“Nada que perder”: preguntas, paradojas y crímenes en la España de hoy

Por Horacio Otheguy Riveira

Tres actores sorprendentes a pie de obra, a pie de la Cuarta Pared, la emblemática sala de Madrid donde sus propias producciones indagan en dos caminos paralelos y a veces felizmente contrapuestos: la cruda realidad sociopolítica y el arte cada vez más apasionante de las posibilidades actorales. En Nada que perder, tres grandes intérpretes se sumergen en las acciones de una serie de personajes en una asombrosa carrera contrarreloj: para resistir contra viento y marea el empeño de la clase dirigente por destruirnos. (Tras el éxito cosechado en su gira nacional, con más de 80 mil espectadores, vuelve a Cuarta Pared en su cuarta temporada).

actores-interpretando-cuarta-escena-obra_81751984_220370_1706x1280

Rotan diversos personajes a cargo de tres actores con una disciplina y flexibilidad asombrosas: Marina Herranz, Javier Pérez-Acebrón, Pedro Ángel Roca.

La acción transcurre con una energía inusitada en el devenir de dos personajes en conflicto, que van rotando —dos por vez, siempre con la participación de un tercero que hace las veces de conciencia, de titiritero, de cómplice, de enemigo acérrimo…—.

Todo gira en torno a datos del día a día y los ataques de una siniestra mayoría absoluta parlamentaria hacia los elementos vitales de nuestra convivencia: la educación, la sanidad, el trabajo, en medio de un oleaje de corrupción que abruma y llena de basura cada rincón de las ciudades. Basura de la que se ve, porque la trama va también de eso, pero sobre todo mucha basura interior, como si viviéramos en una casona con muchas ventanas que no se abren nunca.

La podredumbre parece alcanzarlo todo, pero no: la imaginación y el sentido del humor son  buenas aliadas, con ellas nos podemos convertir en aprendices de brujo y avanzar sobre seguro, o casi, al menos bien pertrechados de buenas preguntas para no sucumbir al mandato de los malditos ídolos con pies de barro; y tras ellos el susurro pertinaz de los que tienen el poder: mejor no estudies, no trabajes, húndete en la miseria y déjanos enriquecernos a nosotros que somos los que de verdad importamos.

Ocho escenas, un asesinato, muchas preguntas y ninguna respuesta. Interrogatorios sucesivos no sólo entre policías y sospechosos, sino también entre abogados y empresarios, psiquiatras y pacientes, jefes y empleados, padres e hijos. A través de los interrogatorios iremos descubriendo que el pasado siempre vuelve y que es peligroso llevar a alguien hasta un extremo en el que ya no tiene nada que perder.

Pero en esta obra, como en todas las buenas historias de serie negra, no se habla sólo de un asesinato sino también de códigos de conducta y valores o, mejor dicho, de su ausencia, porque, en definitiva, nos estamos introduciendo en las corrientes subterráneas y en las cloacas de una sociedad en crisis, una crisis que no es sólo económica.

Poco que añadir para esta presentación de la propia Compañía Cuarta Pared. Es tal la sucesión de sorpresas en el desarrollo de las mencionadas ocho escenas que es muy conveniente asistir al espectáculo con la menor información posible, y así captar y ser captado, sumergirse y tomar distancia, emocionarse, divertirse, sufrir con los personajes y dejarse llevar por las mismas angustias con ánimo de justa revancha: por mucho que intenten destruirnos no lo conseguirán si hacemos piña, si nunca dejamos de intentar comprender, de hacernos preguntas.

Para que este auténtico festival de situaciones intensas funcione es imprescindible la creatividad de tres actores que lo hacen todo como si formaran parte de un reparto numeroso. Y lo hacen bajo un ritmo endiablado, como si se tratara de un vodevil, provocando la sorpresa del espectador y su consiguiente admiración absoluta: Javier Pérez-Acebrón y Pedro Ángel Roca se desplazan componiendo hombres de diferentes edades con un dinamismo envolvente y unas capacidades “cuasi” musicales por la cadencia de sus cuerpos, las tonalidades de sus voces, los lances dramáticos con que logran dominar situaciones muy complejas.

12278696_1017355611642714_696525623056318569_nEn esta complejidad, Marina Herranz asume también una notable variedad de personajes, no mayor que la de sus compañeros, pero especialmente diferente en el abanico femenino que abarca a una madre posesiva (en una de las escenas más impactantes: en la mesa de un político en crisis ante el cocido de mamá), una influyente corrupta con aire libidinoso, una joven ingenua, una funcionaria pillada en falta… Muchas edades y conductas rodeada de hombres en disposición de darle todo o de destruirla para siempre…

jcj5256-apf

Una vez más, Cuarta Pared da en la diana con los recursos de su propia escuela, sus técnicas de investigación escénica y una sobresaliente aptitud para trabajar con rigor lo que aparentemente es un caos en manos de una dramaturgia desarrollada por cuatro autores, uno de ellos ejerciendo a su vez el papel de director. Es tan rica la compenetración de todos que se permiten abordar la gran dificultad de un texto distribuido en ocho escenas de alta tensión. Ocho escenas que se representan cuestionándose a sí mismas, siempre con uno de los actores comentando, censurando, ayudando o aniquilando a los otros dos, o a uno de ellos, gente que navega por la desesperación o la hipocresía.

Nada-que-perder-2

Nada que perder: una acción desenfrenada y policiaca, un espectáculo de serie negra, tres actores impresionantes y un público necesariamente entregado a la locura de sus interpretaciones en una función que no debe contarse en detalle para disfrutar a tope, y volver a la vida de cada uno bien cargado de inquietudes.

Nada-que-perder-8Nada que perder

Dramaturgia: Quique y Yeray Bazo, Juanma Romero y Javier G. Yagüe

Dirección: Javier G. Yagüe

Ayudante de dirección: Elvira Sorolla

Intérpretes: Marina Herranz, Javier Pérez-Acebrón, Pedro Ángel Roca

Edición musical: Carlos Bercial 

Escenografía: Silvia de Marta

Iluminación: Alfonso Ramos

Teatro Cuarta Pared. Segunda temporada desde el 17 de marzo al 9 de abril, de miércoles a sábado a las 21 horas. PRORROGADO hasta el 21 de mayo de 2016.

Teatro Cuarta Pared  (Tercera reposición: 1 de septiembre a 29 de octubre 2016, de miércoles a sábados a las 21 horas). En campaña escolar: 20-28 de octubre a las 10,30 horas. Edad: +16 años. Duración: 1 hora 40 minutos. Precio: 9-14 euros.

 (Tras el éxito cosechado en su gira nacional, con más de 80 mil espectadores, vuelve a Cuarta Pared por cuarta vez del 9 al 31 de marzo 2018).

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *