“El asombroso legado de Daniel Kurka o el secreto de Nikola Tesla”

Categoría: LibroLandia,Opinión |

_2AEU2_171738.pdf

Autora: MÓNICA RODRÍGUEZ

EDITORIAL SM

Encuadernación: Rústica

Páginas: 344

PVP: 8,85€

Colección: Gran Angular

Género: Suspense

De 14 a 18 años

 

 

Por José R. Cortés Criado

Nikola Tesla, inventor, ingeniero mecánico, ingeniero eléctrico y físico, considerado por algunos como un científico loco por las ideas tan innovadoras que mostraba, hoy reconocido como un impulsor de la robótica, el control remoto, el radar, la balística, la física nuclear…, es un personaje clave en la trama de la novela escrita por Mónica Rodríguez.

La autora recrea la vida de otro serbio, Daniel Kurka, desde que a los doce años llega a New York en barco procedente del puerto marroquí de Casablanca. Es un niño huido de su país a causa de la guerra europea, viaja solo, se dirige a Norteamérica porque allí tiene a una tía que se hará cargo de él; el niño lleva una foto de ella, es su única referencia.

Daniel Kurka conoce a su paisano Nikola Tesla al final de su existencia, este lo confunde con su hermano Daniel fallecido a la edad de doce años y le hace algunas confidencias, revelándole un secreto que todas las potencias en guerra anhelan, pero que Daniel sabe guardar por el bien del mundo, a pesar de jugarse su vida por ello.

Daniel Kurka llega a la ciudad prometida y deambula por sus calles y por los pasillos del hotel donde trabaja su tía y se hospeda el inventor, relata sus vivencias y describe los lugares y las personas con las que convive con suma naturalidad, hasta que la vida empieza a complicársele con la presencia de personas amables y atentas que ocultan otras intenciones; el joven va aprendiendo que las apariencias, a veces, engañan.

Mónica Rodríguez crea desde el inicio de la historia una sucesión de hechos y situaciones que ponen a lector sobre aviso de que algo importante ocurrirá en el capítulo siguiente, y así, enganchando el final de un capítulo con el siguiente, hace que el lector avance con rapidez la lectura, ya sea por las confesiones del científico, la presencia de espías nazis, de agentes del FBI o de una bella telefonista.

Daniel Kurka va haciendo amigos desde la primera página y, al mismo tiempo, se crea enemigos por hechos que él no termina de controlar, pero que de alguna manera genera. Esa inquietud se mantiene hasta el final de la novela; y lo que en un momento parece bueno, al siguiente toma matices que hacen pensar lo contrario; en esa sucesión de situaciones tensas, revelaciones verdaderas o mentiras disimuladas, un niño madura y aprende a resolver sus problemas, aún a riesgo de su propia vida.

Junto a esa valentía y forma de actuar del joven hacen acto de presencia el valor de la amistad verdadera y la lucidez para saber qué hacer en momentos complicados y difíciles de evaluar con frialdad.

Mónica Rodríguez hace gala de su buen hacer hilvanado una historia creíble, tanto por la personalidad de sus protagonistas como por la perfecta descripción del entorno donde se desarrolla la trama.

Esta novela no es más que una larga carta de despedida que un anciano tío le deja a su sobrino de doce años tras fallecer, en ella le narra su vida desde los doce años cuando llegó a Estados Unidos y le deja un legado que se desvela al final del relato.

Se trata de una buena novela que puede gustar a todo tipo de público, aunque al estar protagonizada por un niño, se enfoca para el sector juvenil.

 

mc3b3nica-rodrc3adguez-suc3a1rez

Mónica Rodríguez

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *