“True West”: profunda, inquietante y divertida obra de Sam Shepard

Por Horacio Otheguy Riveira

 

 Un drama circular, característico del ser humano atrapado en sus traumas, una y otra vez vuelta a empezar con la tragedia del comienzo: de aquellos tiempos en que fuimos niños y se empezó a articular nuestra tragedia. Sin embargo, el talento del autor va más allá: no nos enreda en datos memorísticos, nos deja con la acción que enlaza a dos hermanos que se aman y se odian, y es que ambos quieren ser el otro, una posibilidad fantástica de dejar de ser ellos mismos en el desierto o en la confortable mesa blanca donde una máquina de escribir le espera. Años 80 del siglo XX. Actores formidables bajo la dirección de un maestro: José Carlos Plaza.

 

983785_836914689674616_6439762222262199724_n

Son hermanos en casa de su madre, retirada temporalmente en Alaska (“donde nunca lo pasé tan mal, todos los días tras una ventana”); hermanos que se adoran, se atraen, se odian… pero sobre todo se desean una vida a la medida del otro como si el doble fuera la alternativa a la tragedia de una existencia vacía.

Lee (fantástico Luis Rallo, en una entrega de formidables matices) está cómodamente sentado ante una máquina de escribir (años 80) pergeñando un guión de cine ante un productor-agente de lo más veleidoso que lo mismo le da una cosa que otra (brillante Daniel Gallardo), los dos a merced del hermano terrible, el salvaje que se fugó al desierto, al margen del sistema (“Porque no sé estar en él, no sé vivir dentro de casa”), un enigmático y pasional Lee (incomparable Ismael Frías): un drama lacerante que circula con la facilidad de una comedia bien templada con la medida puesta en escena del maestro José Carlos Plaza.

Primero hay que recorrer el laberinto de Los Teatros del Canal, bien acompañados por eficiente personal en pasillos, huecos y ascensores hasta dar con una muy confortable Sala Negra en la que un gran escenario combina con elegante precisión arena y elegante mobiliario de una casa maldita cercana a Los Ángeles. No maldita por influencias sobrenaturales, sino por un padre abandónico y alcohólico (del que uno de sus hijos cuenta una historia alucinante) y una madre de psiquiátrico.

Familia disfuncional y dos hermanos que luchan psicológica y físicamente para convertirse en el otro. Cada uno en la piel de un tipo descorazonado, plagado de frustraciones, firme aspirante a ser un otro que tampoco está satisfecho de sí mismo. Mezcla lúdica, poética, magnífica de teatro de subsuelo, alternativo, a escondidas de lo más comercial, y a la vez, capaz de llegar al corazón de un drama sentimental.

Un trabajo conmovedor en el que el humor enlaza sus largas piernas con la tragedia de dos que necesitan amarse y competir en un círculo incapaz de romperse. Y con un padre alcohólico con extraordinaria capacidad de autodestrucción, perdido por ahí, y una madre que regresa de Alaska completamente ida, incapaz de resolver el enfrentamiento ridículo de sus hijos. Espléndido trabajo de todos que da el do de pecho con la intervención de Inma Cuevas en el último tramo, el de la madre. La actriz que tanto me divirtiera en otras funciones (Mi primera vez, No son maneras de tratar a una dama…) ofrece aquí trabajo que conmueve, a la vez que termina de explicar la inmadurez de los protagonistas.

 

13789835205590-0-680x276

Realismo combinado con surrealismo en una combinación magistralmente resuelta por José Carlos Plaza, el director idóneo para una pieza intimista, físicamente violenta, psicológicamente inquietante y estéticamente óptima con un gran trabajo actoral. Tras el esfuerzo mayúsculo de su trabajo, la breve colaboración de Inma Cuevas: un prodigio de madre loca, de madre incapaz de resolver, de madre capaz de vivir detrás de una ventana..

En síntesis: un trabajo formidable para degustar a tope por los amantes del teatro contemporáneo: naturalismo, surrealismo, humor absurdo… y un envolvente diálogo con nuestras propias obsesiones con el pasado.

 

16718_836914906341261_7592841144635032708_nTrue West (El auténtico Oeste)

Autor: Sam Shepard

Director: José Carlos Plaza

Ayudante de dirección: Esther Ortega

Intérpretes: Luis Rallo, Israel Frías, Daniel Gallardo, Inma Cuevas. (En días alternos: Joaquín Abad, Alberto Berzal).

Música: Mariano Díaz

Vestuario: Felisa Kosse

Diseño de luz y escenografía: The Blue Stage Family

Lugar: Teatros del Canal. Sala Negra

 Fechas: Del 8 al 27 de septiembre de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.