El poeta asesinado Guillaume Apollinaire, adaptada y dibujada por Oscar Grillo

El poeta asesinado

Guillaume Apollinaire, adaptada y dibujada por Oscar Grillo

Ediciones de la Flor

Categoría: Novela gráfica

Páginas: 160

Prólogos de Joan Manuel Serrat y Juan Sasturain.

por Juliano Ortiz

En 1916, las vanguardias fluían vigorosas en Europa mientras la Gran Guerra se cobraba millones de vidas y preparaba los inicios para la conformación de un nuevo escenario geopolítico. Dentro de esa vorágine, Apollinaire, poeta, novelista y crítico literario, también abonaba el camino, junto a figuras como Picasso, Jacob, Braqué, para una intensa trasformación en su intento de innovación artística, alejadas de los círculos tradicionales y academicistas.

En esta novela gráfica, Oscar Grillo adapta la historia de Croniamantal, el poeta recreado, para hacer un texto inclasificable e irreverente en el que conviven los rasgos característicos de los quiebres vanguardistas, la negación del canon académico y del hecho cotidiano como referente, de las normas sociales o la refutación de los temas y las estructuras convencionales de la literatura clásica.

Ediciones de la Flor nos tiene acostumbrado a joyas de la novela gráfica y en este caso, a su catálogo de eximios dibujantes (Julián Aron, Jean Pierre Mourey, Tim Hamilton, entre otros) le suma la maestría de Oscar Grilllo, quién se introduce en el espíritu vanguardista para crear una obra trascendente.

En uno de los prólogos, escrito por Joan Manuel Serrat, se afirma con certeza, “La idea de convertir en cómic la novela de Apollinaire es magnífica y oportuna. Digna de Oscar Grillo. Un trabajo realizado de manera fiel y minuciosa en donde, al igual que en el relato de Apollinaire, se entreveran ferocidad y ternura, burla y pasión”.

Y creo decididamente que ahí está el aleph, en ese límite borroso que Grillo crea entre novela y cómic, entre pasión y humor grotesco, entre hecho visual y hecho escrito. Los dibujos, las imágenes tienen la exageración necesaria y la desmesura propia de la vida mundana y estrafalaria de Croniamantal, además de mostrarnos a Tograth, el sabio enemigo del protagonista, como la antítesis no solo del poeta, sino también de toda la vanguardia y de los posibles cambios de la poesía. Tograth es el canon, Croniamantal, la libertad, donde uno es el aburrimiento, el otro es la alegría.

Mención aparte para el excelente prólogo, hecho por Juan Sasturaín, en forma de poema apollinairezco que continúa al de Serrat, y en el que asevera,

…que Apollinaire murió

por secuelas de una incierta operación de cirugía

después que le estallara

la Poesía entre las manos.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *