“The GagFather”: lo último de Yllana en asombroso humor negro (y blanco)

Por Horacio Otheguy Riveira

 

Un espectáculo redondo que parodia el cine negro con cuatro actores que hacen ocho personajes. Humor gestual con una que otra palabreja. Cuatro grandes actores que dominan la expresión corporal de tal manera que sus creaciones parecen lo más fácil del mundo. Ofrecen un argumento completo en el que de risa en risa podemos reflexionar, emocionarnos y volver a reír. Humor negro sin cortapisas con tanto talento que en más de una ocasión se convierte en humor blanco. Otra admirable creación de una compañía que se acerca maravillosamente lozana a los 30 años de plena dedicación al mundo del teatro. Apto para mayores de 13 años.

image002

Los modelos de policías vienen en cápsulas de películas y series de televisión y aquí están, no más empezar la función, perfectamente caricaturizados, pistolas en mano, pero a partir de ahí, ninguna parodia conocida vuelve a reflejarse en el escenario del Alfil, templo de Yllana, donde aterriza este The GagFather, después de un año de gira, nacional e internacional, tras el debut en los Teatros del Canal: así que un año después, la veteranía de la Compañía da nuevas muestras de constante evolución adaptada a las necesidades del género que inventan, a partir de la parodia.

En efecto: farsa, parodia e invención hacen posible que los géneros sobre los que trabaja Yllana acaben siendo completamente nuevos: el espectador más avezado puede pasárselo bomba con al simulacro de clásicos del cine o superarlo todo con la nueva creación que, de tan novedosa y esperpéntica, resulta nunca vista.

Así sucedió con 666 (su más veterana proeza acerca de la risa y la pena de muerte), Zoo (descacharrantes cosquillas a la serie de Indiana Jones…), Far West (exquisita e hilarante revisión del western), Brokers (tal vez su obra maestra acerca de los hombres-pijos que nos dominan y chupan la sangre), la locura musical de PaGAGnini… o el contrahomenaje sensacional al mundo de los toros: Muu! y Muu! 2.

?????????????????????????????????????????????????????????

Esta vez, un equipo de disparatados policías se lanzan a desarticular una banda de despiadados GaGsters. Todo empieza con el hallazgo de malolientes cadáveres, tras lo cual se suceden imprevistas y desopilantes consecuencias que encadenan situaciones policiacas lindantes con el terror, tal y como sucede en la realidad siempre atravesada por el cine y las series de televisión más populares, ya que sabido es que no hay género más popular que el del crimen. Basta asomarse a sus vairadas nomenclaturas: cine negro, novela criminal, las damas del crimen, los escritores del crimen y los periodistas que mueren en el empeño de retratar la verdad espantosa de un mundo hecho de drogas y balacera.

Con esta premisa se desarrolla el nuevo espectáculo de Yllana, esgrimiendo delirantes situaciones de humor negro, inventiva teatral y el código gestual marca de la compañía, pero con capacidades repentinas para irrumpir con un humor blanco entrelazado más que sorprendente. Como, por ejemplo, cuando tras una larga y divertidísima ceremonia tras la muerte de “un agente del orden”, el muerto se revela vivo, pero —malentendido tras malentendido— nadie lo socorre, y él mismo, ya definitivamente muerto, en realidad decide cubrirse con una manta, perfectamente dispuesto a que le dejen dormir en paz. Un hallazgo mecido entre muchos aciertos en una función fantástica no sólo por su humorístico encadenado de ingenios, sino por la trascendencia de un teatro de altísima calidad en torno a las fantásticas capacidades del humor.

Un divertidísimo viaje a los bajos fondos y a los más bajos instintos, no exento de crítica y reflexión sobre el bien y el mal ni sobre la estupidez inherente a la locura del abuso de poder.

 

ALL_4685-900x598

 

Párrafo aparte para las dos escenas de mayor impacto, donde excelentes actores asumen papeles femeninos: lo mismo el de una rubia modosita ama de casa que resulta de amplias necesidades masculinas, como en el caso de la dama de rojo, mujer fatal por donde la busques: creaciones de gran precisión escénica… entre una serie de aciertos formidables. Yllana vuelve al ataque con mucho Yllana por delante.

The-Gagfather-mascarasThe Gagfather

Idea original y dirección artística: Yllana

Yllana son:

Marcos Ottone, Juan F. Ramos,

Joe O´Curneen, Fidel Fernández y David Ottone

Actores:  Fidel Fernández, Luis Cao, Juanfran Dorado y Jony Elías

Diseño de sonido: Alberto Fernández Roda

Diseño de iluminación: Felipe Ramos1914629_1669384909986741_2291978236841122025_n

Escenografía:  Eduardo Moreno

Ayudante de Escenografía:  Pablo Ramos

Construcción de escenografía:  Peroni

Elementos escenográficos:  Scnik Móvil

Diseño de Vestuario:  Anna Tusell

Asistente de Vestuario:  Cecilia Amorim

Ambientación Vestuario:  María Calderón

Confección de vestuario:  Gabriel Besa y  Rafael Solís

Máscaras:  Morboria

Muñecos:  Arte y Ficción

Técnicos:  Miguel Ángel García, Roberta Guarino, Ismael García

Producción:  Mabel Caínzos, Ramón Sáez, Fran Álvarez

Productor Ejecutivo:  Marcos Ottone

Fotos:  Julio Moya

Agradecimientos:  César Maroto,  Antonio de la Fuente, Sala Kubik

Teatro Alfil, desde el 7 de enero al 28 de febrero, miércoles a domingo.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a “The GagFather”: lo último de Yllana en asombroso humor negro (y blanco)

  1. Pingback: Carcajadas para toda la familia con los “Chefs” de Yllana | Culturamas, la revista de información cultural

  2. Pingback: Yllana celebra sus bodas de plata por todo lo alto | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.