“Cervantina” + Ron Lalá = cocktail de sabia diversión

Por Horacio Otheguy Riveira

 

1452876379_FotoCervantina7La Compañía Nacional de Teatro Clásico cumple 30 años. Bajo la dirección de Helena Pimenta está logrando un despliegue de vitalidad extraordinario, con giras de La vida es sueño y El alcalde de Zalamea, además de otras alternativas en recitales.

Aquí y allá, en breves o más largas temporadas, la variedad y calidad de sus espectáculos atrae a nuevos espectadores que se suman a los felices incondicionales. Ya la pasada temporada se invitó a esta compañía que brindó con gran éxito una visión formidable del clásico: En un lugar del Quijote (con gira nacional e internacional Estados Unidos, Alemania, Serbia, Bulgaria; Premio del Público Festival Olmedo Clásico y Premio del Público Festival de Cartaya, Huelva).

Esta vez el humor de Ron Lalá se sirve de muchas obras de Cervantes en un show musical donde 5 actores-músicos componen un ambiente de festividad con lugar estelar para la crítica ácida, el sarcasmo y la ironía, además del humor popular propio del entremés cervantino (antecedente ilustre del sainete), y su severa apuesta por una justicia humana que en su época lucía poco y nada, en muchos aspectos de manera similar a este tiempo de retrocesos y criminales atentados a la solidaridad.

Pero todo funciona con el brillo y la alegría de esta compañía nacida en 1996, y en progresivo aumento de ingenios y talentos.

Cervantina arranca como algarabía y pronto se transforma en un jolgorio sabio en el que la diversión no oculta la conmoción ideológica de cantar mensajes que atraviesan el tiempo para instalarse en la necesidad actual de ser nosotros mismos, aunque vengan degollando para que formemos parte de una masa ciega y obediente.

1453124823_cervantina_CeferinoLpez_01_thumb_1280

 

De una gran selección de textos bajo el asesoramiento de uno de los divertidos componentes de esta compañía, Álvaro Tato (responsable de la prodigiosa adaptación de El alcalde de Zalamea) surge un feliz encadenado de situaciones que respetan letra y espíritu de los textos originales, y en algunos casos alteran la forma trasladándose a la actualidad en técnicas y contenido, y así, hilvanando, con la música como esencial coprotagonista, logran que Cervantes nos alcance de muchas maneras en hora y media de gozosa intensidad, en las que prevalece la farsa sobre los prejuicios, y la búsqueda incesante de la justicia y la libertad.

Tal vez sea con su versión divertidísima de La gitanilla, donde se logre el punto máximo de excelencia, y es que entre el vendaval de risa, llega repentinamente la calma que sobrecoge en la profunda y bellísima defensa de los gitanos: emblema con que se rechaza toda marginación por etnia, raza o religión.

Y el gran final llega con eufórico ritmo a través de un himno ronlalero que nos invita a regresar a nuestra vida cotidiana con una fantástica sensación de complicidad.  Con un deseo grande de que todo sea diferente, a tal punto que podamos encontrarnos en un país que cambia radicalmente, en el que la tele nadie enciende y los móviles se van al garete porque…

… No hay vacuna ni aspirina

que cure la Cervantina

España está agonizante

España se va al abismo

Todo el mundo lee a Cervantes

para pensar por sí mismo.

 

 Cartel-CERVANTINA-A4Cervantina

Versiones y diversiones sobre textos de Cervantes: El celoso extremeño, El coloquio de los perros, El hospital de los podridos, Don Quijote de la Mancha, El licenciado Vidriera, El retablo de las maravillas, El viejo celoso, La Galatea, La gitanilla, Prólogo de Novelas ejemplares, Persiles y Segismunda, Rinconete y Cortadillo y Viaje del Parnaso.

Versión, composición musical y arreglos: Ron Lalá

Dirección literaria: Álvaro Tato

Dirección musical: Miguel Magdalena

Intérpretes: Ron Lalá: Juan Cañas, Miguel Magdalena, Álvaro Tato, Daniel Rovalher, Íñigo Echevarría

Vestuario: Tatiana de Sarabia

Escenografía y atrezzo: Carolina González

Dirección: Yayo Cáceres

Teatro de la Comedia. Hasta el 6 de febrero de 2016.

Related Posts with Thumbnails

3 respuestas a “Cervantina” + Ron Lalá = cocktail de sabia diversión

  1. Pingback: La tecnología que nos vuelve locos en divertida Comedia Multimedia | Culturamas, la revista de información cultural

  2. Pingback: Ingeniosa variedad de estilos en el Canal, de junio a noviembre 2017 | Culturamas, la revista de información cultural

  3. Pingback: “Crimen y telón”, de Ron Lalá, es una apoteósica celebración del arte y la cultura | Culturamas, la revista de información cultural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.