“The Primitals”: cocktail de diversión con profundas emociones “a capela”

Por Horacio Otheguy Riveira

La borrachera está servida, y no sólo por el estupendo servicio en las mesas del Alfil, sino más bien por un “colocarse” a base de Yllana, los amos de la casa que esta vez se han unido a las fieras del canto a capela: teatro gestual, dirección musical sorprendente y cuatro intérpretes de excepción al servicio de un show que empieza con sonidos guturales para introducirse en un auténtico parque de atracciones emocional con un público que disfruta como si montara en una montaña rusa.

 

135115_theprimitals_1_thumb_722

 

Hombres salvajes que apenas emiten sonidos guturales que podrían ser amenazantes, si no fuera que —a poco que se desperezan— sus onomatopeyas enlazan con el tema principal de Misión Imposible, y ya se desata una imaginería a prueba de audacias, dentro y fuera del escenario, haciendo partícipe a los espectadores más cercanos, siempre manteniendo la altísima calidad de su humor y su talento.

Estos Cuatro Primitivos Exquisitos A Capela, son capaces de encajar las aventuras musicales más inesperadas, porque desde el chamanismo de un jefe autoritario al que le hacen vudú para quitárselo de encima, a las diabluras de intentar reemplazarle en una auténtica intriga de alta tensión cómica… lo más importante se expande a través de muchas versiones de bandas sonoras sublimes como E.T., Indiana Jones o Star Wars... pasando por composiciones de éxito como Sweet Dreams y la cabecera de la popular serie Juego de Tronos o una increíble adaptación de Carmina Burana.

Pero como siempre apuntan a un más difícil todavía, donde alcanzan mayor maestría es en algunos temas clásicos que conmueven a rabiar, logrando ovaciones con lágrimas en los ojos. Especialmente en aquellos espectadores que no sólo no quieren saber nada de la lírica, sino que piensan que es lo más aburrido del mundo. Aquí se demuestra lo contrario, y el público que viene a divertirse se emociona de verdad pillado de sorpresa.

Me refiero a dos temas apasionantes del mundo operístico sumamente difíciles: Nessun Dorma [Nadie duerma], aria para tenor de Turandot, de Puccini, una breve declaración de amor fascinante, y luego: Lascia ch’io pianga [Deja que llore], de Rinaldo de Häendel, compuesta para un cantante masculino que domine el registro de contratenor, muy parecido al de soprano. Este tristísimo testimonio real de un joven cantante castrado para tener, precisamente, esa voz increíble, se interpreta en este espectáculo con solemnidad y fantástica belleza poética. Son instantes de profunda sensibilidad que al instante permiten cambiar de registro para volver al buen humor y la parodia del abuso de poder y la unión de los más solidarios. Y además con un bis a lo Bollywood de contagiosa buena onda.

Un show admirable donde grandes profesionales del teatro y la música logran romper con todos los prejuicios del show business: nada es desechable y todo es posible habiendo talento e intensa capacidad de trabajo para llevarlo a cabo.

 

the-primitals_3

 

921423_917906068262964_3721489221531087339_oIdea original: Yllana y Primital Brothers

Dirección artística: Joe O´Curneen

Intérpretes: Íñigo García Sánchez, Pedro Herrero, Adri Soto, Manu Pilas

Dirección musical y arreglos: Santi Ibarretxe

Ayudante de creación musical: Manu Pilas

Diseño de vestuario: Tatiana de Sarabia

Diseño de iluminación: Roberta Guarino

Diseño de sonido: Alberto Fernández

Comunicación y Prensa: Rosa Arroyo, Esther Pascual

Producción: Mabel Caínzos, Isabel Sánchez

Diseño gráfico: Daniel Vilaplana

Foto: Julio Moya

Coreografía: Carlos Chamorro

Atrezzo: Fernando Santos (Artmakers)

Teatro Alfil.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a “The Primitals”: cocktail de diversión con profundas emociones “a capela”

  1. Pingback: The Primitals (Yllana y Primital Bros.) – Teatro Alfil

  2. Pingback: THE PRIMITALS en el Teatro Alfil - Madrid Es Teatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.