“El profesor Bernhardi”, reparto de lujo en el Teatre Nacional de Catalunya

Por Abel Farré

 

Xavier Albertí, Director Artístico del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) es el responsable de la puesta en escena de El profesor Bernhardi del austriaco Arthur Schnitzler. Una obra considerada por el propio autor como “comedia”, pero que mediante sus cinco actos nos representa el clásico esquema de la tragedia.

La misma nos lleva a una reflexión profunda en relación a dos grandes aspectos; por una parte el antisemitismo, y por otra la ética profesional en torno a lo que hoy en día podría ser traducido, como el derecho a las últimas voluntades del ser humano frente a la muerte. Ambas situaciones vividas de cerca por el autor, con lo que nos puede llevar a ofrecer un cierto aspecto autobiográfico.

 

professor

 

Arthur Schnitzler (1862-1931) nació en una familia judía, en tiempos en los que la misma palabra caía como una losa; mejor dicho como una etiqueta que no dejaba espacio a ser compartida con otras palabrejas de estúpido separatismo social. En esos inicios del siglo XX, desgraciadamente uno no era obrero, ni pintor e incluso médico, sino que era tachado de judío. Sin lugar a dudas esto es lo que nos hace llegar el autor, el problema de cuando las etiquetas están por encima de la propia profesión que desarrolla un ser humano en su día a día, cuando las mismas están por encima de la propia valía de los mismos.

Es por ello que tuvo sus problemas para poder llevar esta obra a escena. Tanto él como su padre Johan eran médicos. El padre tuvo un incidente en la clínica de la que era uno de los fundadores con un contable judío que fue despedido, y este es sin lugar a dudas el claro paralelismo que se crea con el propio profesor Bernhardi.

Así pues la razón de dicho desenlace, tal vez con un claro denominador común, es ser judío. Pero para jugar con dicho tema, el autor se sirve de un hecho aislado que se vuelve problema principal, debido a los intereses de aquellos que luchan con oportunismo para ver realizados sus ideales; es el rechazo del Dr. Bernhardi a que un sacerdote dé la extremaunción a una paciente que tiene una grave dolencia y que tal vez se encuentre en sus últimos instantes de vida.

Ello será el hilo conductor que acabará destapando aspectos desgraciadamente tan humanos como la codicia, el oportunismo, la trampa, la mentira…, y cómo los principios del ser humano se quedan anulados frente a ellos.

 

professor6

 

El gran Lluís Homar es el encargado de dar vida al protagonista, y resuelve con aplomo una puesta en escena realmente intensa.

La función original dura cinco horas; Lluïsa Cunillé ha conseguido hacer una más que digna adaptación de poco más de dos horas y media, logrando un espectáculo con un grado de reflexión alto, debido a que la retórica es densa en cuanto a contenido, lo que conlleva a que el trabajo de los actores sea de gran altura.

Uno de los aspectos a subrayar es la intensidad de los diálogos que acaban jugando en forma de duetos y en donde se exige un alto nivel de concentración a los intérpretes. De esta manera, Arthur Schnitzler nos expone los clásicos duelos dialécticos en los centros de desarrollo dramático.

Resultan muy destacables los duetos del propio Bernhardi con el Dr. Flint, el ministro de Educación, magistralmente representado por Manel Barceló. O bien los menos amigables diálogos con el Dr. Ebenwald llevado a escena por Joel Joan.

La verdad es que cada uno de los actores está a la altura, desde el propio Lluís Homar a Jacob Torres, quien hace una fugaz aparición en el papel de un periodista que intenta aprovechar lo sucedido con el fin de sacar crédito electoral para las nuevas fuerzas políticas que irrumpen.

Pero está claro que en estas representaciones de gran magnitud siempre hay algunos actores que te acaban ofreciendo algo más de lo esperado. En mi caso particular daría un valor importante a Jordi Andújar en el papel de Dr. Winkle y a Albert Prat en el papel de Franz Reder, el sacerdote al que se le niega el paso a la habitación de la moribunda.

Tanto uno como otro consiguen llegar más allá, con algo especial que nos ofrece en torno a su puesta en escena, tal vez no ocupan el grosor de la obra, aunque evidentemente el papel del sacerdote es vital en el desenlace de la trama, pero sí que es cierto que superan con gran nota su identidad con el personaje.

A veces es más difícil mantener un buen ritmo en cuanto a ejecución se refiere, en los personajes que ocupan un espacio más secundario que aquellos que por texto o por presencia en el escenario les es más fácil captar la atención del espectador.

professor5

 

Por último, en cuanto a escenografía se refiere, buen trabajo el de Lluc Castells y Jose Novoa, ya que la misma está cuidada en cada una de los actos, al momento que le da un carácter frío e intenso a la acción. El uso de espacios blancos y cristaleras nos ayuda a ofrecer un aspecto muy claro, muy neutro, en donde se nos da a entender que las palabras juegan el valor más importante en la obra.

En definitiva, una gran apuesta la de Xavier Albertí, frente a esta obra de gran magnitud. Al salir de la sala, el espectador se queda con ganas de volver a entrar para poder sacar nuevamente más provecho de cada una de esas palabras cargadas de sentido que presentan los actores.

 

TEATRE_BARCELONA-professor-REVISTA-MINIEl profesor Bernhardi

Teatre Nacional de Catalunya – Del 10 de febrero al 20 de marzo

Autor: Arthur Schnitzler

Director: Xavier Albertí

Traducción: Feliu Formosa

Adaptación: Lluïsa Cunillé

Escenografía: Lluc Castells y Jose Novoa

Intérpretes:

Dr. Bernhardi – Lluís Homar

Dr. Ebenwald – Joel Joan9788026825111

Dr. Cyprian – Pep Cruz

Dr. Filitz – Joan Negrié

Dr. Löwenstein – Albert Pérez

Dr. Schreimann – Roger Casamajor

Dr. Oskar Bernhardi – Rubèn de Eguía

Ludmilla – Sílvia Ricart

Profesor Dr. Flint – Manel Barceló

Dr. Winkle – Jordi Andújar

Franz Reder – Albert Prat

Dr. Goldenthal – Oriol Genís

Kulka – Jacob Torres

Fotografías – May/Zircus / TNC

Espectáculo en catalán.

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.