuidar nunca el entretenimiento. Un libro breve, como todos los que escribe, con una prosa ágil y directa y con el sello inconfundible de Nothomb que vuelve a dejarme con ganas de leer más.

Ficha técnica

Título: Ni de Eva ni de Adán
Autora: Amélie Nothomb
Traductor: Sergi Pàmies
Editorial: Anagrama
Nº de páginas: 176
ISBN: 9788433975010

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *